El Parlamento no respalda ninguna de las alternativas al Brexit

Ninguna de las cuatro alternativas para el Brexit que votaron este lunes por la noche los diputados de la Cámara de los Comunes británica logró una mayoría. La opción que recabó más apoyos -280 votos a favor y 292 en contra- fue la que solicita al Ejecutivo de la conservadora Theresa May que, en el caso de que el Parlamento apruebe un acuerdo de salida, este tenga que ser ratificado por el pueblo británico en un referéndum. Se trata de la segunda vez en menos de una semana en la que el Parlamento del Reino Unido no logra ponerse de acuerdo en alguna de las vías para desbloquear la crisis del "divorcio" entre Londres y Bruselas.

La opción que instaba al Gobierno a negociar una unión aduanera permanente con la Unión Europea (UE) fue rechazada por 276 votos en contra y 273 votos a favor, mientras que la que pedía cancelar el Brexit, si este tenía que producirse sin acuerdo, recabó el apoyo de 191 diputados frente a 292 que se pronunciaron en contra.

La cuarta de las alternativas, la llamada mercado común 2.0 y conocida de forma informal como "vía Noruega" sumó 261 votos a favor y 282 votos en contra.

Esta última era la opción que se postulaba este lunes como favorita, después de que el Partido Laborista adelantara esta tarde que la respaldaría de forma oficial.

El infructuoso resultado de la votación de este lunes, que pone de manifiesto la incapacidad del Parlamento para consensuar una solución a la crisis del Brexit, refuerza la intención de May de volver a someter su acuerdo por cuarta vez a votación.

El ministro del Brexit, Stephen Barclay, manifestó al conocerse el desenlace de los "votos indicativos" que los parlamentarios aún tienen la oportunidad de evitar una salida abrupta el próximo 12 de abril así como la participación en las elecciones al Parlamento Europeo de mayo, si respaldan esta semana el acuerdo de salida sellado entre Londres y Bruselas.

La Cámara de los Comunes ha rechazado en tres ocasiones ese tratado, aunque en cada una de las convocatorias el margen de la derrota ha ido reduciéndose y ha pasado de 230 votos en enero a 58 el pasado viernes.

Por su parte, el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, afirmó este lunes que si May ha podido someter su acuerdo a votación en tres ocasiones, también los "votos indicativos" deberían tener una tercera oportunidad.

Borrell: "La gestión del Brexit, cómica"

Por otro lado, el ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, calificó de "bastante cómica" la situación del Reino Unido frente al Brexit, la salida del país de la Unión Europea (UE), y aseguró que el problema se debe a que se sabe lo que los británicos "no quieren", pero no lo que desean.

"Sabemos muy bien lo que los británicos no quieren, pero no sabemos lo que quieren. No quieren nada (...). Nos encontramos ante una situación bastante cómica", señaló Borrell durante una ponencia en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) de Washington.

El ministro español sostuvo que la UE necesita saber qué es lo que quiere Londres porque, según dijo, por el momento sólo se sabe que no quiere un acuerdo, pero tampoco un Brexit duro, ni una prórroga, ni continuar en la unión aduanera.

"No quieren nada", insistió Borrell, quien criticó duramente que no se hayan producido avances desde que los británicos votaron abandonar la UE, hace ya tres años.

El representante del Gobierno español aseguró que Bruselas quiere hacer "todo lo posible" para evitar la posibilidad de que el Reino Unido abandone UE sin acuerdo, pero recalcó que para ello es necesario saber "qué es lo que quieren".

Cuestionado sobre si cree que finalmente la primera ministra británica, Theresa May, optará por pedir una nueva prórroga antes que abandonar la UE por las bravas, el ministro se mostró seguro de que la solicitarán, aunque dijo que con los británicos nunca se "puede estar seguro".

El Reino Unido, que tenía previsto salir de la Unión Europea (UE) el pasado 29 de marzo, ha conseguido una prórroga hasta el próximo 12 de abril, fecha en la que podrá solicitar una extensión más larga a fin de negociar posiblemente otro acuerdo, o salir del bloque europeo sin pacto alguno.

Borrell también se refirió a la salida este lunes de la mesa de negociaciones entre ambas partes del ponente británico Claude Moraes, quien calificó de "colonia" a Gibraltar en un reciente informe oficial.

"En este caso que menciona, se trata claramente de un caso de conflicto de intereses", explicó el ministro español.

No obstante, Borrell quiso quitar hierro al asunto al asegurar que este episodio "no es muy importante" teniendo en cuenta lo que "está en juego" en las actuales negociaciones entre Londres y Bruselas.

RELACIONADO