Ábalos ve ‘probable’ que Fernández Díaz conociera la ‘policía política’ que espió a Podemos

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha considerado este jueves "bastante probable" que el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz "tuviera conocimiento" sobre la supuesta existencia de un grupo de la policía dedicado a debilitar al líder de Podemos, Pablo Iglesias. Ábalos, en declaraciones en la Ser, ha recordado que Fernández Díaz "ya ha salido en otras grabaciones" aunque ha respondido no saber si la supuesta "policía política" operaba por mandato directo del exministro y del expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, y ha dicho que el proceso judicial "debe determinar responsabilidades".

Al mencionar que Fernández Díaz ya ha salido en otras grabaciones el dirigente socialista se estaba refiriendo a las que se conocieron en 2016, en las que se podía escuchar al ministro con Daniel de Alfonso, director de la Oficina Antifraude de Cataluña, urdiendo un plan en su despacho para salpicar con sospechas de corrupción a políticos nacionalistas catalanes tanto de la extinta Convergència como de ERC. La conversación se produjo en 2014, cuando faltaba muy poco para la celebración de la consulta soberanista del 9-N.

“Se creó un grupo policial ‘ad hoc’ saltándose todos los procedimientos de plazas, para ir contra los adversarios políticos, contando pruebas falsas y dando cobertura a colegas correligionarios implicados en casos de corrupción”, ha opinado el ministro con respecto al caso que investiga el presunto robo de un móvil a una colaboradora de Iglesias.

El también secretario de Organización del PSOE ha sido preguntado por qué su partido no quiso que el excomisario José Villarejo comparezca en una comisión del Congreso, a lo que ha respondido que “fue en un momento determinado” en el que ya estaban claras “buena parte de las conclusiones, que fueron aprobadas por la mayoría”. Con respecto a si teme que con sus declaraciones Villarejo pueda perjudicar a los socialistas, ha respondido: “No, no lo temo en absoluto”.

Interior asegura que las ‘cloacas del Estado’ son “cosas del pasado”

El inspector jefe de la Policía Nacional José Ángel Fuentes Gago, miembro de la conocida como “policía política”, que viajó a Nueva York supuestamente para que un exdirigente venezolano declarara sobre la financiación ilegal de Podemos fue destinado en septiembre a tareas burocráticas en Madrid.

Fuentes de Interior han negado a Efe que, tal y como ha denunciado este jueves el líder de Podemos, Pablo Iglesias, el actual equipo del ministerio siga manteniendo en sus puestos a policías implicados en la supuesta trama contra Podemos durante el Gobierno del PP.

“El PSOE tiene que explicar por qué Fuentes Gago está en la secretaría técnica de la Policía y cómo puede ser que esté opositando para comisario”, ha dicho Pablo Iglesias sobre este inspector jefe que, según unos audios de la web moncloa.com, ofreció supuestamente beneficios a un exministro venezolano a cambio de obtener datos de Podemos en un encuentro celebrado en Nueva York en abril de 2016. Tras hacer su oferta -ofrece protección al informante y su familia- Fuentes Gago señaló que tiene “un mandato” del presidente del Gobierno y del ministro e incluso, según los audios difundidos hoy por este medio digital, aseguró a su interlocutor que si con su información permite “que no lleguen los de Podemos al Gobierno, mejor para todos”.

Desde el Ministerio del Interior han dejado claro que la actual cúpula policial lo cesó de su puesto en la embajada de La Haya (destino designado por libre designación) y lo trasladó en septiembre de 2018 a la Jefatura Superior de Policía de Madrid en tareas burocráticas. Respecto a su solicitud para participar en el concurso oposición para comisario, Interior aclara que se trata de un proceso selectivo en el que además de cumplir unos determinados requisitos como pertenecer a la escala anterior, se evalúan también conocimientos teóricos.

En cualquier caso, desde el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska recuerdan a Efe que no hay sentencia aún y, pro tanto, a día de hoy Fuentes Gago es un funcionario de Policía que no puede ser despedido.

Fuentes Gago, considerado la mano derecha del exnúmero dos de la Policía Eugenio Pino, figura entre los investigados por el caso Kitchen relativo a la operación para espiar al extesorero del PP Luis Bárcenas y tiene prohibido salir de España por orden judicial.

El propio Grande-Marlaska ha subrayado este jueves que todas las personas “imputadas o investigadas” dentro del ministerio por la trama que supuestamente encabezaba el excomisario José Manuel Villarejo están apartadas de puestos de responsabilidad u operativos.

Iglesias quiere formar parte de Interior para “limpiar sus cloacas”

Pese a ello,  el líder de Podemos ha asegurado este jueves que quiere formar parte del Ministerio del Interior en el próximo Gobierno para poder limpiar sus clacas y, de este modo, asegurar que sus funcionarios trabajan al servicio del interés general y no en favor de intereses políticos determinados.

“Esperamos formar parte de ese ministerio y no solamente poner condiciones, sino ponernos a trabajar para limpiar ese ministerio de cloaca y para que pueda ser un ministerio que trabaje respetando la ley y al servicio de la ciudadanía, que es como tiene que ser”, ha asegurado en una entrevista en RAC1.

Iglesias ha cuestionado que la oferta de la policia patriótica al exministro venezolano se realizara sin que lo supiera Interior, ni el presidente del Gobierno entonces, Mariano Rajoy. “Un grupo de policías puede cogerse un avión y ofrecerle a un exministro venezolano una identidad falsa y dinero. Yo creo que esto es inverosimil, no, lo siguiente”, ha señalado.

Apunta así a la responsabilidad política, que a su juicio, tiene el Gobierno del PP. “Lo determinarán los jueces, pero es difícil que un Gobierno diga que no sabe lo que están haciendo sus jefes de Policía, nombrados por ellos mismos”, ha recalcado. Y recuerda que el PP usó el argumentario político que salió de esos dossieres “falsos” de policias “corruptos”. Es más, según Iglesias ese argumentario lo adoptaron tambien PSOE y Ciudadanos para atacar a Podemos, con el fin de que los ‘morados’ no formaran parte del Ejecutivo en 2016.

Aunque el líder de Podemos entiende que las operaciones del excomisario José Manuel Villarejo afectan a la democracia española, concretamente, insiste en que hubo una operación para evitar que Podemos pudiera gobernar. “Eso es subvertir la democracia”, ha zanjado.