Westminster arrebata el timón del Brexit a May al dimitir tres miembros del Gobierno

El Parlamento británico ha asestado este lunes un nuevo revés a la primera ministra, Theresa May, con la aprobación de la conocida como Enmienda Letwin, que permite al Parlamento asumir el timón sobre las decisiones relativas al Brexit. La enmienda ha salido adelante con el apoyo de tres secretarios de estado que han dimitido de sus cargos para votar en contra de May.

Los dimisionarios son el secretario de Estado de Negocios, Richard Harrington; el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Alistair Burt, y el secretario de Estado de Sanidad, Steve Brine.

El Parlamento ha aprobado así la enmienda con 329 votos a favor y 302 en contra, un margen mucho mayor de lo que esperaban los analistas. La inicativa planteada por el diputado conservador sir Oliver Letwin por la que el Parlamento tendría el poder de confeccionar la agenda de votaciones y arrebataría así de forma efectiva el control del Brexit a May con el objetivo de lograr una nueva mayoría para superar el actual bloqueo tras el rechazo en dos ocasiones por los Comunes del Acuerdo de Retirada que defiende May.

La propuesta modifica las normas del Parlamento de forma excepcional y para un solo día, el 27 de marzo, para que los diputados puedan debatir y votar fórmulas alternativas sobre el Brexit en lo que se conoce en jerga parlamentaria como “voto indicativo”.

Durante el debate de esta tarde, la primera ministra rehusó comprometerse a cumplir con el resultado de esa votación y aseguró que no otorgará al Parlamento un “cheque en blanco” para decidir la hoja de ruta del Brexit.

La enmienda aprobada este lunes permite que los diputados convoquen el voto en los Comunes, una prerrogativa reservada habitualmente al Gobierno, un movimiento que para la primera ministra perturba el “equilibrio de las instituciones democráticas” del Reino Unido.

Todavía no se ha determinado si los parlamentarios se pronunciarán sobre cada una de las posibles propuestas o si se diseñará un sistema en el que elijan diversos planes por orden de preferencia.

La primera ministra ha descartado por ahora llevar al Parlamento por tercera vez el acuerdo del Brexit que pactó en noviembre con Bruselas, al admitir que no cuenta con los apoyos necesarios para ratificarlo.

Aún así, mantiene la intención de que se vote esta semana por tercera vez, después de haber sido rechazado por amplia mayoría en dos ocasiones, el 15 de enero y el 12 de marzo.

La Unión Europea ha establecido el próximo 12 de abril como la fecha límite para que el Parlamento británico apruebe el texto.

Si para entonces no se ha ratificado el tratado de salida, el Reino Unido abandonará el bloque comunitario de forma no negociada o se verá obligado a pedir una nueva prórroga, lo que le llevaría a participar en las elecciones comunitarias de mayo.

La primera ministra se refirió este lunes a ese posible escenario como un Brexit lento”.

May descartó también que vaya a permitir una salida abrupta de la UE a no ser que el Parlamento, que ya descartó esa opción este mes, cambie de idea y apuesta por esa vía.