El pocero de Totalán insiste en que tapó la prospección con una piedra y tierra

Asegura ante la juez que tras producirse la caída de Julen comprobó cómo se había rebajado la zona y que no estaba la piedra con la que había tapado el sondeo

El pocero que excavó la prospección de Totalán por la que cayó el pequeño Julen el pasado 13 de enero, Antonio Sánchez, ha insistido este martes en su declaración como testigo ante la juez instructora en que él cerró la prospección con una piedra y tierra.

Antonio Sánchez ha comparecido en el Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga durante unos cuarenta minutos y ha relatado cómo dejó el pozo tras comprobar que no tenía agua, cómo se lo encontró tras el accidente y algunos datos concretos sobre la prospección.

En su declaración, que recoge Efe, ha argumentado que tras la caída del niño de 2 años, rescatado sin vida trece días después, él mismo comprobó en la finca que se había rebajado la zona y que no estaba la piedra con la que había tapado el sondeo para buscar agua.

La declaración de Antonio Sánchez se produce el mismo día en que estaban citados a declarar como testigos uno de los ayudantes de este operario, así como a la persona que realizó luego una zanja junto al talud que limita dicho agujero.

Estas comparecencias fueron solicitadas por la Fiscalía junto con la declaración de otros testigos, como los padres del pequeño y guardias civiles que intervinieron en el rescate; y también, pero como investigado, del dueño de la finca donde se encuentra el pozo, David Serrano, en este caso por un presunto delito de homicidio por imprudencia.

Serrano ha venido sosteniendo que el pozo no estaba bien cerrado y que él se puso en manos de un profesional, el pocero citado este martes ante la juez, para que le gestionara todo lo relacionado con los trámites administrativos para realizar la perforación de agua. Además, aseguró que el mismo día de los hechos tapó el agujero con dos bloques de hormigón y que avisó del peligro.

Después de éste, han declarado como testigos los padres de Julen, José y Victoria. Ambos ratificaron lo testificado al principio ante la Guardia Civil, aunque matizando y puntualizando algunos aspectos sobre el lugar y en concreto sobre el pozo, señalando ambos, según han dicho fuentes del caso, que desconocían la ubicación de esa perforación y las características de la misma.