Bruselas exigirá este miércoles a May garantías de que Londres no bloqueará la UE a cambio de una prórroga larga

Los líderes de la Unión Europea a 27 exigirán de nuevo este miércoles a la primera ministra británica, Theresa May, un plan creíble a cambio de retrasar el Brexit para evitar un divorcio caótico, si bien impondrán una prórroga mayor que la que quieren los británicos y sujeta a condiciones para que Londres no bloquee el funcionamiento de la UE mientras siga siendo Estado miembro.

“A veces es necesario dar tiempo al tiempo”, ha escrito el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, al publicar la carta de invitación a la cumbre extraordinaria para la que ha pedido una reflexión “abierta, creativa y constructiva”.

Tusk descarta en su misiva la prórroga hasta el 30 de junio que pedirá May, porque dice que las profundas divisiones en la Cámara de los Comunes y la experiencia reciente hace pensar que hay pocas posibilidades de que para entonces el acuerdo de divorcio haya sido ratificado en Westminster.

Por ello, avanza Tusk, los líderes examinarán un aplazamiento a largo plazo, de cerca de un año, pero con la flexibilidad de que pueda ser desactivado en caso de que Reino Unido ratifique antes el acuerdo de retirada, cuya renegociación la UE se niega a contemplar.

En cualquier caso, para el bloque será imperativo que Londres asuma una serie de condiciones “muy estrictas”, según fuentes diplomáticas, que no solo se refieren a la obligación de Reino Unido de celebrar las elecciones europeas el 23 de mayo, sino también garantías de que respetarán el principio de “cooperación leal”, por el que un Estado miembro no puede dañar el funcionamiento de la UE.

Pero el borrador de las conclusiones que preparan los Veintisiete incluye una nueva fecha en el calendario, la del 1 de junio, como nuevo escenario para un Brexit caótico si para entonces Londres no ha logrado salvar el Tratado de Retirada y ha incumplido su compromiso de celebrar las elecciones al Parlamento europeo.

La razón de esta fecha es que el 1 de junio sería el primer día del mes siguiente a la convocatoria de elecciones y, si no han tenido lugar en Reino Unido, sería el momento de constatar que “habrían roto el acuerdo”, lo que permitiría también a la UE “romper el acuerdo de la prórroga”, han explicado a Europa Press fuentes europeas.

La cumbre comenzará a las 18.00 hora local (16.00 GMT) con el tradicional encuentro con el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, tras lo cual los Veintisiete escucharán una intervención de May y, posteriormente, celebrarán una cena de trabajo ya sin la “premier” británica para decidir sobre la prórroga.

Sobre la mesa están la carta que May envió a Tusk, la semana pasada para pedir una nueva prórroga hasta el 30 de junio, y también la propuesta que Tusk transmitió a los Estados miembros para conceder a Londres una prórroga flexible de un año que podría concluirse tan pronto como los diputados británicos ratifiquen el acuerdo de salida.

Aunque ni europeos ni británicos quieren verse abocados a una salida sin acuerdo este mismo viernes a medianoche, el resultado por defecto si no se acuerda ninguna prórroga y el Gobierno británico no revoca el Brexit unilateralmente, fuentes diplomáticas insisten en que esta posibilidad no se ha descartado aún por completo.

Encuentros con Merkel y Macron

En la víspera de la cumbre, May aceleró la búsqueda de apoyos a una prórroga del Brexit con un viaje a Berlín y París para negociar el retraso con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron.

Aunque el primer encuentro se cerró sin declaraciones oficiales, un participante en la reunión filtró a la prensa que Merkel habría considerado posible retrasarla varios meses, “hasta principios de 2020”. La canciller se había mostrado abierta en el pasado a lograr un compromiso para evitar un Brexit duro y su posible impacto sobre la economía europea. 

Entre sus condiciones, según el ministro alemán adjunto de Exteriores, Michael Roth, encargado de Asuntos Europeos, está que el país participe en las elecciones europeas de mayo.

Downing Street, el despacho oficial de la primera ministra británica, solo filtró que May y Merkel coincidieron en la importancia de garantizar una retirada ordenada de la UE.

La postura de Macron estas últimas semanas ha sido más firme que la de la canciller alemana y ha supeditado cualquier prórroga a la presentación de un plan alternativo y creíble que la justifique y cuente con el respaldo de la mayoría del Parlamento británico.

May y el jefe de Estado francés tampoco se dirigieron a los medios al término de una cita que duró hora y cuarto y en la que Macron la recibió con dos besos a la entrada del Palacio presidencial.

Francia, según indicaron este martes fuentes del Elíseo, no se opone por sistema a un retraso del Brexit, pero quiere garantías y le parece “demasiado” la extensión de hasta un año que socios como Irlanda plantean. Macron ha destacado estos últimos días su intención de que la UE no sea “rehén de una crisis política” en el Reino Unido.

Los comentarios de Disqus están cargando....