El Real Madrid sella en Atenas su presencia para la final four de Vitoria (82-89)

El Real Madrid ha sellado este martes su pase para la 'Final Four' de Vitoria, la tercera consecutiva, al sentenciar (3-0) en el mítico OAKA el 'playoff' ante el Panathinaikos con una trabajada victoria tercer partido (82-89), un resultado que permitirá al vigente campeón continental defender su título en la capital vasca.

Tras las victorias en los dos primeros duelos en el WiZink Center (75-72 el miércoles y 78-63 el viernes), el cuadro madridista cerró una eliminatoria más cómoda de lo esperado amparado una vez más en un soberbio Facundo Campazzo, que finalizó con un ‘doble-doble’ de 16 puntos y 10 asistencias -para 29 de valoración- y que se erigió como el gran protagonista de su equipo en la serie.

Todo ello en un partido en el que hasta cinco jugadores del cuadro madrileño acabaron con dobles dígitos, con otros 16 tantos del escolta balear Rudy Fernández, 14 de Anthony Randolph, 13 de Jeffery Taylor y 12 de Gustavo Ayón.

Bajo el siempre caldeado ambiente del OAKA, con más de 18.000 gargantas gritando desde el primer instante, los de Pablo Laso protagonizaron un buen inicio dominando en los primeros minutos. Las presuntas molestias del base Nick Calathes, que el preparador vasco calificó de “historias”, no impidieron que formase en el quinteto inicial, aunque fue otro el que sorprendió al cuadro blanco.

El veterano Rick Pitino apostó de entrada por el estadounidense nacionalizado belga Matt Lojeski en lugar de Sean Kilpatrick, que había empezado en los dos primeros encuentros de la serie. La inclusión del escolta supuso una revolución en el conjunto griego, al que guio con ventaja al descanso.

Antes, Rudy Fernández, con un par de triples para terminar con 10 puntos en la primera mitad, comandó al equipo para lograr una renta máxima de +8 para los blancos, que terminaron el primer cuarto con cinco puntos de ventaja. Sin embargo, el equipo del trébol empezó a reaccionar mediado el segundo parcial aprovechando los errores defensivos del cuadro visitante.

Los griegos iniciaron la remontada con un 11-0 que les permitía igualar la contienda, sostenidos por un Lojeski que castigó el apagón blanco con 14 tantos y un 3+1 que confirmó la desconexión de los de Laso. El parcial de 17-2 con el que se cerró el duelo al descanso (41-36) dejaba el objetivo definido: parar al internacional belga.

Reacción blanca tras el descanso

Y así fue, porque Lojeski se quedó sin anotar en el tercer parcial. La reacción madridista no se hizo esperar y las distancias se fueron recortando tras el paso por vestuarios; Rudy conseguía empatar por primera vez al poco de la reanudación y Jaycee Carroll, con su primera canasta, lograba volver a poner por delante al vigente campeón de Europa a falta de poco más de medio minuto para el final del tercer cuarto.

En intercambio de golpes propició pequeñas ventajas para ambos en un parcial cerrado con un nuevo triple del escolta Keith Langford que ponía el 58-58 para los atenienses en el momento en el que sonaba la bocina. Todo quedaba por decidir.

Las imprecisiones marcaron el inicio del cuarto definitivo hasta que los de Laso empezaron a sostener una mínima renta que les dejó sentenciar, en el momento preciso, el partido. El recital de asistencias de Facundo Campazzo, las cuatro canastas en los últimos minutos de Ayón y los triples de Jeffery Taylor, Anthony Randolph y el propio Campazzo llevaron a los madridistas a una nueva ‘Final Four’.

REAL MADRID, 82 – 89 PANATHINAIKOS (41-36, al descanso)

PANATHINAIKOS: Calathes (17), Lojeski (16), Papapetrou (9), Gist (4) y Papagiannis (4) –quinteto inicial–; Kilpatrick (-), Thomas (11), Langford (10), Lekavicius (3), Vougioukas (8), Antetokounmpo (-) y Mitoglou (-).

REAL MADRID: Campazzo (16), Taylor (13), Rudy Fernández (16), Randolph (14) y Tavares (3) –quinteto inicial–; Carroll (2), Ayón (12), Causeur (2), Thompkins (9), Deck (2) y Prepelic (-).

PARCIALES: 18-23, 23-13, 17-22 y 24-31

ÁRBITROS: Lamonica, Boltauzer y Mogulkoc. Eliminaron por faltas personales a Langford por parte de Panathinaikos.

PABELLÓN: OAKA. 18.182 espectadores