Israel y Hamas evitan por el momento una escalada de tensión mayor

La mediación de Egipto urgente ha logrado que por el momento parezca disiparse la violencia, con una nueva tenue tregua

Gaza e Israel recuperan poco a poco la normalidad después de una brusca escalada de tensión desatada por el lanzamiento de un cohete palestino contra la región central del país este lunes que llevó a las partes a atisbar, otra vez, una posible nueva ofensiva militar.

La mediación egipcia urgente logró en la noche de este lunes que por el momento parezca disiparse la violencia, con una nueva tenue tregua, no confirmada oficialmente por Israel, pero sí por el movimiento islamista Hamas, que controla de facto el enclave palestino.

Los barrenderos se afanaban este martes por retirar los escombros de los edificios que la aviación militar derribó anoche en Gaza capital durante horas de bombardeos de represalia contra infraestructuras de Hamas, al que Israel responsabiliza de las agresiones contra su territorio.

Aunque la violencia se contuvo brevemente con el anuncio de Hamas de un alto el fuego logrado por los mediadores egipcios sobre las 22.00 hora local (20.00 GMT), las milicias palestinas continuaron disparando cohetes y proyectiles de mortero contra Israel -hasta ochenta, según fuentes policiales israelíes- hasta las 03.00 de la mañana (01.00 GMT), que fueron respondidos por alrededor de medio centenar de ataques israelíes sobre objetivos islamistas.

Cuatro palestinos resultaron heridos en la Franja y no hubo víctimas en territorio israelí, salvo los siete heridos, incluidos tres niños, en la vivienda alcanzada por el primer cohete palestino.

“Siempre es lo mismo, no podemos saber qué va a pasar”, contaba a Efe resignado Atef, un taxista del enclave bajo bloqueo que había decidido trabajar tras escuchar el anuncio del alto el fuego, que a pesar de todo parece consolidarse a medida que pasan las horas.

Sin embargo, será necesario esperar la noche, momento que suelen aprovechar las milicias para realizar lanzamientos contra Israel. Con esta incertidumbre abordaron muchos su jornada en Gaza, donde los colegios fueron clausurados, también las instituciones, y muchos comercios echaron el cierre hasta que la situación se esclareciera. Medidas similares se tomaron al otro lado de la frontera, en las comunidades israelíes periféricas, donde la tensión ha sido alta en las últimas horas.

En estas, donde las alarmas antiaéreas sonaron repetidamente durante la noche y primeras horas de la madrugada, miles de personas han estado pendientes de los refugios antiaéreos más cercanos y los residentes aguardaban este martes una resolución del gabinete de seguridad israelí que determine las medidas a tomar .

Los responsables de seguridad israelíes se encontraron en la Kiryá (Ministerio de Defensa) en Tel Aviv, justo después del aterrizaje del primer ministro y también titular de Defensa, Benjamin Netanyahu, que adelantó su vuelta al país desde Washington para abordar la crisis.

Por el momento, no ha trascendido ninguna decisión sobre la estrategia israelí para encarar los últimos acontecimientos y es posible que, como en otras ocasiones, se consolide la tregua por la inactividad de una y otra parte.

El único incidente significativo en las últimas horas se registró después de las 17.00 hora local (15.00 GMT), cuando un grupo de palestinos de Gaza cruzó la verja de seguridad con Israel en el sur del enclave.

“Uno de los sospechosos prendió fuego a una red de camuflaje de un puesto militar del Ejército sin personal cerca de la valla y todos regresaron a la Franja de Gaza”, explicó el ejército en una nota.

Fuentes palestinas aseguran que el grupo logró hacerse con algunos equipos que había en el puesto militar y regresar con ellos a Gaza y que uno de los participantes resultó herido en la operación de retirada.