Urdangarin no podrá salir de la cárcel al rechazar el Constitucional su recurso contra la sentencia de Nóos

El Tribunal Constitucional ha rechazado admitir a trámite el recurso de amparo del exduque de Palma Iñaki Urdangarin contra la sentencia del caso Nòos, que le condenó a 5 años y 10 meses de cárcel por los delitos de malversación, prevaricación y fraude, entre otros. El tribunal de garantías considera que el recurso carece de especial trascendencia constitucional para ser admitido. En su recurso, Urdangarin solicitaba además que se suspendiera la ejecución de su pena, y ser por lo tanto excarcelado, cosa que finalmente no ocurrirá.

El marido de la infanta Cristina de Borbón solicitaba que se declararan vulnerados sus derechos a la presunción de inocencia (artículo 24.2 de la Constitución), a la tutela judicial efectiva (artículo 24.1) y a la libertad personal (artículo 17.1). De este modo pedía que se declararan nulas las sentencias tanto de la Audiencia balear como del Supremo, en especial en lo relativo a la condena por malversación de caudales públicos.

Hay que recordar que Urdangarin fue condenado por el Supremo a 5 años y 10 meses de cárcel por malversación, prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias, pero su defensa tan solo pidió que se anulara la sentencia por malversación. Por ese delito, en concurso con el de prevaricación, fue condenado a 2 años y 3 meses de prisión. Su argumento fue que no había prueba de cargo válida contra el exduque de Palma en ese delito concreto, de modo que se habría vulnerado su derecho a la tutela judicial efectiva y a la presunción de inocencia. Y, al tiempo, añadía que si no se le hubiese condenado por ese delito de malversación, habría podido obtener beneficios penitenciarios o una suspensión o sustitución de la pena de prisión ya que la condena total habría quedado reducida a menos de cuatro años.

Para argumentar que la sentencia condenatoria "no hace referencia a ningún hecho concreto" realizado o desplegado por Urdangarin que explicite o justifique la condena por malversación, la defensa esgrimía que dicha resolución, "entremezclando hechos declarados probados con fundamentos jurídicos y viceversa", incide en que Urdangarin tuvo una influencia decisiva prevaliéndose de una íntima relación de amistad y de su posicionamiento institucional”. Ahora bien, según esta parte, "en ningún pasaje de la sentencia, ni de las actuaciones, se concrete intervención personal alguna mínimamente explicitada" de esta conducta de 'influencia prevalente' requerida para ser condenado por malversación.

Tampoco se detallaba según la defensa cómo y con qué actos concretos desarrolló Urdangarin tal conducta de prevalimiento en aras a su adecuada subsunción en el tipo penal que permite su calificación como cooperador necesario en la malversación. "La Sala describe conclusiones, no concreta ni relaciona hechos o actos del acusado que, en un devenir lógico-deductivo, explicarían aquéllas", añade el recurso.

Pese a todo esto, la Sección Primera, es decir, el presidente del tribunal, Juan José González Rivas, y los magistrados Alfredo Montoya y Cándido Conde-Pumpido, ha decidido por unanimidad que no procede admitir a trámite el recurso. La ley que rige el funcionamiento del TC determina que se cumplan una serie de requisitos para admitir un recurso, entre ellos que el fondo del asunto tenga “especial trascendencia constitucional”, algo que no aprecia en este caso.

Iñaki Urdangarin entró en prisión el 18 de junio de 2018 después de que el Supremo le impusiera la citada condena de 5 años y 10 meses de cárcel. Ahora, tras rechazar el Constitucional su recurso, se archivarán las actuaciones a no ser que el fiscal recurra esa decisión en el plazo de tres días.