El independentismo burla la prohibición de la Junta Electoral con todo tipo de argucias

Las administraciones catalanas han tirado de imaginación para obedecer el requerimiento de la Junta Electoral Central (JEC) de retirar de sus fachadas pancartas de apoyo a los presos, esteladas y lazos amarillos.

Es el caso del Ayuntamiento de Port de la Selva (Girona), en Alt Empordà, que ha cambiado la pancarta que pendía de su fachada por la libertad de los políticos presos por otra que reclama la ‘Libertad peces pacíficos’ y donde se sustituyen los lazos amarillos por otros de color azul.

El ayuntamiento gerundés ha colgado un cartel con el lema ‘Llibertat peixos pacífics‘ y acompañado por un gran lazo azul y la frase ‘Peix al forn’ (‘Pescado al horno’). Esta acción reivindicativa pretende burlarse del acuerdo de la Junta Electoral de Figueres que instaba a sacar los “símbolos” de los consistorios.

“Si alguien cuestiona esta nueva pancarta, dejará claro que el problema no son los símbolos y pancartas partidistas, si no que hay gente a quien molesta que se denuncie la ‘anormalidad’ que tenemos en este país con líderes sociales y políticos en la cárcel por haber escuchado la voz del pueblo”, ha afirmado el alcalde de Port de la Selva, Josep Maria Cervera.

El Ayuntamiento del Port de la Selva también ha presentado alegaciones contra el acuerdo de la Junta Electoral porque considera que tiene falta de “motivación”.

Otras localidades catalanas como Salt (Girona) han burlado la prohibición de la JEC recortando la pancarta y dejando solo la palabra Libertad. El Ayuntamiento de Figueres, por su parte, ha optado por retirar la pancarta a favor de la autodeterminación que colgaba en el balcón de la fachada colocarla en el edificio contiguo, propiedad de un particular. En la fachada del consistorio colgaba hasta el mes pasado, cuando fue sustraída, una pancarta en la que se leía ‘Libertad presos políticos’, y cuando empezó el juicio del ‘procés’ se instaló otra en inglés con el eslogan’Self-determination is a right, not a crime’ (La autodeterminación es un derecho, no un crimen).

El Ayuntamiento de El Catllar (Tarragona) ha tirado de ingenio para esquivar a la Junta Electoral y ha colocado macetas amarillas con flores amarillas en los balcones del edificio. Animales y frutas elaboradas con papel amarillo han llenado la entrada de la Consejería de Agricultura y unos carteles con la imagen de dos manos esposadas y otro con hormigas del mismo color han sustituido los lazos amarillos en el Departamento de Interior.

En el caso del presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha sustituido la pancarta a favor de los ‘presos políticos’ del balcón del Palau de la Generalitat por otra con el mismo mensaje pero que, en lugar de un lazo amarillo, tiene uno blanco con una franja roja. La JEC se reúne este jueves por la tarde con las intenciones de analizar el nuevo escenario creado tras la decisión del presidente catalán de sustituir los lazos amarillos por otros de color blanco y decidir, a tenor de la información recabada, si pide quitarlos ya mismo.