Tardá dice adiós al Congreso y comunica a la dirección de ERC que no repetirá en las listas

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, ha comunicado formalmente a la dirección del partido que no repetirá en las listas de la formación de las elecciones generales del 28 de abril, poniendo así punto final a su trayectoria en la Cámara Baja, que empezó en 2004. En la rueda de prensa posterior a la reunión de la dirección del partido, la portavoz de los republicanos, Marta Vilalta, ha confirmado la decisión y ha reivindicado que Tardà seguirá siendo un "gran activo" sea cual sea su camino a partir de ahora.

“Es un gran activo no solo para la familia de ERC, sino para el republicanismo en general, para aquellos que defienden la justicia social. Es un ejemplo de lucha y de dignidad y así lo ha sido siempre en las tareas tanto en el Congreso como allí donde ha estado”, ha concluido.

Su trayectoria política podría haberse acortado si el partido hubiese atendido sus ruegos de apartarse antes, pero la dirección lo ha necesitado dirigiendo el grupo parlamentario junto con Gabriel Rufián en una legislatura de vértigo, que se ha solapado con la etapa de gobierno de Carles Puigdemont y el 1-O. Tardà aceptó mantenerse como referente de ERC en Madrid unos años más, consciente de las turbulencias que se avecinaban y que, a raíz de la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre de 2017, derivaron en el encarcelamiento de Oriol Junqueras, el “exilio” de Marta Rovira y el procesamiento de otros cargos republicanos.

En 2004, concurrió a las elecciones generales dentro de la candidatura liderada circunstancialmente por Josep Lluís Carod-Rovira, y a partir de ese momento inició una etapa de década y media como diputado en el Congreso. Como escudero primero de Joan Puigcercós, luego de Joan Ridao y más tarde de Alfred Bosch, fue forjándose una imagen de voz libre y desacomplejada, vehemente y sincera, que no siempre gustaba a la dirección del partido porque a veces no encajaba con su estrategia.

Siempre identificado con el sector más izquierdista de ERC y especialmente sensible en temas de memoria histórica, Tardà fue objeto de polémica cuando el 6 de diciembre de 2008, en un acto en Barcelona organizado por las juventudes del partido en contra de la Constitución, gritó: “Viva la República, muerte al Borbón”. Al día siguiente, precisó que sus palabras representaban “una crítica a la monarquía como institución”, no “a una persona física”, porque nunca ha “deseado la muerte de nadie”, y pidió contextualizar su expresión con el grito que “conmemoraba la Guerra de Sucesión y los hechos de 1714”, cuando las tropas borbónicas de Felipe V tomaron Barcelona.

En las dos elecciones seguidas en diciembre de 2015 y junio de 2016, Tardà hizo tándem electoral con Gabriel Rufián, con quien consiguió situar a ERC como segunda fuerza en Cataluña, con 9 diputados. Desde entonces, ha vivido su quinta legislatura como diputado en el Congreso, la última antes de decir adiós.