Un guardia civil sitúa a Torra sacando de una nave cajas llenas de papeletas para el referéndum ilegal

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ya había aparecido en el juicio que se celebra en el Tribunal Supremo contra los líderes del ‘procés’ como ‘visitante’, para seguir un par de sesiones desde el público y reencontrarse con los acusados. Este miércoles ha vuelto a aparecer, pero esta vez como uno de los protagonistas de los hechos que se están juzgando. Según uno de los guardias civiles que están testificando estos días, a Torra se le vio sacando cajas llenas de papeletas de una nave de Unipost en los días previos a los registros del 19 y el 20 de septiembre de 2017 en los que se requisó abundante material destinado al referéndum ilegal del 1-O.

La noticia ha saltado cuando estaba procediendo a interrogar al testigo la abogada del Estado sobre el registro de una nave en Bigues i Riells (Barcelona), donde se guardaban casi 10 millones de papeletas. El agente ha relatado que “el registro se realizó con total normalidad” en el interior de la nave, pero que los problemas se dieron en el exterior por la concentración de personas que trataron de impedir la salida de los vehículos de la Guardia Civil con el material electoral. Los concentrados, entre 200 o 300,  “no dejaban salir” al vehículo del secretario judicial, según su relato. “El letrado judicial nos pidió que le dejáramos algo para taparse el rostro, no quería que se le viera. Era una situación muy tensa. Cuando sale el vehículo hay patadas, golpes en el capó…”, ha continuado añadiendo que al final salió cuando convencieron a los manifestantes de que dentro del coche no había material electoral.

En un momento determinado, la abogada Rosa Seoane ha preguntado: “¿Sabe usted cómo estas personas se enteraron de la práctica de este registro tratándose de una nave privada en la que aparentemente podían realizarse muchas cosas?”. La respuesta del guardia civil ha sido: “Por las vigilancias que se hicieron sobre las naves, ahí se vieron una serie de personas los días previos a la entrada y registro que constan en las diligencias policiales y entre los que estaban pues el señor Sutrias (director de Patrimonio), Mercedes (Martínez Martos, técnica adscrita a la Dirección General de Servicios de Vicepresidencia) y el actual presidente de la Generalitat, Quim Torra”. Sutrias y Martínez Martos están investigados por los preparativos del 1-O.

Entre las personas que fueron detectadas en las proximidades de la nave había, según el testigo, varios diputados. “Un diputado de Tarragona… Consta en diligencias policiales. Se vieron unas siete personas que entraban y salían, con alguna caja, se vio en las vigilancias”, ha afirmado. En su declaración, se ha referido al mayor Trapero al hilo de los emails del exjefe de los Mossos que le tocó revisar. En uno de ellos, se reflejaba una reunión celebrada en julio de 2017 en la que el entonces secretario de Hacienda Lluis Salvadó, uno de los detenidos en la Operación Anubis del 20-S, le propuso un “escenario futuro” en el que los Mossos tendrían competencias plenas y ampliadas, con control de aduanas, costas y fronteras.

El guardia civil ha contado también que una vez que abandonaron la nave de Bigues i Riells y al menos en tres ocasiones los manifestantes interrumpieron la circulación del vehículo en el que viajaban  sentándose en el suelo, lanzado “latas de coca-cola o botellas de plástico llenas”, golpeando los vehículos o abalanzándose contra ello. Ha recordado que incluso dos personas “de unos 60 años” participaron en estos actos y que un joven “simuló un atropello”. “El ambiente era hostil”, ha subrayado. Esta parte de su relato ha motivado una intervención de uno de los abogados de la defensa, Andreu Van den Eynde, que ha tratado de desacreditar el testimonio definiendo como “grupillo” a las personas presentes frente a la nave industrial y que ha hablado también de dos señores “mayores pesados”. Según el abogado, aquello fue una “sentada”. “Su técnica”, ha replicado el agente, “era sentarse en el suelo e impedir el paso de los vehículos”.

Van den Eynde ha vuelto a pedir la exhibición del vídeo sobre lo ocurrido a las afueras de la nave de Bigues i Riells, algo que el presidente del tribunal ha pospuesto en reiteradas ocasiones hasta que se llegue a la fase de la prueba documental. “Vamos a hacer ver que no lo hemos oído”, le ha respondido el juez Manuel Marchena, que ha insistido en el criterio de la sala de no exhibir vídeos a los testigos. “Ya está resuelto y nos remitimos a ello”.

“¿Encontraron urnas?”, ha preguntado por su parte el abogado Francesc Homs. “No”, ha sido la escueta respuesta del guardia civil.

Por otro lado, el fiscal le ha preguntado sobre la función de los Mossos de Esquadra durante el registro y ante la concentración que se estaba orquestando en el exterior. El testigo ha explicado que “a mitad de la mañana” tres agentes de paisano se acercaron para interesarse por lo ocurrido y preguntaron si necesitaban ayuda, pero no fue hasta al mediodía, cuando ya se estaban produciendo incidentes con las furgonetas de la Guardia Civil, cuando se solicitó ese auxilio. Una patrulla de la policía autonómica llegó a las 16.00 horas y “directamente se dirigieron a un joven que parecía que organizaba el acto de bloqueo de la salida”. Gracias a sus gestiones, se consiguió que este organizador comenzara a “abrir un pasillo” para que los vehículos pudieran circular.

RELACIONADO