EEUU se niega a dejar en tierra a los Boeing 737 MAX y Trump demanda aviones “más simples”

Los expertos creen que un nuevo sensor que empuja el morro del avión hacia abajo automáticamente si la nave se encuentra a mucha altura puede tener la culpa del accidente

La Administración Federal de Aviación de EEUU (FAA) ha confirmado que su revisión no tiene base alguna para ordenar dejar en tierra los aviones Boeing 737 MAX 8, cuya operación ha sido prohibida por Europa y más de una veintena de países tras el accidente ocurrido en Etiopía que causó 157 muertos. “Hasta ahora, nuestra revisión no muestra problemas sistémicos de rendimiento y no proporciona ninguna base para ordenar dejar en tierra el avión”, señaló en un comunicado la FAA, que depende del Departamento de Transporte.

La FAA, que tiene un equipo conjunto con la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, en inglés) en la zona del siniestro ocurrido el domingo en Etiopía, aseguró que tampoco otras autoridades civiles de otros países les ha “proporcionado datos que justifiquen la acción”.

“En el curso de nuestra revisión urgente de los datos del accidente del vuelo 203 de Ethiopian Airlines, si se identifica algún problema que afecte la aeronavegabilidad continua del avión la FAA tomará medidas inmediatas y apropiadas”, agregó.

Este martes, después de que China, Indonesia y otros países vetaran este modelo de Boeing, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) anunció que, como “medida preventiva” y para “asegurar la seguridad de todos los pasajeros”, también prohibía volar a todas las aeronaves 737 MAX 8 -y su hermano, el MAX 9- en su espacio aéreo.

Boeing insistió este martes en la seguridad de su gama de aviones 737 MAX y remitió a la autoridad estadounidense de aviación para argumentar que “no hay razones para emitir nuevas directrices a los operadores”.

El fabricante ha afrontado un duro castigo las dos últimas jornadas de la bolsa de Nueva York nunca visto en diez años: el lunes perdió casi 13.000 millones de dólares y este martes, con un retroceso del 6,15 %, se ha dejado otros 14.000 millones, un total de 27.000 millones de dólares en 48 horas.

Un portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere, dijo este martes que el presidente estadounidense, Donald Trump, habló con el presidente de Boeing, Dennis Muilenburg, y confirmó que la Casa Blanca sigue supervisando la situación.

Trump abogó precisamente en Twitter por aviones “más simples” que no requieran de un “Albert Einstein” como piloto. “No se necesitan ya pilotos, sino mas bien científicos informáticos del MIT”, agregó Trump en referencia al prestigioso Massachusetts Institute of Technology, para añadir que “siempre se busca ir un innecesario paso por delante cuando a menudo lo antiguo y simple es mucho mejor”.

Pese a que Trump hay veces que dice muchas cosas sin sentido, puede que en esta ocasión tenga razón, tal y como avalan algunos expertos. En este sentido hay que recordar que el octubre pasado, otro Boeing 737 MAX 8, de la compañía indonesia de bajo coste Lion Air, se hundió en el mar de Java con 189 personas a bordo, y la caja negra reveló fallos en un novedoso sistema automático.

En concreto, las investigaciones preliminares indicaron que los pilotos tuvieron dificultades con un nuevo sistema automático (MCAS), que usa un sensor para empujar el morro del avión hacia abajo automáticamente si la nave se encuentra a mucha altura cuando está siendo pilotada manualmente.

Los expertos temen que ese nuevo sistema de pilotaje automático esté implicado también en el accidente de Etiopía, aunque aún se están analizando las dos cajas negras del aparato.

En declaraciones a la Sexta, Ignacio Rubio, el presidente de Asetra (el presidente de la Asociación Española de Usuarios, Empresarios y Profesionales del Transporte Aéreo) asegura que este sistema “lo que hace es corregir el morro del avión, que éste no suba demasiado, y cuando ese sistema falla, provoca que el avión pique hacia abajo y se vuelva incontrolable para los pilotos”. 

El modelo en cuestión es el más novedoso avión comercial de Boeing, que fue introducido en 2017, por lo que hay también muchas dudas sobre el aprendizaje de algunos pilotos sobre el funcionamiento de este avión.

RELACIONADO