Al menos 49 muertos y 48 heridos en un atentado contra dos mezquitas en Nueva Zelanda

Las autoridades de Nueva Zelanda elevaron hoy el nivel de alerta al máximo nivel tras el ataque en dos mezquitas en el que han muerto al menos 49 personas y otras 48 han resultado heridas, incluidos niños, en Christchurch. El presunto cerebro de los ataques es un supremacista blanco que ha sido identificado como Brenton Tarrant, un australiano de 28 años de edad, que se encuentra detenido junto a dos cómplices. Hubo una cuarta detención de una persona armada que finalmente fue puesta en libertad.

La Policía presentó cargos de asesinato Tarrant, que pasará este sábado a disposición judicial. Los otros dos detenidos estaban en posesión de armas y se investiga su implicación en el atentado.

Tras los tiroteos, la apacible ciudad de Christchurch, que quedó devastada e 2011 por un poderoso terremoto que mató a 185 personas, quedó temporalmente bajo una orden de confinamiento, a la vez que se elevó la alerta de seguridad de baja a alta en todo el país. Las fuerzas de seguridad han ordenado el cierre de todas las mezquitas del país por seguridad, mientras que todos los colegios y edificios públicos de Chrischurch, en la Isla Sur, también se encuentran clausurados.

“La Policía continúa trabajando en este incidente, por lo que los residentes de Christchurch deben permanecer en sus casas y revisar las redes sociales y la página web de las fuerzas de seguridad para obtener más información”, ha indicado la Policía neozelandesa, que estima que existe un número “significativo” de víctimas mortales.

Uno de los tiroteos fue retransmitido en directo a través de las redes sociales por uno de los asaltantes, un hombre identificado como Brenton Tarrant, de 28 años y nacido en Australia, que aparece con ropa militar dentro del centro de culto disparando a bocajarro a varias personas con un arma automática de la que cambió el cargador al menos dos veces.

Tarrant había publicado previamente en una página web un manifiesto en el que se describía a sí mismo y explicaba los motivos racistas y xenófobos del ataque.

Los asaltantes causaron 30 fallecidos en la mezquita de Al Noor y otros 10 muertos en el Centro Islámico Linwood en un ataque dirigido contra inmigrantes y musulmanes, según la Policía.

La mandataria neozelandesa calificó el ataque de “extrema ideología y extrema violencia” y señaló que no tiene “precedentes” en Nueva Zelanda, un país que describió como diverso y abierto. Ardern afirmó que los cuatro detenidos, que están siendo interrogados por la policía, no estaban fichados y se encontraban “fuera del radar” de los servicios de inteligencia.

Los agentes encontraron artefactos explosivos en los vehículos y uno de los asaltantes fue identificado como Brenton Tarrant, un australiano originario del estado de Nueva Gales del Sur, según indicó una fuente policial australiana a la televisión TVNZ.

Los ataques se produjeron a primera hora de la tarde en las dos mezquitas situadas en el centro de Christchurch, la mayor ciudad de la Isla Sur del país.

“Es claramente un supremacista blanco el que ha planeado esto durante dos años”, dijo un analista en seguridad a la emisora Radio New Zeland.

Condenas desde la UE y España

La Unión Europea y la Eurocámara han expresado su consternación por el “brutal” atentado terrorista en la localidad neozelandesa de Christchurch. El bloque ha ofrecido su apoyo y el refuerzo de la cooperación en la lucha contra el terrorismo con Nueva Zelanda. “Profundamente consternado por los espantosos actos de terrorismo en Nueva Zelanda. Nuestros pensamientos van para las víctimas y sus seres queridos”, ha expresado el vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, que ha sido el primero en reaccionar al atentado terrorista en Nueva Zelanda, en un mensaje publicado en su cuenta de la red social Twitter.

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha trasladado las “condolencias” del bloque a las familias y allegados de las víctimas y su “plena solidaridad” con el Gobierno y los neozelandeses “en este momento extremadamente difíciles”, ofreciendo su apoyo, incluido el refuerzo de la cooperación antiterrorista.

“Los ataques contra lugares de culto son ataques contra todos los que valoramos la diversidad y la libertad de religión y de expresión, que son el tejido de la sociedad de Nueva Zelanda y comparte la Unión Europea” y tales actos “refuerzan” su determinación de “atajar juntos, con la comunidad internacional los desafíos globales del terrorismo, extremismo y el odio”, ha subrayado.

También el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, se ha solidarizado con las víctimas del atentado “brutal” en Nueva Zelanda. “Desgarradoras noticias de Nueva Zelanda. El ataque brutal en Christchurch no apagará la tolerancia y decencia por la que es conocida Nueva Zelanda”, ha asegurado, en un mensaje publicado en Twiter. “La primera ministra Jacinda Ardern, puede contar con nuestra solidaridad”, ha asegurado.

“Las imágenes del ataque terrorista en Nueva Zelanda nos dejan sin palabras. El odio racista y la locura que han azotado a víctimas inocentes, asesinadas por rezar en mezquitas”, ha expresado en Twitter el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, que también ha trasladado su “solidaridad” con las víctimas.

Por su parte. el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los líderes del PP, Pablo Casado, y de Ciudadanos, Albert Rivera, también han expresado este viernes sus condolencias en las redes sociales por las víctimas del tiroteo en dos mezquitas en Nueva Zelanda, al tiempo que han condenado este atentado.

“Conmocionado por los terribles ataques a Christchurch”, ha expresado Sánchez en su cuenta de Twitter, haciéndose eco de un mensaje publicado por la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern. Así, el líder del Ejecutivo ha transmitido el pésame y apoyo tanto a las víctimas como al pueblo neozelandés. “Nuestra rotunda condena a la violencia y la sinrazón de los fanatismos y los extremismos que quieren quebrar nuestras sociedades”, ha reprobado Sánchez.

Mientras, el líder del PP ha puesto el acento en que el atentado es un ejemplo de “odio e intolerancia”. “El ataque en Nueva Zelanda es una nueva muestra de que el odio y la intolerancia son una sinrazón que no conoce límites”, ha señalado. “Mi rotunda condena y solidaridad con las víctimas y sus familias, y mis deseos de recuperación de los heridos”, ha publicado Casado en su perfil en Twitter.

Por su parte, Albert Rivera se ha sumado al duelo, calificando de “terrible masacre” lo ocurrido en el país oceánico. “No hay palabras para expresar toda la repulsa que merece esta atrocidad”, ha escrito el líder del partido ‘naranja’ en su cuenta de Twitter para añadir su pésame con las víctimas y familiares. “Descansen en paz y ojalá se recuperen cuanto antes los heridos”, ha manifestado.

Los reyes también han expresado su apoyo al pueblo de Nueva Zelanda. En un mensaje en la cuenta de Twitter de la Casa Real, los reyes subrayan que “en cualquier lugar del mundo los terroristas sólo dejan desolación, dolor y tragedia en familias y sociedades”. “Nuestro apoyo al pueblo de Nueva Zelanda y sus autoridades en estas horas de consternación tras la matanza en las mezquitas de Christchurch”, añaden en ese mensaje.