Albert Rivera: “No me he drogado en mi vida, ni cocaína ni nada parecido”

El líder de Cs no vería un problema que su hija fuera independentista siempre que sea libre y respete a los demás

El líder de Ciudadanos y candidato a la Presidencia del Gobierno, Albert Rivera, ha afirmado que para él no sería un problema que su hija Daniela en un futuro fuera independentista, ya que la seguiría queriendo “incondicionalmente“, y ha subrayado que lo más importante es que piense en libertad y que respete a los demás.

“Mi hija será lo que le apetezca ser” y “no me preocupa lo más mínimo eso”, ha declarado en una entrevista en Antena 3, cuando le han preguntado qué pasaría si de mayor su hija fuese favorable a la independencia de Cataluña.

Rivera ha explicado que educa a su hija “en libertad” e intenta “cada día” no influirla respecto a cuáles deberán ser sus ideas políticas, porque debe ser ella quien tome sus propias decisiones.

Crea lo que crea, que sea respetuosa con los demás y que sea libre, que nadie le diga lo que tiene que pensar o hacer”, ha declarado, añadiendo que así le educaron sus padres a él.

Además, considera que “por encima de las ideologías” siempre está el amor paternofilial. “El único amor incondicional es con tus hijos. Haga lo que haga, diga lo que diga, piense lo que piense, creo que siempre amaré a mi hija”, ha manifestado.

Lo que lamenta es no poder pasar más tiempo con su hija, tanto por su profesión como porque la custodia la tiene la madre, que vive en Barcelona. Según ha explicado, cuando se separó le costó admitir que iba a pasar muchos años sin llevar a su hija al colegio o acostarla por las noches: “Eso, cuando lo asumes mentalmente, es tremendo”.

Sin embargo, ha destacado que ahora habla con ella cada día gracias al móvil y a internet. “Te conviertes en un padre más tecnológico, telemático o a distancia“, pero en los momentos importantes, “siempre que mi hija me necesita, estoy”, ha añadido.

“No me he drogado en mi vida”

Por otro lado, el presidente de Cs ha vuelto a desmentir los rumores según los cuales consume drogas, que ha calificado de “bulos”. “No me he drogado con droga dura en mi vida, ni he probado la cocaína”, ha afirmado, antes de señalar que un tío suyo murió hace años a causa de las drogas.

Aunque ha dicho que a él le afectaban poco estas acusaciones, que atribuye a “profesionales del odio”, se dio cuenta de que a su familia sí le dolían cuando su madre le llamó un día muy preocupada después de que el exdirigente de Podemos Juan Carlos Monedero insinuara que tomaba cocaína.

“Nunca había tomado una decisión judicial” por este motivo, “pero después de escuchar a mi madre llorando” y pensar que “mi hija ve cosas sobre mí en internet, dije: lo voy a demandar, pero no por mí, sino por ellas”, y Monedero “tuvo que retirarlo porque es mentira“, ha recordado.

Rivera ha dicho que le consta que entre los que hacen bromas sobre él y el consumo de estupefacientes hay “algunos que se meten drogas”, algo que ha dicho respetar. “Yo no voy a criticar a nadie, pero no voy a aceptar que mientan sobre lo que yo hago”, ha recalcado.

El líder de la formación naranja ha afirmado que en el último año ha vivido muchos cambios tanto en lo personal como en lo político. “Rompí una relación de cuatro años y medio” y “empiezas un año nuevo, de manera nueva”, ha comentado, para agregar que no cambiaría “prácticamente nada” de lo que ha vivido porque siempre hay algo positivo y siempre se aprende.

Rivera también ha comentado algunos aspectos de su personalidad y su carácter. Según ha indicado, no le gustan nada “la superioridad moral, el clasismo y el sectarismo”: “Me encabronan bastante ese tipo de actitudes de dar lecciones a los demás”.

Asimismo, se ha descrito como un político “resistente y luchador”, aunque en este momento le apetece mostrarse más como es realmente, “ser uno mismo y no estar obsesionado con la perfección”. Por eso, en la campaña para las elecciones generales del 28 de abril, está tratando de relajarse un poco para “disfrutar más y sufrir menos”.