Muere una periodista por disparos en Londonderry en una acción investigada como terrorismo

Una periodista de 29 años falleció a consecuencia de heridas de bala durante una serie de disturbios ocurridos en la noche del jueves en Londonderry (Irlanda del Norte) en unos hechos que la policía está tratando hoy como "terrorismo". La policía de Irlanda del Norte ya ha abierto una investigación por asesinato y apuntó este viernes a disidentes republicanos como posibles autores de la muerte de la reportera Lyra McKee.

El inspector jefe adjunto del cuerpo policial de Irlanda del Norte, Mark Hamilton, indicó este viernes en una rueda de prensa que “es probable que el Nuevo IRA esté detrás” de ese fallecimiento.

El suceso se produjo durante una noche de actos violentos en el área de Creggan, en la ciudad de Derry, en la que también se produjeron lanzamientos de bombas de gasolina contra vehículos policiales, tras una serie de redadas acometidas en la zona.

Hamilton dijo que sobre las 23.00 GMT de la noche del jueves, “un pistolero apareció (en esa zona) y comenzó a disparar contra la policía”. “Lyra McKee, una joven de 29 años, resultó herida. Fue sacada de la zona en un coche policial hasta el hospital Altnagelvin pero desafortunadamente, falleció”, agregó. “Creemos que esto es un acto terrorista, creemos que ha sido perpetrado por disidentes republicanos violentos; nuestra valoración en este momento es que es probable que el Nuevo IRA esté detrás y esto constituye nuestra primera línea de investigación”, afirmó.

“Sin duda, creemos que hubo más de una persona implicada en esto anoche. Obviamente, solo una persona apretó el gatillo, pero hubo más de una”, afirmó el subinspector de la Policía Stephen Martin, del cuerpo de Irlanda del Norte, quien admitió que aún es “demasiado pronto” en el transcurso de la investigación abierta para poder confirmar las edades de los sospechosos.

Martin dijo que el ataque, que formó parte de “un complot orquestado”, ha dejado a muchos “con el corazón roto” en Derry y que con ese acto no “se habrá logrado nada más que sumir a una familia en el luto” y condenar a la ciudad de Derry “a los peores titulares” en Viernes Santo, “21 años después de la firma del Acuerdo de Paz”.

El policía aludió a la operación de seguridad que los agentes llevaban a cabo antes del tiroteo en el barrio residencial de Creggan, donde efectuaban redadas en algunas propiedades a fin de desmantelar una conspiración para atacar a la policía y “prevenir actos violentos inminentes” por parte de disidentes.

Según explicó, los autores de los disparos, presuntamente disidentes del llamado Nuevo IRA, “incitaron” a grupos de jóvenes a provocar los disturbios, en los que se arrojaron 50 cócteles molotov contra coches de la Policía y se quemaron dos vehículos policiales. “Llevamos a cabo redadas anoche porque creíamos que había gente en esta ciudad que perpetraría durante este fin de semana ataques asesinos contra la policía y quizás otros actos, como los vistos aquí en enero y la explosión en Bishop Street”, dijo.