El PP acusa a Rivera de ‘hacer el trabajo sucio’ a Sánchez horas antes del segundo debate electoral

Un debate más ágil que el de RTVE. Es lo que buscan los cuatro candidatos a la Moncloa de la cita de este martes en Atresmedia. Al no tener que ceñirse a las rigideces de la televisión pública, donde los tiempos se adjudican con criterios estrictos y apenas hay opción al intercambio de golpes entre los participantes, los cuatro grandes partidos -PP, PSOE, Unidas Podemos y Ciudadanos- afilan sus intervenciones para sacar el máximo partido a su última gran oportunidad antes de las elecciones del 28-A. Y todo indica que habrá debate bronco, especialmente entre Pablo Casado y Albert Rivera. A juicio de una mayoría, el líder de Cs triunfó el lunes y el presidente del PP está obligado a recuperar el terreno perdido frente a un rival con el que comparte electorado.

La ofensiva de Casado contra Rivera la ha anticipado el secretario general del PP, Teodoro García Egea, quien no ha podido ocultar el escozor que ha provocado en el partido la valoración mayoritariamente elogiosa que mereció el papel desempeñado por Rivera frente a las opiniones más peyorativas sobre las intervenciones de Casado. Seguramente por eso, ha subrayado que el líder de Cs “le hizo el trabajo sucio” al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez. “Rivera no se ha enterado que el enemigo de España se llama Sánchez”, ha afirmado García Egea en una rueda de prensa en la sede nacional del partido. A su juicio, “dividir el voto” solo permite que Sánchez sea otros cuatro años presidente del Gobierno. “Rivera parece que quiere estar contento este lunes en la sede de Cs, pero que toda España esté triste porque Sánchez ha vuelto a revalidar cuatro años más de gobierno”, ha asegurado.

El ‘número dos’ del PP ha subrayado que en el debate “solo hubo un presidente”, Pablo Casado, que expuso medidas concretas a los españoles “más allá de efectos especiales” y los “artificios” de otros candidatos. Además, ha señalado que hace cuatro años hubo ataques entre Cs y PSOE y “meses después pactaron” Pedro Sánchez y Albert Rivera. Tan “noqueado” ve a Sánchez por el “tono presidencialista” de Casado tras el debate en RTVE, que ha ironizado con que “corre el rumor” de que el secretario de Organización, José Luis Ábalos, está preparándose para sustituirle en el de Atresmedia.

En cambio, para Ábalos el candidato del PP a la Presidencia del Gobierno intentó el lunes erigirse como líder de la alternativa pero a mitad del debate se “desfondó”, especialmente cuando se planteó el consentimiento sexual. “Dígale a sus candidatos y a sus candidatas que ‘no es no’, y que cuando una mujer no dice sí, es no”, avisó Sánchez a Casado aludiendo así a la polémica intervención de su candidata al Congreso por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, en otro debate que también se celebró en la televisión pública.

Ábalos se ha mostrado convencido en la SER de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, “desmontó” en el debate a cuatro de RTVE el discurso “manido, desgastado, artificioso, sin efecto” de “las derechas”. Sobre el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha señalado que “dio muestras de no tener mucha satisfacción respecto a un papel subordinado” en una coalición con el PP. El secretario de Organización del PSOE ha incidido además en que durante los días que restan de campaña mantendrán su “relato de la acción del Gobierno” y de defensa de sus propuestas “para atender la realidad del país”.

De cara al debate de este martes, Sánchez, que es quien mejor va en las encuestas, tiene el gran reto de mantener la movilización de su electorado. De hecho, en el debate de RTVE en el que apenas le dieron un respiro mientras trataba de desmontar las ‘mentiras’ con las que le atacaron a dúo Casado y Rivera, fue quien sacó a relucir el tema de Vox, recordando que Santiago Abascal y los suyos son un peligro real. Si hubiera un exceso de confianza en el electorado socialista como ocurrió en Andalucía, los ultras podrían tocar poder, avisó el líder socialista y añadió: “Yo tampoco creía que iba a ganar Donald Trump, y ganó”.

El vicesecretario de la Organización del PP, Javier Maroto, ha defendido por su parte que Pablo Casado se presentó como un candidato “presidenciable y moderado” frente a un Pedro Sánchez “que se parece demasiado a Zapatero”. Maroto ha hablado también en la SER y ha echado mano de lo que a todas luces se ha convertido en la base argumental de su campaña: el miedo a que los errores de Zapatero en el terreno económico y en los primeros compases de la crisis sean reproducidos por Sánchez. Según Maroto, Casado demostró anoche que el programa del PP es “sólido” y que tiene propuestas, especialmente en lo económico, y que, por tanto, es la mejor opción. “Es el único líder capaz de presentar un programa que dé garantías, seguridad y sea un valor seguro para los ciudadanos”, ha enfatizado.

El propio Casado defendió la noche del lunes, nada más finalizar el debate, que había demostrado ser la “única alternativa moderada” y el de Ciudadanos, Albert Rivera, dijo que se había divertido, hasta el punto de quedarse “con ganas de más”. Este martes, el secretario general de Ciudadanos y cabeza de lista al Congreso por Almería, José Manuel Villegas, ha puesto en valor que Rivera dejara claro que el partido naranja “no permitirá con sus votos que Pedro Sánchez siga en la Moncloa”.

En declaraciones a Canal Sur Radio (CSR), Villegas ha señalado que en el partido están muy contentos del desarrollo de un debate del que, a su juicio, Rivera salió “ganador”. “Aportó frescura, ganas de cambiar las cosas e ideas concretas para mejorar la vida de los españoles”, ha destacado. Según el ‘número dos’ de los ‘naranjas’, el primer debate entre los cuatro principales candidatos a la Presidencia sirvió para evidenciar cómo Rivera “pone nervioso” a Sánchez y cómo consigue, a su juicio, “sacarlo de sus casillas”.

Como hiciera anoche Rivera, Villegas ve “imposible” un posible acuerdo postelectoral entre Ciudadanos y el PSOE. “En ningún caso” los escaños que obtenga Ciudadanos el próximo domingo van a permitir que Sánchez se mantenga en La Moncloa “con el apoyo de Podemos o de los partidos independentistas”, ha insistido. En este punto, el dirigente naranja ha puesto como ejemplo de “cambio político” el gobierno de coalición entre Ciudadanos y PP, apoyado por Vox, que surgió después de las elecciones autonómicas en Andalucía, un Ejecutivo “con fuerza”, ha dicho, que está adoptando medidas que permiten ver a los ciudadanos “el cambio que se prometió”.

En cuanto a Unidas Podemos, Pablo Iglesias expresó al término del debate su “amargura” porque Sánchez no descartara a Ciudadanos como posible socio de gobierno. De ahí que considerarar que la única opción para un “gobierno progresista” es votar a la formación morada. Este martes, en el debate de Atresmedia, Iglesias insistirá en su pregunta. Fuentes de la dirección de su partido aseguran que su secretario general buscará ser más “rápido y directo” que ayer en el de Radio Televisión Española (RTVE), donde no hubo mucha posibilidad de enfrentarse “unos contra otros”.

La estrategia para esta noche será diferente, ya que frente al tono explicativo y pausado que Pablo Iglesias mostró el lunes, se buscará una mayor agilidad y también más enfrentamientos cara a cara con el resto de candidatos. Desde la dirección usan como metáfora un partido de fútbol para diferenciar un debate de otro: “Ayer, el debate era en un campo seco, y por lo tanto fue un debate lento, donde lo importante era trasladar las propuestas y mensajes centrales”. Y entienden que el “campo” de Atresmedia es distinto. “Es un campo mojado, y permite otro tipo de juego, más rápido y directo, con más unos contra uno”, explican a Efe fuentes de la dirección.

RELACIONADO