Los jóvenes, el cambio climático y la lucha feminista, ejes del encuentro de Sánchez y Obama

El presidente del Gobierno ha subrayado tras la reunión que ambos son "líderes progresistas" que defienden el "multilateralismo"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el expresidente estadounidense Barack Obama han mantenido un breve encuentro en Sevilla en el que han intercambiado ideas sobre la lucha contra el cambio climático y los retos que conlleva la migración.

Así lo apunta el propio Sánchez en dos mensajes en Twitter que ha publicado en su cuenta oficial tras su reunión con Obama en Sevilla, donde ambos han coincidido tras participar en la Cumbre Mundial del Turismo.

Los progresistas sabemos que para hacer frente a desafíos globales, como el cambio climático, se necesitan herramientas multilaterales. Hoy he compartido con Barcak Obama un interesante intercambio de ideas sobre la lucha contra el calentamiento global”, ha señalado Sánchez en uno de los dos mensajes.

En el segundo, el jefe del Ejecutivo apunta que también ha analizado con Obama “cómo abordar con un enfoque humanista y de respeto a los derechos humanos uno de los grandes retos de nuestro tiempo: las migraciones”.

Hay que tender puentes, no levantar muros“, concluye Sánchez en la citada red social tras este encuentro que ha durado unos veinte minutos.

Además, ambos han abordado los desafíos a los que las nuevas generaciones se enfrentan en el mundo actual. Fuentes del Gobierno han explicado que también han intercambiado impresiones sobre la igualdad de género y los pasos para conseguirla.

Han explicado que la labor filantrópica de Obama está centrada en este momento en los jóvenes y por eso se ha interesado por las políticas de vivienda y empleo impulsadas por el Gobierno socialista y dirigidas a este colectivo. La Fundación del presidente estadounidense se dedica a promover el liderazgo juvenil, como ha contado el propio Obama en su conferencia en esta cumbre, al explicar que conceden becas a medio millar de jóvenes de todo el mundo para formarse en Estados Unidos.

Durante la reunión ha habido tiempo para hablar de la igualdad entre hombres y mujeres y las políticas que se deben poner en práctica para hacerla efectiva. Obama ha apoyado en su país el movimiento Me Too, y Sánchez también trabaja activamente en promover esta igualdad, subrayan desde el Gobierno.

En Moncloa aseguran que desde que se reunieron por primera vez en julio del año pasado, Sánchez y Obama mostraron tener “mucha química y sintonía”, que también se ha plasmado en el encuentro de este miércoles.

La reunión entre Sánchez y Obama se ha producido después de la intervención del expresidente estadounidense en la Cumbre Mundial del Turismo.

Obama carga contra los populismos

En su intervención, Obama ha expresado su preocupación por los populismos en su país, en Canadá y en Europa y ha sostenido que, al igual que el Brexit en el Reino Unido, se trata de “caminos peligroso” para aseverar: “Yo creo en unir a la gente y no en separarla”.

Rodeado de una gran expectación desde que llegó a la capital andaluza, el presidente 44 de Estados Unidos ha sido uno de los reclamos y protagonista del coloquio central en la cumbre de la World Travel and Tourism Council (WTTC), que se celebra en Sevilla. Acompañado por el presidente ejecutivo de la cadena hotelera Hilton, Chris Nasseta, y la presidenta de la organización, Gloria Guevara, las primeras palabras de Obama han sido para la capital andaluza: “Hay que viajar a España y a esta tierra; Sevilla es una ciudad preciosa y espectacular”.

El expresidente ha saldado con su presencia una deuda con Sevilla después de que en julio de 2016 cancelara una visita por un atentado que se cobró la vida de cinco policías en Dallas.

En sus respuestas, se ha confesado como un “gran viajero” y ha dicho que le resulta difícil escoger un lugar en el que haya estado. “Viajar te hace crecer y es muy especial. Los mejores viajes que he realizado son los que he hecho con mis hijas, porque ves en ellas esos ojos de descubrimiento de nuevos lugares y sensaciones”, ha asegurado.

De sus experiencias viajeras, ha destacado sus visitas a Moscú o Ghana como presidente, aunque ha tildado de “memorable” su primer viaje a Europa, en el que “comía sólo una barra de pan y a veces un poco de vino“, incluido un trayecto entre Madrid y Barcelona.

Durante la hora de disertación, ha reflexionado sobre el auge el turismo, la nuevas tecnologías, el conocimiento de los destinos y las nuevas tendencias de los viajeros.

Obama ha subrayado su preocupación por los populismos en Estados Unidos, Canadá y Europa, lo que ha vinculado al “miedo” que tiene la gente a perder su estatus, y también ha criticado el Brexit en el Reino Unido. “Yo creo en unir a la gente y no en separarla”, ha enfatizado el expresidente de EEUU, que ha remarcado su compromiso contra el cambio climático y sus efectos, y en favor del feminismo.

En su opinión, los populismos de ultraderecha “no solo van contra las minorías y la inmigración, también contra la igualdad entre el hombre y la mujer porque siguen defendiendo el patriarcado”.

Ha advertido de que esa desigualdad en algunos países “reducirá” sus cuotas de mercado, y no ha perdido la oportunidad para denunciar “muros reales e imaginarios y que se levanten fronteras”, en alusión a dirigentes como Donald Trump.

La charla ha dado también para hablar de su etapa en la Presidencia de Estados Unidos, de la que ha dicho que lo que más le enorgullece es haber “salvado” la economía mundial de una gran depresión y de dar cobertura sanitaria a quien no la tenía. No obstante, Obama ha aseverado también que en ocho años no tuvo escándalos y que su Gobierno mantuvo un alto nivel de integridad.