La crisis política de Justin Trudeau se agrava con la dimisión de otra ministra

La presidenta de la Junta del Tesoro, Jane Philpott, una de las mujeres con más poder en el Gobierno de Trudeau, ha anunciado su renuncia del gabinete

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha perdido a otra ministra clave este lunes en medio del creciente escándalo en torno a la gestión por parte del Gobierno de un caso de corrupción que implica al gigante de la ingeniería SNC-Lavalin y que amenaza con lastrar al Ejecutivo liberal. La presidenta de la Junta del Tesoro, Jane Philpott, una de las mujeres con más poder en el Gobierno de Trudeau, ha anunciado su renuncia del gabinete porque no puede seguir defendiendo la gestión del Gobierno en el caso SNC-Lavalin.

Philpott es la segunda mujer de alto nivel en dimitir del gabinete de Trudeau en las últimas semanas en relación con las denuncias de que la oficina del primer ministro presionó a la antigua ministra de Justicia Jody Wilson Raybould para que ofreciera un mejor acuerdo a SNC-Lavalin, un importante generador de empleo en Quebec.

La empresa está siendo investigada por presuntos sobornos multimillonarios para conseguir contratos en Libia y se enfrenta a una prohibición de participar en contratos federales durante 10 años de ser condenada.

Wilson-Raybould, la primera indígena en convertirse en fiscal general de Canadá, dimitió de su cargo el pasado febrero tras ser degradada a la cartera de Asuntos de los Veteranos en una remodelación ministerial provocada por la salida de otro ministro.

En su comunicado, Philpot ha expresado su preocupación por las “pruebas de esfuerzos por parte de políticos y/o funcionarios para presionar a la antigua fiscal general para que interviniera en la causa penal en la que está implicada SNC-Lavalin”. En su opinión, se está poniendo en peligro la independencia de la justicia. “He perdido la confianza en cómo el Gobierno ha tratado este asunto y en cómo ha respondido a las cuestiones planteadas”, ha aclarado.

En declaraciones posteriores durante un acto sobre cambio climático con partidarios liberales en Toronto este lunes, Trudeau ha agradecido a Philpott su servicio, elogiando su “cambio transformador” en sus muchas carteras. “En una democracia como la nuestra, y en un espacio en el que valoramos nuestra diversidad tanto, se nos permiten desacuerdos y debate”, ha resaltado el primer ministro. “Incluso los alentamos”, ha añadido.

Trudeau ha asegurado que se toma “muy en serio” el asunto que ha estado acaparando titulares desde hace casi un mes. La renuncia de Philpott, que ha sido ministra de Salud, y ministra de Servicios Indígenas antes de ser ascendida a presidenta de la Junta del Tesoro, supone un duro revés para Trudeau a ocho meses de las elecciones.

El primer ministro ya ha perdido a su mano derecha, Gerald Butts, por este escándalo. Butts dimitió como secretario principal de Trudeau el pasado 18 de febrero en medio a las alegaciones de que él y casi otra decena de responsables ejercieron presión política sobre Wilson-Raybould para que revocara la decisión del director del Servicio Fiscal Público de procesar a SNC-Lavalin.

Butts, estrecho amigo de Trudeau además de su principal estratega, está previsto que testifique ante la comisión de Justicia del Parlamento este miércoles para responder a las alegaciones formuladas por Wilson-Raybould durante su testimonio ante este comité.

El líder de los conservadores, Andrew Scheer, que ya ha pedido a Trudeau que dimita por este escándalo, ha subrayado en su Twitter este lunes que el Gobierno liberal está inmerso “en el caos”.