Los dos concejales de Cs en Cádiz dejan el partido por “dictatorial”

Los dos concejales de Ciudadanos (Cs) en el Ayuntamiento de Cádiz, Juan Manuel Pérez Dorao y María Fernández-Trujillo, han abandonado el partido porque consideran que ha "cambiado radicalmente", funciona "de manera dictatorial" y tiene "una estrategia oportunista" en la que "ya todo vale".

Juan Manuel Pérez Dorao y María Fernández-Trujillo han explicado este miércoles su decisión de dejar el partido en una rueda de prensa en la que han afirmado que la formación naranja “desprecia” el municipalismo porque su “único objetivo” es que Albert Rivera sea presidente de Gobierno.

Los dos ediles han tomado esta decisión después de que la dirección provincial y autonómica del partido les comunicara el martes, día en el que Albert Rivera celebró un acto en la ciudad, que prescindían de ellos para las listas municipales sin ofrecerles ninguna explicación.

Perez Dorao, que fue el candidato a la alcaldía en las anteriores elecciones y pensó que iba a serlo en las próximas ya que su nombre figuraba en los estudios demoscópicos que le había mostrado la dirección, ha explicado que únicamente le dijeron que “tenían un fichaje estrella” que no podían revelar hasta que no empezara la campaña de las elecciones generales. “Les importa un pimiento, van a presentar cualquier cosa teñida de naranja”, ha espetado Pérez Dorao, que cree que esta decisión, como “todo lo que se hace en Cs”, “emana de la dirección nacional”.

El edil ha criticado que el partido se comporte “como una veleta” y que en su último congreso haya configurado “una estructura piramidal” en la que “ha desaparecido la democracia interna” y en la que las decisiones las toman “cuatro o cinco personas alrededor de Rivera”.

También ha contado que no dejaran sus actas de concejales si no que se irán al grupo municipal de no adscritos (que actualmente no existe), en contra de lo que le ha pedido una persona “de la dirección nacional” este miércoles.

“Le he explicado que aplicaría a Cs el mismo argumento que está aplicando el partido con el PSOE. Cs ha dicho que el PSOE de hoy no es el mismo que el PSOE con el que pactamos en 2017 un programa y le ha puesto una línea roja. Pues le invité a que se aplicara el mismo argumento, el partido con el que me presenté era un Cs democrático, regenerador, con un ideario de socialdemocracia y liberalismo. Todo se ha perdido, no tiene nada que ver”.

Ha afirmado también que la formación naranja “se ha propuesto aprovechar las listas municipales, de designación directa, para librarse de personas que, aún teniendo valía, resultan incómodos porque han cuestionado la deriva que ha experimentado el partido”.

“Es una tomadura de pelo” ha sentenciado, mientras su compañera ha lamentado que los partidos políticos “estén cayendo en esta falta de respeto, de educación y de consideración hacia las personas” y “perdiendo los modos”.

Ninguno de los dos tiene claro cual será su futuro político, aunque dicen que “sería interesante” retomar el proyecto de agrupación independiente con el que se formaron y que dejaron para enmarcarse en Cs en las últimas elecciones municipales.