Detenidas 831 personas por las protestas ecologistas de Londres

El grupo ecologista Extinction Rebellion ha llevado a cabo varias protestas pidiendo que el Gobierno declare el estado de emergencia climática y ecológica

Hasta ahora han sido detenidas 831 personas por su implicación en las protestas que el grupo ecologista Extinction Rebellion (XR) lleva a cabo en varias áreas de Londres desde el pasado lunes, confirmó la policía británica.

En un comunicado, Scotland Yard reveló además que 42 individuos han sido acusados formalmente de algún cargo.

La organización, que ha contado también con la presencia de famosos como la actriz Emma Thompson o el grupo musical Crystal Fighters, ha bloqueado desde hace siete días varias zonas concurridas del centro de la capital -como el puente de Waterloo, Parliament Square, Oxford Circus y Mable Arch- para protestar contra la inacción del Gobierno frente al cambio climático.

La policía metropolitana señaló que unos activistas que se habían pegado con pegamento a la parte alta de un camión en el puente de Waterloo ya habían sido liberados de manera segura durante la madrugada.

En la nota se indica además que ya se han reabierto las carreteras de Oxford Circus y Piccadilly Circus, que permanecían cortadas al tráfico llenas de tiendas de campaña y activistas bloqueando el paso.

El grupo ha llevado a cabo también actos de protesta en el aeropuerto londinense de Heathrow, donde una veintena de personas, muchas menores, se instaló el pasado viernes en el túnel que lleva hasta las terminales 2 y 3.

El pasado jueves, tres ecologistas fueron acusados de acto ilegal por haber bloqueado trenes en una estación de Londres.

Los activistas se habían subido a un tren de cercanías en la estación de Canary Wharf, en el este de la ciudad, como parte de las protestas.

Extinction Rebellion, que podría alargar la concentración hasta dos semanas, quiere que el Ejecutivo declare el estado de emergencia climática y ecológica, reduzca las emisiones de CO2 a cero para el año 2025 y cree una asamblea ciudadana para lidiar con las decisiones que afecten al calentamiento global.