Ábalos censura a Iceta por caldear la precampaña al abrir la puerta al referéndum catalán

No es la primera vez que lo hace y es difícil aventurar que sea la única. Miquel Iceta es desde hace tiempo el dirigente socialista que mete en más líos a su partido por su afición a soltar la lengua y expresar sus más íntimos pensamientos sin medir las consecuencias. Antes de las últimas elecciones catalanas, las del 21-D de 2017, se mostró partidario de indultar a los líderes independentistas si son finalmente condenados y provocó una tormenta incluso en el PSOE que le obligó a dar marcha atrás apenas veinticuatro horas después. Esta vez le ha sucedido algo parecido con la independencia de Cataluña. "Si el 65% quiere la independencia, la democracia tiene que encontrar el mecanismo para hacerlo posible”, ha dicho en una entrevista en el diario Berria.

La pregunta y la respuesta concretas eran: “Si el 47% de los votantes están a favor de la independencia ¿no es suficiente? Y su fuera el 65%?”. “Si el 65% quiere la independencia, la democracia tiene que encontrar el mecanismo para hacerlo posible. Pero no en el último penalti, ni con el 47% ni con el 51% tampoco”. Iceta, en cambio, se mantiene dentro de la ortodoxia socialista en lo relativo a un eventual referéndum: “Primero hace falta un acuerdo en el Parlamento y después, que el pueblo vote”. En ese sentido, es muy crítico con la estrategia de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras que llevó a las leyes de ruptura: “La declaración de independencia es pasar por encima de la constitución e ir contra la unidad del Estado. Pensar que eso no iba a tener consecuencias….” Sus propuestas son que los independentistas retrasen el referéndum 10-15 años y que “los partidos políticos españoles proporcionen mayor autogobierno y una financiación mejor a Cataluña para arreglar la situación política”.

El impacto de la declaración sobre la independencia fue de tal calibre que el propio Iceta tuvo que rectificarse inmediatamente a sí mismo a través de un hilo de Twitter.

Los que más se han enfurecido (aparentemente) con la declaración de Iceta han sido los dos partidos de la derecha, PP y Ciudadanos, a los que el primer secretario del PSC ha servido en bandeja un nuevo argumento para atacar a Pedro Sánchez. Si Cataluña y el diálogo con Torra ya eran una constante en sus ataques al líder socialista, ahora pueden ‘resetearse’ actualizando el mensaje. El líder popular, Pablo Casado, cree que Iceta no ha tenido ningún desliz, sino que “dice la verdad” porque “ese es el programa electoral de Sánchez”. “El programa de Sánchez es el pactado con Torra en Pedralbes”, ha insistido en el acto de presentación de sus candidatos para Madrid. “Así se escribe la historia que algunos quieren ocultar en corazones y en muchas banderas de Europa y de España, las mismas que mancillan pactando con aquellos que quieren quemarlas y destruir la nación española”, ha argumentado Casado.

Para su candidata al Congreso por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, Iceta “no tiene principios, no tiene criterio, no tiene escrúpulos y no tiene remedio”. Y a su rival de Ciudadanos, Inés Arrimadas, el líder del socialismo catalán tiene la virtud de “cascar” antes que nadie los planes de Pedro Sánchez. A su juicio, “el sanchismo ha puesto fecha de caducidad a España” al situar la independencia cuando haya un respaldo del 65 por ciento en Cataluña.

Como la polémica estaba empezando a crecer, la vicepresidenta Carmen Calvo no ha dejado pasar la oportunidad de cortar por lo sano durante una entrevista en TVE, a primera hora de la mañana. Para empezar, ha asegurado que Iceta es un “socialista anti independentismo”. Y, dicho esto, ha aclarado que España “no tiene estructura jurídica para que nadie con ningún referéndum en su territorio rompa la unidad del Estado español”. “No hay tema”, ha zanjado. La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, ha sostenido que, como Iceta, cree que su reflexión “se ha tergiversado” y se ha sumado a la idea de que el dirigente socialista “ha dejado claro que él no es partidario de la independencia”, ni de un referéndum porque “no lo considera una salida adecuada”. Además, ha dicho coincidir con Iceta en la defensa de la solución de ley y diálogo y en eso, ha apuntado, “es donde no existe ninguna discrepancia entre el PSC y el Partido Socialista”.

Mucho más duro y tajante ha sido el secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento, José Luis Ábalos: “El compañero Iceta, que es muy dado a hacer reflexiones, cuando se inserta esto en un contexto como el actual de confrontación electoral, resulta inapropiado”. Ábalos ha explicado que en el avance del programa electoral presentado el miércoles por Pedro Sánchez no hay ningún detalle concreto para Cataluña porque es una parte más de España y las medidas hacia los ciudadanos también lo son para los catalanes: “En la política, cuando se piensa en común, no se establecen diferencias”.

En su defensa del antiindependentismo socialista, ha aprovechado para lanzar una pulla a PP y Cs al señalar que “los que trabajamos por la unidad de España debemos hacerlo para que no se dé” ese porcentaje (en alusión al 65% al que se apela en la entrevista a Iceta), pero “lamentablemente, algunos que pretenden también mantener la unidad de España lo único que hacen es contribuir a que aumente el número de independentistas”. En ese contexto, ha criticado a los que califican como una “política de entrega” la mantenida por el Gobierno en estos nueve meses y ha defendido que esta gestión ha permitido que se haya “rebajado la tensión”. “La convivencia está mucho mejor que hace nueve meses”, ha subrayado.