El PSOE quiere blindar las pensiones en la Constitución y acusa al PP de pretender recortarlas

El presidente del Gobierno y candidato del PSOE en las generales, Pedro Sánchez, se ha comprometido este domingo a "blindar" en la Constitución tanto las pensiones como su sostenibilidad financiera. El PSC ha celebrado este domingo su convención municipal en Tarragona, que ha clausurado el presidente del Gobierno con un discurso en el que ha hablado de Cataluña, de la despoblación y también de las prestaciones de los jubilados. 

En su intervención, el jefe del Ejecutivo ha expresado su intención de garantizar que las pensiones sigan siendo un derecho y no se conviertan en “mercancía”, frente a una derecha que según Sánchez propone recortes en las prestaciones, privatizaciones del sistema y un modelo de jubilaciones que hace de los pensionistas “gentes pobres”.

Sánchez ha denunciado que el PP cuestiona el sistema acordado en el Pacto de Toledo, y para ello ha echado mano de una entrevista en la que el economista Daniel Lacalle, candidato de los populares al Congreso por Madrid, apunta que las pensiones en otros países europeos se han reducido en un 40 % y el debate ahora no es cuánto se revalorizan, sino cuánto se recortan, “un 20, un 30 o un 40 %”. A raíz de esa afirmación, el presidente y líder socialista ha hecho este cálculo: “La pensión media: 986,71 euros. Si se aplica el 40 %, cobrarían 592,03 euros. La mínima es de 677,90, 400 euros. Si se recorta el 40 %, hablaríamos que los jubilados cobrarían poco más de 400 euros”.

La declaración de Lacalle se produjo a ‘El Economista’, pero fue ‘El Periódico’ el que se hizo eco del supuesto plan de recorte de las prestaciones, motivo por el que Lacalle le ha exigido al diario catalán una rectificación:

El director de ‘El Periodico’, Enric Hernández, le ha replicado recordándole lo que dijo en la entrevista:

Lacalle, que defiende un modelo económico basado en el liberalismo extremo, sostiene también en la entrevista que la economía española está “dopada por el gasto público” y apuesta por una rebaja de impuestos. “La bajada de impuestos se compensa con el aumento del consumo, y por tanto, con el aumento de la recaudación, lo que también se traduce en mayor empleo”, argumenta. Además, el nuevo gurú económico de Casado se muestra contrario a la subida del salario mínimo.

En su mitin de Tarragona, Sánchez ha avisado de que los populares han puesto en “solfa” derechos ya conquistados como la lucha contra la violencia de género, el de aborto y que ahora también cuestionan el de las pensiones. “Esto es el nuevo PP. Antes llegaba mal y tarde a derechos como el del matrimonio igualitario o el del aborto. Pero llegaba. Ahora Pablo Casado quiere retroceder 40 años. Esa es la diferencia”, ha afirmado.