Los indultos de Sánchez y la presencia de Iglesias en el Gobierno centrarán los debates

La corrupción y las cloacas de Rajoy dañarán a Casado y los pactos de Cs con Vox en Andalucía y con Sánchez en 2016 afectarán a Rivera

Dos grandes cuestiones están en juego en esta campaña electoral: la unidad y cohesión nacional frente al desafío soberanista catalán y el posible retorno de la crisis económica si se confirma la desaceleración de la economía. Y de ambas cuestiones hablarán este lunes los líderes nacionales del PSOE, PP, Cs y UP en el primer debate electoral que este lunes se inicia en TVE 1 a las 22 horas. Y también en la noche del martes 23, durante el que será segundo debate ‘a cuatro’ televisado en Antena 3 TV. 

Dos citas electorales que pueden ser decisivas para decantar el voto de los indecisos e incluso para movilizar a los abstencionistas. Y de las que ha sido excluido el partido Vox que lidera Santiago Abascal por decisión de la JEC. 

Y en los dos debates Pedro Sánchez, candidato del PSOE y favorito en las encuestas, será objeto de los ataques y preguntas de sus adversarios sobre cuestiones que no suele responder y elude para no desactivar su electorado.

Como son: los indultos que Sánchez dará a los golpistas catalanes para que ERC apoye su investidura (como ya lo anuncia Junqueras); y el compromiso de que Pablo Iglesias entrará en el gobierno de Sánchez si Unidos Podemos también vota a favor de la investidura.

Lo que haría en la compañía de ERC y puede también que de PNV y Bildu. Repitiendo así el pacto de la moción de censura contra Rajoy, con la sola excepción de JxCat, porque Carles Puigdemont no puede ser indultado por prófugo y está enfrentado a Sánchez y Junqueras. 

Y estos son los flancos débiles de Sánchez sobre los elude hablar durante sus mítines electorales y los que no tendrá más remedio que abordar en respuesta a sus adversarios. 

Los que le acusaran de un pacto con ERC a cambio de los indultos a los golpistas que resulten condenados en el juicio del Tribunal Supremo, para empeorar así la crisis catalana. Y de querer incorporar a Iglesias y algún otro dirigente de Podemos al gobierno del PSOE, lo que posiblemente dañará la situación económica y financiera del país en vísperas del riesgo de un nuevo tiempo de recesión y caída de la economía.

Los puntos débiles de Pablo Casado y del PP son los relativos a los casos de la corrupción de los gobiernos del PP y al uso de las cloacas policiales por parte del último gobierno de Rajoy. Además de las meteduras de pata en la campaña electoral de Casado, Suárez Iliana, Lacalle y Cayetana sobre el salario mínimo, el aborto, las pensiones y el delito de violación. 

Sánchez a Iglesias utilizarán todo esto contra Casado al que acusarán de pasarse a la ‘extrema derecha’ de la mano de Vox. Recordándole que él era el portavoz del PP durante el último gobierno de Rajoy y señalándolo como el ‘pupilo’ aventajado de José María Aznar. 

A Albert Rivera desde la izquierda le acusarán de querer pactar, como pasó en Andalucía con Vox y PP, ‘las tres derechas de la Plaza de Colón’ le dirán. Y desde el PP le pueden acusar de tener un plan oculto para gobernar con el PSOE, siguiendo el pacto de investidura que firmaron Rivera y Sánchez en 2016 aunque no funcionó por los votos en contra de Podemos y PP.  

Iglesias y Podemos no están en un buen momento electoral en los sondeos electorales ni por la crisis interna de su partido y necesita los debates para remontar algo atacando a la derecha con el manoseo del fantasma de Vox, acusando a Casado y Rivera de querer llevar la extrema derecha al poder, y advirtiendo a Sánchez de que no pacte con Rivera como ya hizo en 2016. 

Iglesias se hará el mártir y perseguido por la ‘policía patriótica’, pero debe responder por qué él mismo no entregó el famoso ‘pendrive’ de las cloacas a un juez en 2016, año en el que se lo recibió de manos de Antonio Asensio. 

A Iglesias le pueden acusar Rivera y Casado de no respetar el Estado de Derecho ni la Constitución cuando afirma que en España ‘hay presos y exiliados políticos’. Negando así la Democracia que tampoco respeta en el interior de su propio partido. Como se ha visto en la depuración de sus adversarios internos y fundadores de Podemos. 

Todo esto y mucho más saldrá en este primer debate que puede influir en el planteamiento y segundo debate de A 3 TV del martes. En el que difícilmente se debe esperar alguna importante novedad que no haya aparecido durante el debate del lunes. Que será de 100 minutos de duración, lo que ofrecerá a cada uno de los candidatos poco más de 20 minutos de intervención. 

Los comentarios de Disqus están cargando....