Cs utiliza la mediación de Urkullu para atacar al PP en plena precampaña electoral

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha afirmado que él "nunca" hubiera aceptado una mediación como la que realizó el lehendakari, Iñigo Urkullu, entre el Gobierno de Mariano Rajoy y la Generalitat, cuando gobernaba Carles Puigdemont, en los días previos a la declaración unilateral de independencia (DUI). La reacción de Rivera se produjo poco después de que el lehendakari Iñigo Urkullu testificara en el juicio a los líderes del 'procés'. Mientras tanto el PP, que utilizó la figura del 'relator' para atacar sin contemplaciones al Gobierno de Pedro Sánchez, ha tratado de desviar el foco de atención criticando al PNV por sus 'guiños' al independentismo.

En una rueda de prensa en el Congreso, Rivera señaló el jueves que “no tiene que haber mediación entre un Gobierno nacional y el de una comunidad autónoma”, como ocurrió en octubre de 2017, como el mismo día había declarado Urkullu en el juicio del “procés”. Según el presidente de la formación naranja, tendrá que ser el PP quien explique si “aceptó la mediación de un partido nacionalista para negociar con Puigdemont”. El lehendakari relató que habló con Puigdemont para intentar convencerle de que convocara elecciones en lugar de declarar la independencia, como finalmente ocurrió.

Por su parte, la secretaria general del PP vasco, Amaya Fernández, ha expresado en Bilbao su preocupación por el hecho de que el PNV, que gobierna gran parte de las instituciones vascas, haga “continuamente guiños” a los independentistas y exprese su apoyo a los políticos presos del “procés”.

A preguntas de los periodistas sobre la declaración del lehendakari, Fernández ha dicho que “los vascos hemos visto como los políticos del PNV” se han manifestado en las calles en apoyo del “procés” y han apoyado y visitado en la cárcel a quienes están presos por esa causa, al tiempo que han exhibido lazos amarillos. Además, se ha declarado preocupada por el hecho de que ese mismo partido “haya iniciado un proceso de derribo del Estatuto de autonomía” desde que rubricó un acuerdo con EH Bildu para impulsar “un nuevo estatus jurídico” y el derecho de autodeterminación, según sus palabras.

Según Fernández, el PNV trata ahora, antes de las elecciones, “de envolverse en la bandera del Estatuto de Gernika” cuando reclama que se transfieran competencias, para después de los comicios “volverán a sacar ese plan Ibarretxe II del cajón” y “volverán a hacer política en clave de lo que está sucediendo en Cataluña”.