Barnier ve 'cada vez más probable' un Brexit sin acuerdo

Michel Barnier, el negociador de la UE para el Brexit, ha reconocido que una salida del Reino Unido de la Unión Europea sin acuerdo alguno gana posiciones en el ránking de probabilidades. "Nunca he deseado un Brexit sin acuerdo pero es cada día más probable", ha afirmado durante una conferencia organizada por el centro de reflexión European Policy Centre (EPC) en Bruselas.

Barnier ha añadido que la UE está dispuesta a aceptar que Gran Bretaña se quede en la unión aduanera de la UE o una relación similar a la que tiene la UE con Noruega. De momento, ninguna de las dos opciones ha prosperado.

Los diputados británico celebraron el lunes una serie de votos sobre posibles planes alternativos después de que el acuerdo negociado por el Gobierno con Bruselas fuese rechazado tres veces. Sin embargo, la cámara baja no consiguió alcanzar la mayoría en ninguna de las opciones planteadas, como la de la unión aduanera, un mercado común 2.0 (la integración del Reino Unido en la Asociación Europea de Libre Comercio, EFTA), un referéndum de confirmación de un pacto de salida y postergar o cancelar el Brexit. Ante el actual punto muerto, el Reino Unido puede verse obligado a solicitar una prórroga más extensa, para lo que deberá argumentar las razones a la UE, o salir del bloque sin acuerdo.

En opinión de Barnier, Gran Bretaña tiene tres opciones antes de la fecha de salida que se ha fijado para el 12 de abril. "El Reino Unido debe indicar ahora el camino a seguir o proponer un plan", ha dicho Barnier. "Hoy más que nunca", ha subrayado y ha recordado que todavía puede aceptar el acuerdo negociado en mayo, "la única manera" de que Gran Bretaña salga del bloque de manera ordenada. Otras opciones serían el 'Brexit' sin acuerdo y por las bravas, la opción más dañina, o una larga demora en la fecha de salida del Reino Unido. En ambos casos, ha subrayado Barnier, la responsabilidad sería del Parlamento del Reino Unido.

Barnier ha advertido de que un largo aplazamiento del Brexit implicaría organizar elecciones al Parlamento Europeo en el Reino Unido de cara al 23-26 de mayo y Londres tendría que nombrar a sus representantes para la nueva Comisión Europea. El negociador de la UE ha avisado también de que no hay nada más que retocar en el acuerdo del Brexit por lo que los 27 estados miembros del club comunitario que permanecen unidos ya están listos para un abrupto divorcio. "Estar preparado para un no-acuerdo no significa que todo sea fácil. Habrá desajustes, habrá problemas. Estar preparado significa que todas las dificultades imprevistas puedan ser manejadas por la UE", ha concluido Barnier.

Los líderes de la UE, incluida Theresa May, se reunirán en Bruselas el 10 de abril para decidir los próximos pasos. De momento, en Londres, el gabinete de May tiene previsto mantener una reunión de cinco horas, en lugar de los habituales noventa minutos, según fuentes oficiales, ante el punto muerto en que está el proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea. En las tres primeras horas de reunión los ministros abordarán el Brexit sin la presencia de funcionarios, lo que ha sido interpretado por los medios como el intento de May de considerar la posible convocatoria de elecciones generales anticipadas o la fecha de la dimisión de la primera ministra conservadora.

El Parlamento tiene previsto celebrar este miércoles otra jornada de votos "indicativos" con opciones para desbloquear la crisis, pero los medios han indicado que la primera ministra evalúa si somete por cuarta vez a votación su tratado de salida. El pasado viernes, en la tercera votación, ese texto fue rechazado por 286 votos a favor y 344 en contra al término de una jornada parlamentaria en la que no se sometió a votación la declaración política que acompaña a ese documento.

El acuerdo del "divorcio" que se votó ya tres veces, que es vinculante, hace referencia a un periodo de transición desde el momento del "brexit" hasta finales de 2020, establece los derechos de los ciudadanos británicos y comunitarios y la factura que el país deberá pagar por su salida -de unos 45.000 millones de euros-. También recoge la controvertida salvaguarda irlandesa, diseñada para evitar levantar una frontera entre las dos Irlandas.

La declaración política, que no es vinculante, hace mención a grandes rasgos los objetivos de la futura relación comercial entre el Reino Unido y la UE que debería negociarse en un periodo de transición hasta finales de 2020, siempre que el acuerdo de May salga finalmente adelante.