Llamadas sin investigar, la gran revelación del epílogo de la serie sobre el asesinato de Isabel Carrasco

El periodista británico Justin Webster profundiza en el asesinato de la política española del PP Isabel Carrasco, fallecida en 2014, en el documental 'Muerte en León. Caso cerrado', el capítulo final de la serie 'Muerte en León en forma' de largometraje documental que HBO estrena este viernes.

“Es incomprensible que haya llamadas sin investigar”, ha señalado Webster respecto a la sinopsis de este documental, que aporta nuevos datos y testimonios inéditos sobre este caso.

El documental centra su atención en una serie de llamadas que realizó Triana Martínez, una de las condenadas por el asesinato de la política, a Luis Estébanez, asesor del presidente de la Junta de Castilla y León, y que nunca fueron tratadas en el juicio.

Según ha explicado, este largometraje ha “rescatado” aspectos que no entraron en la serie, ya que los hallazgos llegaron a última hora, cuando el equipo se encontrada realizando labores de edición, según ha relatado Webster.

“Descubrimos estas llamadas por un cruce de datos, la información no estaba a la vista”, ha señalado el director de este documental, quien lo concibe como “un retrato” más que como una “investigación”. “Las llamada no aparecen ni en el juicio ni en el sumario, no están tratadas como parte de la investigación”, señala Webster, algo que considera “incomprensible”.

El periodista ha afirmado que no ha recibido “presiones” por investigar este asesinato, por el que fueron condenadas la autora de los disparos, Montserrat González, su hija Triana Martínez y la policía local Raquel Gago.

Durante la elaboración de este documental, Webster descubrió en Carrasco a una “persona fascinante” y “muy odiada por mucha gente”. “Alguna parte de este odio es un reflejo de su carácter agresivo y cruel”, ha señalado Webster, quien pone de relieve al mismo tiempo su “inteligencia” y su “capacidad de mantenerse en el poder”.

En este sentido, destaca “virtudes”, como su “sentido del humor” y el “encanto para sus amigos“, al tiempo que era “una mujer muy agresiva en la política” y “muy dura”. “En este contexto creó un odio que también es una parte misteriosa del contexto. ¿Cómo se puede tener este nivel de odio hacia una persona en esta posición?“, se pregunta.

Webster cree que ser británico “a veces ayuda a ver lo que es extraordinario” y este caso, a su juicio, lo es. “En 30 años no sé si hay otro político asesinado que no fuera a manos de ETA. Es excepcional que un político sea asesinado a plena luz del día”, ha dicho.

Preguntado acerca de si le han quedado espinas con algún elemento de esta historia, el director ha señalado que el caso de Raquel Gago “sigue siendo un misterio”.