El exdirector de Inspección del Banco España declara que Caja Madrid "no conocía la realidad" del Banco Valencia

Pedro González también ha revelado que el organismo supervisor sugirió a Rato que buscase integrar BFA-Bankia con Santander, BBVA o Caixabank

El exdirector de Inspección del Banco de España Pedro González ha explicado este lunes ante la Audiencia Nacional que Caja Madrid "no conocía la realidad de Banco de Valencia", principal participada de Bancaja, entidad ésta última que "sí tenía elementos para haberlo conocido".

En calidad de testigo en el juicio por la salida a bolsa de Bankia, González ha reconocido que percibieron posibles problemas de gobernanza ya en la fusión de las siete entidades que dieron origen al grupo financiero, si bien confiaban en que "el liderazgo de Caja Madrid se impusiera".

Asimismo ha incidido en que la caja madrileña, entonces liderada por Rodrigo Rato, desconocía la situación en la que se encontraba Banco de Valencia, a diferencia de cuanto podría haber sucedido con Bancaja, cuyo presidente José Luis Olivas llegó a estar al frente de su participada.

Así lo ha señalado González a la fiscal del caso, Carmen Launa, que pide entre cinco y dos años y siete meses de cárcel para los antiguos administradores de Bankia (Rato, Olivas, José Manuel Fernández Norniella y Francisco Verdú) por presunta estafa a inversores.

Delito que se suma al de presunta falsedad contable, como sostienen las acusaciones particulares y populares, que solicitan para ellos, una treintena de antiguos directivos y el socio auditor, hasta doce años de cárcel.

Antes de su intervención en noviembre de 2011, el 39 % del Banco de Valencia estaba en manos de Bancaja Inversiones (BISA), entidad que pasó a BFA tras la fusión.

Durante su declaración el pasado febrero, Olivas insistió en que la sociedad, cuyas cuentas "eran públicas" al ser un valor cotizado, no formaba parte del proceso de integración que originó Bankia, y que departía sobre este asunto con Rato "de cuando en cuando", pero sin entrar en detalles.

González, que ha avalado la contabilidad que siguieron las cajas de BFA-Bankia en 2010 y ha cuestionado las críticas a la fusión que planteó su compañero José Antonio Casaus en varios correos por ser "opiniones sin respaldo documental".

El Banco de España sugirió a Rato que buscase integrar BFA-Bankia

Pedro González ha revelado también que el organismo supervisor sugirió a la cúpula del grupo BFA-Bankia que buscase la manera de integrarse con grandes entidades como Santander, BBVA o CaixaBank.

Según ha señalado en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia en julio de 2011 que se celebra en la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid), donde ha sido interrogado en calidad de testigo este lunes, el 29 de febrero de 2012 tuvo lugar una reunión entre la cúpula del grupo y el Banco de España.

En concreto, acudieron Rodrigo Rato, Francisco Verdú, Miguel Crespo e Ildefonso Sánchez Barcoj por parte de BFA-Bankia y Miguel Ángel Fernández Ordóñez (gobernador), Javier Aríztegui (subgobernador) y Jerónimo Martínez Tello (exdirector general de Supervisión) por parte del Banco de España.

En dicho encuentro se comentó la situación del grupo BFA y la cúpula directiva puso de manifiesto su intención de integrar a otra entidad con la finalidad de "pedir más ayudas" y acogerse a "la combinación de negocios".

Entonces hablaron de integrar a Catalunya Caixa o a NCG Banco, pero desde el Banco de España consideraron esta opción como "una huida hacia adelante sin pies ni cabeza".

"Ellos pensaban que era una opción y no contaban con un aspecto fundamental, que lo teníamos que autorizar nosotros, y en esas condiciones no la podíamos autorizar. Entonces, se les sugiere que busquen la manera de integrarse con los grandes: Santander, BBVA o Caixa", ha señalado González.

Así, pocos días después (el 6 de marzo) Rato solicitó volver a reunirse, esta vez también con Pedro González, José Antonio Casaus y José Antonio Gracia, en un encuentro en el que se trasladó lo mismo: "en síntesis, que BFA no era viable, que tenían que tomar una decisión mejor para la estructura del grupo y que Bankia tenía que estar gestionada como una empresa en crisis", ha recordado González.