España vincula con la CIA a dos asaltantes a la embajada norcoreana en Madrid

La agencia de inteligencia ha sido preguntada por su implicación y la respuesta ha sido negativa, pero "poco convincente"

La Policía y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) que investigan el asalto a la embajada de Corea del Norte en Madrid el pasado 22 de febrero creen que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estuvo implicada en lo ocurrido. Según informa 'El País' al menos dos de los diez asaltantes, que golpearon e interrogaron a las ocho personas que estaban en el edificio, han sido identificados y tienen vínculos con los servicios secretos estadounidenses. Interlocutores españoles han preguntado directamente a la CIA por su implicación en el caso y, como suele ser habitual en estos casos, la respuesta ha sido negativa, pero "poco convincente".

El asalto a la embajada norcoreana puede acabar provocando un conflicto diplomático entre Madrid y Washington. Fuentes gubernamentales consultadas por el diario español admiten que si la autoría de la CIA se confirma, se trataría de una actuación "inadmisible por parte de un país aliado". Y es que, los servicios de inteligencia estadounidenses habrían operado en suelo español sin pedir autorización ni informar a sus anfitriones, violando además las convenciones internacionales que protegen las legaciones diplomáticas.

Los indicios apuntan al servicio de espionaje estadounidense, en probable cooperación con el de Corea del Sur, y la prueba está en que la mayoría de los asaltantes eran surcoreanos, aunque dos de ellos tienen vínculos con la CIA.

La investigación depende del Juzgado 5 de la Audiencia Nacional, que podría ordenar la detención de los asaltantes identificados.

Los hechos ocurrieron el pasado día 22 en la embajada, situada en el número 43 de la calle Darío Aparicio, en el distrito madrileño de Moncloa-Aravaca, muy cerca del CNI, cuando varios hombres irrumpieron a primera hora de la tarde en el edificio y se hicieron con varios ordenadores.

El mutismo en torno al asalto fue grande desde el principio ya que, de forma oficial, la Policía Nacional se limitó a explicar que solo se tenía constancia de las lesiones sufridas por una mujer que fue atendida en la calle Viña del Pardo, vía que confluye con la de la embajada.

Por su parte, desde Emergencias Madrid indicaron que el Samur atendió de contusiones leves a tres personas que fueron dadas de altas en el lugar.

Las fuentes consultadas aseguraron que la representación diplomática no presentó denuncia, mientras que un portavoz de la embajada señaló que en la legación "no ha pasado nada".

La legación diplomática de Corea del Norte en España fue abierta en octubre de 2013 por el diplomático norcoreano Kim Hyok Chol, quien fue expulsado de España el 25 de septiembre de 2017 en respuesta a las pruebas balísticas de Pyongyang.

Kim Hyok Chol, que atribuyó su expulsión a la "diplomacia de sumisión" a Estados Unidos del Gobierno de Mariano Rajoy, es ahora uno de los principales interlocutores con la Administración de Donald Trump en las conversaciones con el líder supremo norcoreano, Kim Jong-un, de cara a una hipotética desnuclearización. La embajada en Madrid quedó reducida entonces al mínimo, con un encargado de negocios y un pequeño grupo de estudiantes de arquitectura.

Precisamente, 'El País' apunta que el comando buscaba información sobre Kim Hyok Chol, a pesar de que dejó Madrid hace año y medio.