Casado atribuye al PP la ley contra la violencia de género y evita usar la palabra ‘maltratadores’

El presidente del PP, Pablo Casado, la lía cada vez que habla de violencia de género o, de forma más genérica, de los derechos de las mujeres. El fin de semana aparecieron unas declaraciones suyas sobre el aborto dando lecciones a las mujeres sobre 'lo que llevan dentro' que provocaron una sucesión de reacciones de indignación. El lunes por la noche, estuvo en TVE e hizo otras dos afirmaciones, una inexacta y otra reveladora de su actitud ante la violencia machista, cada vez más próxima a la de la extrema derecha de Vox.

“Como partido que hemos sido el primer partido de España en lanzar una ley contra la violencia de género en el 2004, luego se aprobó unos meses después pero la redactamos nosotros”, aseguró cuando el entrevistador le preguntó por la propuesta de Vox en Andalucía para que se pueda identificar a los trabajadores y trabajadoras públicos en los ámbitos que combaten esa lacra social. Casado exigió en un tono displicente que a su partido no le den “lecciones” al respecto. Pero lo cierto es que lo que dijo no responde a la realidad. La ley contra la violencia de género se aprobó por unanimidad en el Congreso, pero se promovió en las organizaciones de mujeres y la impulsó y redactó el Gobierno de Zapatero en 2004, en medio de las descalificaciones de Aznar, quien llegó a decir que la norma “no servía para nada”.

Por otro lado, Casado se refirió a los maltratadores como “esa persona que no se está portando bien con ellas”, en referencia a las mujeres. “Además de las medidas para ayudar a quienes ya son víctimas, nosotros apostamos sobre todo por la autonomía de las mujeres para dar un portazo a esa persona que no se está portando bien con ellas”, dijo exactamente el líder del PP, recurriendo a un eufemismo que ha suscitado un aluvión de críticas.

En la entrevista, Casado se mostró partidario de crear fondos públicos a través de una Ley de apoyo a la maternidad para ayudar a las mujeres a que decidan no abortar. Ese dinero público evitaría, según Casado, que las mujeres abortaran ante tesituras como las que pueden motivar la presión de la pareja, la de la familia o la proveniente de problemas económicos.

El líder del PP subrayó que la vigente legislación sobre el aborto “no le vale al PP” como demuestra el recurso que presentó ante el Tribunal Constitucional. “Hay 100.000 abortos en España, pero no creo que haya ayudas a la maternidad”, ha añadido antes de citar como ejemplos posibles ayudas a la vivienda, a inserción laboral o a “pisos de acogida”. Al hilo de todo ello, el periodista le preguntó por esa declaración de que es bueno “que las mujeres que se vean en una incertidumbre, sepan lo que llevan dentro”. “Creo que hay que leerse las entrevista enteras”, le espetó Casado, pese a que eso es literalmente lo que dijo. De hecho el periodista cortó el intento de echar balones fuera con una frase lapidaria: “El vídeo está disponible”.”La gente tiene que tener información, cuanta más mejor”, enfatizó Casado para justificar sus palabras.

El “blanqueo” de los maltratadores de Casado

La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, ha acusado este martes a Casado de “blanquear a los maltratadores” de mujeres para “acercarse más a VOX y a todos esos machistas que intentan acabar con nuestra Ley contra la Violencia de Género”. Lastra ha argumentado que por eso Casado “es incapaz de llamar a las cosas por su nombre y de condenar a este tipo de delincuentes”.

Tras defender que las mujeres españolas están “muy cansaditas ya de que la derecha las ponga siempre en solfa”, Lastra ha recordado a Casado que “la última vez que un ministro con mayoría absoluta quiso atacar a las mujeres, el que perdió su Ministerio fue él”, en lugar de perder las mujeres sus derechos, en alusión al exministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón.

En los pasillos del Congreso, la también portavoz del grupo parlamentario socialista ha criticado además que el PP quiera volver a la ley del aborto de 1985, ya que, a su juicio, esa está “ampliamente superada” y las mujeres están “satisfechas” con la ley actual.

Ha replicado asimismo al líder del PP que las mujeres “saben lo que tienen dentro”, cuando están embarazados y que “no tiene que venir un señor a contarlo”, después de que Casado dijera en una entrevista con El Español que las mujeres, antes de abortar, deben saber “lo que llevan dentro: una vida autónoma”.

También la portavoz parlamentaria de Unidos Podemos, Irene Montero, le ha recordado cómo Gallardón “acabó expulsado” por las “mujeres de este país”. Para la dirigente ‘morada’, las palabras de Casado son “vergonzosas” e “imprudentes”, especialmente las relacionadas con la violencia de género porque, a su juicio, da a entender que es “un problema individual”, como si “fuera cuestión de que algunos hombres se portan mal con sus compañeras” y “lo limita al ámbito de las parejas o exparejas”.

“En España, en el siglo XXI, sabemos que la violencia de género y las violencias sexuales son múltiples y se pueden dar en el contexto de la vida cotidiana y no sólo en el ámbito de la pareja”, ha insistido Montero, para apuntar, además, que “no se trata de un problema individual, sino colectivo y social” que procede “del machismo instalado en la sociedad”.

Finalmente, la portavoz adjunta de Ciudadanos en el Congreso, Melisa Rodríguez, ha explicado a los periodistas que cuando escucha al líder ‘popular” se le pone “toda la pantalla en blanco y negro” y piensa “en otra época”. A su juicio, reabrir debates superados por la sociedad “no lleva a nada” y cree que “ninguna campaña electoral justifica” las declaraciones de Casado. Por ejemplo, Rodríguez ha denunciado que el presidente del PP “no hable directamente de violencia de género” cuando ha habido un pactor sobre esta lacra en el Congreso en el que han participado todos los grupos parlamentarios.