El Gobierno prevé que la descarbonización rebaje un 12% la factura de la luz antes de impuestos en 2030

A partir de ese año, el precio de la luz descenderá por la entrada masiva de renovables, que al ser baratas y competitivas favorecerá a los hogares de menor renta y a los colectivos vulnerables

El Gobierno estima que el recibo de la luz bajará un 12%, antes de impuestos, en 2030, respecto al precio actual, debido a las medidas para la descarbonización que se incluyen en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030.

En concreto, la previsión es que, a partir de ese año, el precio medio de la luz descienda por la entrada masiva de renovables, al ser tecnologías baratas y competitivas, lo que favorecerá a los hogares de menor renta y, especialmente, a los colectivos vulnerables.

Fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica indicaron que esta rebaja en el recibo de la luz sería mayor si se incluyera un paquete de fiscalidad en el que se está ya trabajando con el Ministerio de Hacienda. “Pero a día de hoy, no hay medidas fiscales concretas”, añadieron.

El Gobierno complementará el conjunto de medidas recogidas en el Marco Estratégico de Energía y Clima con la Estrategia contra la Pobreza Energética, en fase de elaboración.

En este sentido, las mismas fuentes señalaron que se está trabajando también en decidir “un nuevo bono social” energético, cuando actualmente existe el eléctrico y se creó el térmico a finales del pasado año, que podría ir en la línea de un bono “multicombustible y que sea lo más elástico posible”, en la línea del que existe en países de nuestro entorno como Portugal o Francia.

En la rueda de prensa posterior al consejo de ministros en el que se ha aprobado el borrador del plan, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha admitido que las inversiones, pese a ser inmediatas tras la aprobación del plan, tienen un cierto retraso hasta que se hacen visibles.

Por ello, ha explicado que estas inversiones comenzarán a ser “claras” a partir del año 2025, fecha a partir de la cual el efecto exponencial de las inversiones supondrían una rebaja “aún más pronunciada”.

Además, esta ‘hoja de ruta’ del Gobierno a 2030 hacia la descarbonización prevé unos efectos macroeconómicos que pasan por una movilización de unos 236.000 millones de euros en la próxima década.

El 80% de estas inversiones se realizarán por parte del sector privado. El 20% restante, unos 47.000 millones, serán inversiones de las distintas administraciones públicas, que actuarán como palanca de la financiación privada y que se centrarán, fundamentalmente, en ayudas de ahorro y la eficiencia energética.

Asimismo, la menor importación de combustibles fósiles -en especial petróleo y carbón- y la progresiva penetración de las energías renovables mejorará la dependencia energética del exterior en 15 puntos porcentuales, pasando del 74% en 2017 al 59% en 2030, lo que además de fortalecer la seguridad energética nacional tendrá un impacto favorable en la balanza comercial del país.

En concreto, la reducción de las importaciones se cuantifica en 75.379 millones de euros en la próxima década respecto al escenario tendencial, es decir, sin el conjunto de medidas que plantea el plan.

Como resultado de las inversiones previstas, el ahorro energético y los cambios en el ‘mix’ energético, el PIB aumentará entre 19.300 y 25.100 millones de euros al año entre 2021 y 2030, en torno a un 1,8% en 2030.

En lo que respecta al empleo, se generarán entre 250.000 y 364.000 nuevos puestos de trabajo netos anuales, un aumento del 1,7% en 2030, según ha detallado la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Las inversiones en renovables serán el principal motor de generación de empleo: entre 102.000 y 182.000 nuevos puestos netos año. Le siguen las acciones vinculadas al ahorro y la eficiencia energética, especialmente rehabilitación, que generarán entre 42.000 y 80.000 nuevos empleos año.

Así, por sectores, el mayor crecimiento se producirá en el comercio y reparación (52.700 empleos en 2030); seguido de la industria manufacturera (52.000 empleos en 2030) y la construcción (41.700 empleos en 2030).

RELACIONADO