Los Reyes, encerrados casi una hora en el avión a su llegada a Argentina

Los monarcas pudieron descender finalmente del aparato gracias a una escalera del avión del presidente Mauricio Macri, que se encontraba guardada en un hangar

La falta de una escalera adecuada para que los Reyes bajasen del avión en el que llegaron a Buenos Aires en visita de Estado demoró casi una hora que pudieran bajar del aparato para ser recibidos por las autoridades que les esperaban en pista.

El avión Airbus 310 de la Fuerza Aérea Española en el que viajaron Felipe VI y doña Letizia aterrizó poco antes de las 21:00 horas (00:00 GMT) en el aeroparque metropolitano bonaerense Jorge Newbery. El aparato rodó por la pista hasta el lugar en el que sus ocupantes tenían que descender, y hasta la puerta del avión se acercó una escalera de bajada. Sin embargo, la escalera no alcanzaba la altura de la puerta y fue retirada del avión a la espera de una solución que llegó casi una hora después de que aterrizase.

Finalmente, los Reyes pudieron descender del aparato gracias a una escalera del avión del presidente de Argentina, Mauricio Macri, que se encontraba guardada en un hangar y a cuyo interior se tardó en acceder debido a que no se disponía del mecanismo necesario para ello.

Después de acoplarse esa escalera a la puerta del avión, poco antes de las 22:00 horas los Reyes pudieron descender del mismo junto al resto de la delegación que les acompaña.

A pie de pista les esperaron durante todo ese tiempo el ministro de Asuntos Exteriores español, José Borrell (quien había viajado previamente a Buenos Aires para protagonizar diversos actos) y su homólogo argentino, Jorge Faurie. También estuvieron, entre otros, el embajador español en Buenos Aires, Javier Sandomingo, y el de Argentina en Madrid, Ramón Puerta.

Habitualmente los aviones de grandes dimensiones aterrizan en el aeropuerto internacional de Ezeiza, y en el aeroparque metropolitano operan otros más pequeños.

Los responsables del aeropuerto en el que aterrizó el avión de los Reyes no tuvieron en cuenta las dimensiones del aparato y eso provocó la demora.

Reunión con Macri

Tras este ‘traspiés’, los Reyes iniciaron este lunes su primera visita de Estado a Argentina con una ofrenda floral al monumento en Buenos Aires del general José de San Martín, prócer rioplatense considerado padre de la Patria y uno de los más importantes libertadores de América.

Felipe y Letizia, que viajaron a Argentina acompañados por el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, estuvieron acompañados en el acto de homenaje del responsable de Exteriores argentino, Jorge Faurie, y el alcalde de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta.

En la ofrenda a San Martín, cuyas campañas revolucionarias fueron decisivas no solo para Argentina sino también para las independencias de Chile y Perú, participó una representación de la banda del Regimiento de Granaderos a Caballo “General San Martín”, que entonó los himnos de España y Argentina.

Después de la ofrenda, los Reyes, escoltados por una formación del Regimiento de Granaderos a Caballo, se trasladaron a la Casa Rosada, sede del Gobierno argentino, donde fueron recibidos por el presidente Mauricio Macri y su esposa, Juliana Awada.

Felipe VI trasladó a Macri, el total apoyo de España a las reformas que están en marcha en el país sudamericano. El Rey dijo que España es muy consciente de la situación económica que ha atravesado Argentina y apoya todos sus programas de reforma que están en marcha, mientras que Macri agradeció que esta visita suponga un respaldo al “momento de cambio” que vive su país.

Macri agradeció la visita de los Reyes, que interpretó como una muestra de afecto y, al mismo tiempo, de apoyo al “momento de cambio” que está viviendo su país. Explicó que se trata de “transformaciones profundas que cuestan y que requieren esfuerzo” y recordó las que llevó a cabo en su momento España y cuyos resultados positivos considera evidentes al lograr una mejor calidad de vida. “Nosotros estamos haciendo lo mismo aspirando a eso”, subrayó el presidente argentino.

A continuación, el Rey aseguró que España ha apoyado siempre a Argentina “en momentos difíciles”. “Somos muy conscientes de la situación que ha atravesado en términos económicos y apoyamos todos sus programas de reforma que están en marcha”, apostilló el monarca.

Explicó que esta visita pretende dar también continuidad a la “excelente relación” que une a los dos países e impulsar la asociación estratégica hispano-argentina.

Felipe VI agradeció el recibimiento en Argentina y aseguró que, para un español, viajar a este país supone algo muy especial, y para él y para Doña Letizia lo es al hacerlo por vez primera como reyes. “Es, sin duda, una emoción grande. ¡Nos unen tantas cosas!”, recalcó antes de recordar que Argentina es el país en el que más españoles viven fuera de España y que en España viven también muchos argentinos “que se sienten también como en casa”.

El presidente argentino incidió en que es la primera vez que Don Felipe y Doña Letizia visitan Argentina como Reyes y recordó que es la primera con carácter de Estado en más de 30 años. Tras confiar en que “se sientan tan en casa” como se sintieron él y su esposa en la visita que realizaron a España hace dos años, aseguró que en Argentina se quiere mucho a los españoles y se mostró convencido de que el viaje servirá para profundizar en la “maravillosa relación” entre los dos países.

Tras el encuentro, los cuatro se desplazaron a la residencia del presidente, la Quinta de los Olivos, donde mantuvieron un almuerzo de carácter privado que incluía verduras cultivadas en la huerta de la residencia presidencial.

Felipe y Letizia han viajado a Argentina para una visita de Estado de dos días con la que España pretende demostrar su confianza en el país y en sus reformas económicas en un momento de crisis y su deseo de reforzar la relación bilateral en todos los ámbitos.