Sánchez utiliza el Brexit para alertar de que con la ultraderecha no se puede ir “ni a la vuelta de la esquina”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha alertado este miércoles de que el Brexit, el proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europea, viene a demostrar de que "con la ultraderecha no se puede ir ni a la vuelta de la esquina". Así lo ha advertido en su última intervención ante el Pleno del Congreso de los Diputados antes de las elecciones para informar de los últimos acontecimientos relacionados con la negociación entre la UE y Reino Unido para formalizar la retirada de los británicos.

El Brexit ha permitido al jefe del Ejecutivo lanzar un mensaje de aviso sobre los riesgos que podría entrañar aliarse con la derecha radical de Vox, formación que, según apuntan todas las encuestas, está en alza desde las pasadas elecciones andaluzas del 2 de diciembre, en las que ha sido clave para dar el Gobierno a PP y Ciudadanos y desalojar por primera vez en democracia al PSOE de la Junta de Andalucía.

En lo que se refiere meramente a la próxima salida de Reino Unido de la UE, Sánchez ha anunciado la aprobación este próximo viernes en el Consejo de Ministros de un decreto ley para afrontar un Brexit “desordenado”, un plan que el Ejecutivo ya había avanzado en diciembre. El Real decreto ley del viernes se supeditará a la salida sin acuerdo del Reino Unido y tendrá un carácter temporal. La norma, que debe ser convalidada en quince días por el Congreso, contendrá normas de contingencia que no pretenden regular definitivamente sino “facilitar el tránsito” de todo este proceso de salida no acordada del Reino Unido.

En esa línea, ha aprovechado para recriminar al Gobierno de Mariano Rajoy que ni siquiera tuviera hecho un borrador del plan de contingencia ante las repercusiones que tendría para España la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Además, ha respondido al anuncio de la primera ministra británica, Theresa May, sobre un posible aplazamiento del Brexit, subrayando que “prolongar la incertidumbre postergando plazos no es una alternativa razonable ni deseable”. Sánchez ha hecho esta advertencia, y aunque ha admitido que España no se va a oponer a la concesión de una prórroga eventual ha señalado que dicha prórroga debe conllevar una “perspectiva cierta de resolución”.

El jefe del Ejecutivo ha explicado también que España está dispuesta a modificar la declaración política de relación futura entre la Unión Europea y el Reino Unido “para hacerla más ambiciosa”, si este país accede a cambiar sus “líneas rojas”.

Por otro lado, y en primer lugar, el presidente ha hecho un llamamiento a las fuerzas políticas para que extraigan lecciones de la legislatura que termina y que el próximo Congreso, cuya composición se decidirá en las elecciones generales del 28 de abril, sea un lugar para unir y no enfrentar.

Sánchez ha comenzado su intervención con una reivindicación de la labor parlamentaria y ha apelado a que, sea cual sea el resultado de los comicios, se “extraigan las lecciones necesarias” para que el Legislativo esté a la altura de los ciudadanos.

El presidente ha defendido que los debates en el Congreso deben reflejar la idea de una España abierta, diversa, dialogante, integradora y tolerante, y parecerse más “a la España real” en la que “cabemos todos”. Que el Congreso de los Diputados sirva para “unir a los españoles” y “nunca más” para el enfrentamiento, ha enfatizado el jefe del Ejecutivo.

Solución pacífica en Venezuela

Más tarde, Sánchez ha manifestado “rotundamente” el rechazo del Ejecutivo “a cualquier solución no pacífica y a cualquier intervención exterior” en Venezuela y ha avanzado que el Gobierno está estudiando cómo ofrecer un estatus migratorio alternativo a los venezolanos que han solicitado protección internacional en España y que no cumplen los requisitos para obtener el estatus de refugiado.

Son más de 20.000 los ciudadanos procedentes de Venezuela que han solicitado protección en España en 2018, ha detallado el presidente, quien ha insistido en que su objetivo es que el país caribeño celebre unas elecciones libres democráticas y garantizadas porque es la “única solución posible” a la crisis que vive.

“No buscamos poner o quitar gobiernos o presidentes en Venezuela” porque eso no les corresponde, ha subrayado, pero lo que sí están haciendo es trabajar para que este país vuelva a la senda democrática.

Así, ha recalcado que el Gobierno que preside ha sido el que ha promovido el “esfuerzo colectivo” en el ámbito europeo y el de la ONU para “asistir y acompañar” al país hacia unas elecciones democráticas presidenciales y ese es el objetivo del grupo de contacto que se ha formado.

Sánchez ha querido subrayar algo “importante”, que dicho grupo “no es en ningún caso una iniciativa de mediación”, porque “esa etapa ya pasó” y Nicolás Maduro ha demostrado ya que “no tiene intención de dialogar” además de que ha tratado de utilizar los intentos de mediación “para ganar tiempo y perpetuarse en el poder”.

El presidente del Gobierno ha insistido en que España “ha estado a la altura” en toda esta crisis y lo ha hecho movido por el convencimiento de que “el multilateralismo “refuerza” las acciones.

“Nada de lo que ocurre nos es ajeno, seguiremos comprometidos con la restauración de la democracia y con el profundo respeto al pueblo venezolano”, ha dicho Sánchez, quien ha asegurado que el Gobierno lamenta los actos de violencia de los últimos días ocurridos ante los intentos de hacer llegar al país la ayuda humanitaria.

Casado a Sánchez: “Es un caballo de Troya del independentismo”

Tras la comparecencia de Sánchez, ha llegado el turno del líder del PP, Pablo Casado, que ha acusado al presidente de ser “el caballo de Troya del independentismo en el Gobierno de España”, lo que considera demostrado porque se le ha “pillado negociando” con los soberanistas y “vendiendo la soberanía nacional”.

En su intervención, ha reprochado al presidente que advierta contra la ultraderecha en Europa, cuando la ultraderecha en el Reino Unido “es tan perversa como la extrema izquierda” con la que está pactando para mantenerse en La Moncloa.

Y tras instar al Sánchez a que “dialogue” con el PP si quiere recuperar la convivencia entre los españoles, y lamentar no haber podido entenderse con él durante esta legislatura que ahora termina, ha despedido al presidente, en esta última comparecencia en el Congreso, con un: “Ojalá se vaya con tanta paz como descanso deja”.

Casado ha exigido a Sánchez que no pretenda dar “lecciones de moderación” con respecto al Brexit porque es “una broma”, tras cuestionar “qué partido europeo negociaría con un partido secesionista” como considera que ha hecho el titular del Ejecutivo.

Además, ha recriminado que ahora “manda” al ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, a Europa para “seguir pactando con los independentistas”, en referencia a su designación como candidato del PSOE para las elecciones europeas.

Por eso, ha concluido que “no es una cuestión de extrema derecha ni de extrema izquierda”, sino que el PSOE ha pactado con esta última “desde hace décadas para no perder la silla”.

El líder del PP ha advertido a los españoles de que el 28 de abril deben decidir si “validan” la estrategia de Sánchez de “seguir negociando con los batasunos, independentistas y comunistas” o eligen “la alternativa de confiar en un Gobierno del PP que pueda hacer cumplir la ley en toda España”.

“Podía haber hecho algo, pero ha decido no hacer nada y por eso creo que al final va a recibir el correctivo de los españoles, que no quieren una política de cesión y venta de su propia soberanía”, ha augurado.

Los comentarios de Disqus están cargando....