Rivera: ‘No me veréis hablando de Franco o del aborto, eso se lo dejo a Casado y Sánchez’

El líder de Cs, Albert Rivera, ha reprochado este sábado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y al dirigente del PP, Pablo Casado, que se centran en buscar diferencias entre aspirantes a La Moncloa: “No me veréis hablando de Franco ni del aborto. Eso lo dejo para Casado y Sánchez. Yo quiero hablar de España”.

Lo ha dicho durante un ‘Encuentro Ciudadano’ con la líder en Catalunya, Inés Arrimadas; la líder en el Ayuntamiento de Barcelona, Carina Mejías, y el excalcalde de L’Hospitalet y ‘número 3’ de Manuel Valls a la Alcaldía de Barcelona, Celestino Corbacho.

Rivera ha hecho especial mención al exministro socialista de Trabajo Celestino Corbacho, presente en el acto y que se suma como número tres a la lista de Manuel Valls al Ayuntamiento de Barcelona, y ha apostado por sumar “gente con empuje y experiencia”.

“Yo no veo en el votante del PSOE o del PP un enemigo: yo veo a un compatriota, con diferentes ideas”, pero Rivera ha dicho que sí ve a sus líderes interesados en buscar diferencias.

“Ojalá Celestino, consigáis junto a Manuel Valls y esa plataforma, que hemos formado, liderar Barcelona, que necesita un alcalde y un equipo de constitucionalistas para que vuelva a ser motor de España” ha añadido.

En la misma línea, la líder en Cataluña y candidata por Barcelona, Inés Arrimadas ha asegurado que España no se puede permitir cambiar al PSOE por el PP porque “cuando se les deja solos, nos venden. Hemos sido moneda de cambio”.

Soy primero de España

Por otro lado, ha insistido en que no aspira a una España en que todos tengan el carné de Cs: “Yo primero soy de España y después de Cs”, y ha pedido unir a la gente más válida para gobernar.

En todo el discurso ha insistido en que es momento de unirse con gente “de empuje, de la sociedad civil y con experiencia”, porque éste es un momento que ha definido como histórico y con necesidad de reformas históricas.

Por eso, ha destacado al “constitucionalista” Corbacho como ejemplo de que Cs debe ser valiente para sumar con gente como el exministro socialista y como el exprimer ministro francés Manuel Valls.

También ha dicho que Cs no ha parado de crecer, desde sus principios, en esa dirección de unir, y ha pedido gobernar así también: junto a personas “con experiencia”.

Ha vuelto a aludir a Valls y Corbacho como ejemplo de lo que se puede conseguir en Barcelona, para que la capital catalana sea un motor de cambio frente al proceso soberanista: “Para que las ciudades sean de todos, no solo de los separatistas”.

Sánchez se quita de en medio a Borrell

Ha seguido citando a socialistas al acusar a Sánchez de “expulsar a todo socialista constitucionalista: está diciéndoles ‘Váyanse ustedes o quitándoles de las listas electorales”.

“A (Alfonso) Guerra le quita la Fundación. Soraya Rodríguez y no sé quién más en el Parlamento ya no van a repetir”, y otros se van porque priorizan ser constitucionalista y español antes que socialista, según él.

“Pues quiero unir a toda esa gente. Quiero darme la mano con toda esa gente”, y ha asegurado que todo esto también está pasando en el PP porque hay populares que son liberales y no conservadores que quiere un nuevo proyecto para España.

También ha aludido al ministro socialista de Exteriores, cuyo futuro considera condicionado por el proceso soberanista: “Ya se han cobrado la cabeza de (Josep) Borrell los separatistas. Ahora mismo es como un trofeo en la sede de ERC: ‘Oiga, que no queremos a éste’. Pues lo enviamos para Europa”.

Para el líder de Cs, antes de la campaña de las generales “están intentando pactar el siguiente Gobierno, incluso escogiendo a los ministros que tienen que estar ahí”.

Frente a PP y PSOE, ha reivindicado que “la dicotomía ha muerto” en favor de lo que él define como una tercera España, y ha negado a Sánchez que haya que reconstruir la izquierda, alegando que España es quien necesita ser reconstruida.

Proyectar el futuro

También ha defendido que no se trata solo de echar a Pedro Sánchez de La Moncloa, sino de proyectar el futuro, y ha afirmado que “eso es lo que tienen que decidir los conservadores”.

“¿Qué quieren? ¿Volver al pasado? ¿Es eso lo que quieren los conservadores? ¿Volver a los años 80? No”, les ha advertido.

Para dejar el pasado y mirar al futuro, ha vuelto a defender la unión de los expertos y de los jóvenes, como Arrimadas, “gente preparada, valiente” del siglo XXI, sin olvidar la experiencia de gente que antes ha construido España ni olvidar tampoco a quienes no tienen experiencia política pero sí en otros sectores.

RELACIONADO