Interior condecoró cinco veces a Villarejo cuando ya lideraba un “clan policial mafioso”

Dos de las medallas que recibió el excomisario, en prisión desde 2017, incluían una recompensa económica de carácter vitalicio

El excomisario José Manuel Villarejo recibió seis medallas, y no dos o tres, como había trascendido hasta ahora, por parte del Ministerio del Interior entre 1975 y 2013. Pero lo más llamativo, según informa este miércoles ‘El País’, es que el expolicía, en prisión desde noviembre de 2017 como principal imputado de la Operación Tándem, recibió cinco de ellas después de 2005 cuando presuntamente ya lideraba un “clan policial mafioso”, según la Audiencia Nacional. Además, dos de estas medallas incluían una recompensa económica de carácter vitalicio.

La primera condecoración concedida a Villarejo fue una Cruz al Mérito Policial con Distintivo Blanco concedida en 1975. En su expediente figura que ese año estaba destinado en el País Vasco en la lucha antiterrorista, aunque se desconocen los motivos de la concesión del distintitvo.

En 1983, Villarejo abandonó la policía con una excedencia para dedicarse a sus negocios y en 1994 se reincorporó al Cuerpo.

En 2009, con Alfredo Pérez Rubalcaba como ministro del Interior, se le concedió la Cruz al Mérito Policial con distintivo rojo. Las cuatro últimas condecoraciones las recibió Villarejo con Jorge Fernández Díaz al frente del mismo ministerio.

Dos años después de recibir la última medalla, en 2013, y cuando ya había salido a la luz los millonarios negocios del comisario, Fernández Díaz defendió sus “relevantes servicios” prestados en la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado para justificar la distinción.

Villarejo se encuentra en prisión provisional desde noviembre de 2017 investigado por liderar durante años un clan “parapolicial” mafioso. Desde la cárcel, el excomisario defiende que está “dispuesto a llegar hasta el final” para defenderse y acusa al CNI y a su director, Félix Sanz Roldán, de haber emprendido una “campaña” contra su persona.

En su cruzada personal, el excomisario dijo hace un par de días en un comunicado que ni el PP ni el PSOE tuvieron nunca la “voluntad política” de indagar la “autoría intelectual” de los atentados del 11-M, y que se desoyó información que tenía sobre un país en el que se diseñó la matanza terrorista para influir en la política española.