Puigdemont acusa al PSOE de participar en la quema de un muñeco con su imagen

Torra denunciará los hechos, que tuvieron lugar en Coripe, durante la fiesta popular de la 'Quema de Judas', que se celebra cada año

El expresidente catalán Carles Puigdemont ha censurado la quema de un muñeco que le representaba en Coripe (Sevilla) y ha acusado al PSOE, que gobierna esta localidad, de participar en un acto de “odio visceral”. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ya ha anunciado que denunciarán lo ocurrido y, por otro lado, este mismo lunes por la mañana, la sede del PSC ha aparecido con pintadas que precisamente acusan a los socialistas de lo ocurrido.

Numerosas personas presenciaron este domingo en la plaza principal de esta localidad sevillana la tradicional fiesta de la Quema del Judas, declarada de Interés Turístico Nacional, que este año ha tenido como protagonista a Puigdemont, cuya figura ha sido quemada y disparada como ejemplo “de lo negativo para la sociedad”. Se da la circunstancia de que el año pasado esta fiesta suscitó ya mucha polémica, cuando Movimiento contra la Intolerancia presentó una querella contra los organizadores por el presunto matiz racista de la fiesta, ya que la figura “quemada” entonces representaba a la presunta asesina del niño almeriense Gabriel Cruz, Ana Julia Quezada.

Es un mensaje de odio con toda la voluntad de generar odio“, subrayó en Twitter Puigdemont, quien lamentó que incluso hubiesen acudido “menores” al acto “como una cosa normal a la orgía de violencia desatada contra lo que represento”.

El líder de JxCat subrayó que su compromiso con la independencia de Cataluña no merece “un fusilamiento ni una quema, al menos en una sociedad civilizada”, como la ocurrida en Coripe, cuyo alcalde es el socialista Antonio Pérez.

“Lamento mucho que el PSOE participe de un acto de odio tan visceral e inhumano”, subrayó el expresidente catalán en un mensaje en el que mencionaba al primer secretario del PSC, Miquel Iceta, y a la ministra y candidata al 28-A, Meritxell Batet.

Puigdemont recalcó que lo de este domingo no fue “ninguna anécdota ni obra de una minoría”, sino una “actividad oficial, amparada por las autoridades socialistas locales”. Si bien afirma que tenía tendencia a respetar las muestras de ironía y sarcasmo, ésta, dice Puigdemont, no la puede respetar, “por dignidad personal y por decencia democrática”.

“La España del 155 y del ‘a por ellos’ ha engendrado esta actitud” y son “directamente responsables sus promotores”, subrayó.

En esa misma línea, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha anunciado que denunciarán lo ocurrido, que condenó. “Sencillamente, hórrido. Asco extremo. Intolerable. Lo denunciaremos”, ha destacado en un mensaje en la misma red social.

Por su parte, el alcalde de Coripe. Antonio Pérez Vázquez, ha restado importancia a la quema de la representación del expresidente de la Generalitat de Cataluña: “Es una tradición que lleva celebrándose muchos años y no es más que una sátira de algún personaje público que no ha actuado bien”, ha explicado el edil.

En declaraciones a Onda Cero, Pérez Vázquez ha justificado la polémica de la quema de Puigdemont durante la fiesta popular de la ‘Quema de Judas’, que se celebra cada año.

Es una “tradición” en la que se elige a una persona pública “negativa” para la sociedad y se la representa en forma de muñeco. Los vecinos pasean la figura por el pueblo mientras recibe insultos y posteriormente, la cuelgan de una higuera y recibe disparos hasta que se inicia la quema.

Pero las palabras de Puigdemont, acusando al PSOE de lo courrido han tenido consecuencias, ya que la sede central del PSC, situada en la calle Pallars de Barcelona, ha amanecido este lunes con pintadas en las que, con letras amarillas, se reprocha a los socialistas catalanes la quema del muñeco de Puigdemont.

“Coripe quema vergüenza” y “PSC calla, Iceta baila” son los mensajes que se pueden leer en las dos persianas principales del edificio, que también ha quedado repleto de “balazos” de pintura amarilla, algunos de los cuales han impactado sobre el lazo lila que se colocó con motivo de la reivindicación feminista del 8 de marzo.

A pesar de todo, el secretario de Organización de los socialistas catalanes, Salvador Illa, ha publicado este lunes dos instantáneas en Twitter y las ha acompañado del mensaje: “Hemos condenado y seguiremos condenando todos los actos de intolerancia y hoy denunciamos los que sufrimos nosotros”. 

En la misma línea, Batet ha escrito en la misma red social: “Basta de intolerancia y ataques a la convivencia”. Pese a que las pintadas acusan al PSC de “callar”, este domingo, tras conocerse los hechos de Coripe, la candidata socialista ya hizo público un mensaje de condena, en el que consideraba que se trataba de algo “intolerante”.

“Condeno todos los actos de intolerancia que se producen en esta campaña. Quemar la imagen de una persona, impedir actos electorales o cualquier otro tipo de comportamiento intolerante. Los socialistas lo rechazaremos siempre”, dijo Batet.