Quim Torra prepara con 152 mossos su propia guardia presidencial

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, está reclutando a mossos para el Área de Seguretat Institucional (ASI). Se trata de un grupo policial que se encargará de la seguridad de Torra y de los anteriores presidentes de la Generalitat. La información ha sido adelantada por ‘El Periódico’ en un momento en el que se está evidenciando el divorcio entre la policía autonómica catalana y la cúpula del independentismo gracias a la declaración en el juicio del 1-O de los que fueron sus mandos durante el ‘procés’.

‘El Periódico’ asegura que el grupo, para el cual se está evaluando a 148 mossos, tendrá exclusiva dependencia del Palau de la Generalitat y sin control de la prefectura de la policía catalana. No se sabe cuántos serán seleccionados, pero se baraja una cifra de hasta 270 miembros en un futuro.

El diario cuenta que cada agente está siendo citado a una entrevista personal con un reducido grupo de evaluadores cuya composición concreta se desconoce, aunque fuentes de los Mossos incluyen en él al director general de la Policía de la Generalitat, Andreu Martínez, y a dos asesores de la Secretaria General de Presidencia. Al tanto del proceso está además Esperança Cartiel, subdirectora general de Recursos Humanos de los Mossos. Las entrevistas comenzaron el día 2 en la sede de la Dirección General de Policia de la Generalitat y está previsto que concluyan el próximo 17 de abril.

Cada candidato ha de presentarse a una hora previamente asignada, provisto solo de su Tarjeta de Identidad Profesional y su DNI. Si son seleccionados, deberán rellenar una “solicitud de Comisión de Servicios” o una petición de “adscripción provisional voluntaria”. El proceso de selección ya está avanzado en el nivel de los sargentos, donde ya se han elegido a cuatro y se ha comunicado su designación a la dirección general. Dos de ellos son del GEI, según fuentes de los Mossos.

Según ‘El Periódico’, todos los miembros de la lista son agentes de la “escala básica” y proceden de unidades de la policía catalana como ARRO​ (Áreas Regionales de Recursos Operativos) y Brimo (Brigada Móvil, los antidisturbios); algunos también pertenecen al grupo de élite, el GEI. Además, una buena parte de los agentes que han respondido a la convocatoria tienen acreditado perfil independentista.

La cantidad definitiva de agentes que integrarán el área aún no es oficial. Fuentes conocedoras del proceso señalan al diario que un primer objetivo es alistar a 75 mossos, y que la apuesta es que el grupo acabe con 270. Para cada persona a proteger, son necesarios tres escoltas por turno y tres turnos de vigilancia, según explican fuentes cercanas al proceso. Los reclutados entrarán como “adscritos provisionales” o por libre designación. Añade ‘El Periódico’ que no se recuerda una convocatoria tan numerosa de plazas por libre designación entre los Mossos.

No han trascendido aún condiciones salariales concretas, pero las fuentes policiales consultadas por el diario indican que los miembros de la guardia de Torra disfrutarán de 400 euros brutos de complemento. Además, parece ser que sus condiciones de trabajo serán también mejores: trabajarán siete días y descansarán otros siete.

La Consejería de Interior asegura que no es cierto que se vaya a poner una escolta a Carles Puigdemont en Waterloo y que no se trata “en absoluto” de una guardia pretoriana. “Simplemente se ha imitado el modelo que existe en Moncloa, y también en torno a los primeros ministros de Francia y el Reino Unido”, dicen fuentes del departamento. De todas formas, parece que uno de los artífices del proyecto es Lluís Escolà, sargento escolta y hombre cercano a Puigdemont, que además ha ejercido como asesor de Interior.

Las misiones que la Generalitat ha descrito para el Àrea de Seguretat Institucional son la escolta del ‘president’ y los expresidentes, sus familias, los medios e instalaciones presidenciales, el Palau de la Generalitat y su personal.

El proceso de selección ya está avanzado en el nivel de los sargentos, donde ya se han elegido a cuatro
La cúpula de los Mossos se ha enterado por la prensa de este proyecto y eso, según ‘El Periódico’, les ha irritado. Esta guardia presidencial tampoco gusta a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, por no estar sujeta a las órdenes de sus mandos naturales, los comisarios de Mossos. Aun así, descartan que puedan eludir el control del Gobierno central en caso de aplicación del 155 o de la ley de seguridad nacional.