Sánchez acusa a Rivera de ser un ‘chaquetero’ tras un duro ataque del líder de Cs por sus pactos

El presidente del Gobierno ha reprochado a Pablo Casado que base su oposición en "el insulto y la mentira" y se ha defendido también de los reproches de Irene Montero y Albert Rivera

La precampaña ha llegado al Congreso de los Diputados en la última sesión de control, que se ha convertido en una lluvia de críticas al Gobierno y a su presidente, Pedro Sánchez. El primero en abrir fuego ha sido el líder del PP, Pablo Casado, pero también Irene Montero, portavoz de Unidos Podemos, no ha dejado pasar la oportunidad para reivindicarse como la única alternativa válida para los votantes de izquierdas, ya que el PSOE “no es de fiar”. A los reproches se ha sumado desde Ciudadanos Albert Rivera, que ha vuelto a hablar una vez más del asunto catalán y del diálogo entre el Gobierno y la Generalitat. Sánchez se ha defendido echando en cara a Casado sus insultos y afirmando que Rivera es un “chaquetero”, pero ha estado más comedido con Montero, a la que, eso sí, ha pedido que haga que su grupo rectifique y vuelva a sentarse en la mesa del Pacto de Toledo.

La penúltima sesión de control de esta legislatura antes de que Sánchez convoque elecciones se ha llenado de reproches. Casado se ha mostrado convencido de que su partido ganará las elecciones para “recuperar la dignidad de España” y le ha dado un consejo al presidente: “Empaquete el colchón de La Moncloa en dos meses“, en referencia a un pasaje del libro publicado por el jefe del Ejecutivo, ‘Manual de resistencia’, en el que el presidente revela que su “primera decisión” en Moncloa fue renovar el colchón de su cama de matrimonio. El presidente ha reprochado por su parte a Casado que base su oposición en “el insulto y la mentira”. “Tiene la lengua larga del insulto y las patas muy cortas de la mentira”, ha dicho Sánchez.

En un duro rifirrafe, el socialista ha dicho que “ojalá” en esos comicios “la mentira y la crispación salgan de la vida política” con Casado “derrotado”. Además, ha realizado un “balance razonable y positivo” en estos meses y ha admitido que le habría gustado aprobar unos Presupuestos “sociales”, algo que, según ha dicho, será lo primero que hará si cuenta con mayoría en la Cámara.

Sin embargo, Casado ha señalado que ese balance se resume en una frase: “nadie hizo tanto daño a España nunca en tan poco tiempo”. Ha acusado así al presidente de haber intentado “vender la nación a quienes quieren destruirla” y haber prometido indultos, retirar la acusación de rebelión a los procesados del procés e incluso haber aceptado el derecho de autodeterminación que reclamaban los independentistas si no fuera porque el propio PP lo denunció.

Tras insistir en que Sánchez no renuncia a volver a pactar con los independentistas, también ha lamentado que los socialistas hayan tenido tiempo de “pinchar la economía” y les ha echado en cara el “efecto demagógico llamada” que ha provocado el aumento de la llegada de inmigrantes ilegales.

“Ahora que sabemos en esa la feria de las vanidades que le han escrito cuál fue su primera decisión como presidente del Gobierno le recomendamos que empaquete el colchón porque lo sacará de la Moncloa en dos meses; vamos a ganar elecciones para recuperar la dignidad de España”, ha dicho Casado.

“Qué nivel señor Casado“, ha lamentado Sánchez tras escuchar al líder del PP, acusándole de haber traído “el insulto y la mentira como proyecto político” y de tener “la lengua larga del insulto y las patas muy cortas de la mentira”. Una forma de actuar por la que no es que pierda la razón, porque Casado “no tiene ni razones ni argumentos para ser oposición”, le ha dicho Sánchez.

En esa línea, ha vuelto a sacar a relucir la “foto de Colón” en la que Casado aparece con los líderes de Ciudadanos y Vox, la foto del “bloque de la involución” que no se manifestó contra el independentismo “sino contra el Gobierno legítimo de España”.

Pedro Sánchez ha advertido de que Casado dibuja una España en la que solo cabe él, frente a la que defienden los socialistas en la que “caben todos”, por eso ha expresado su deseo de que se proyecto de “mentira y crispación” salga derrotado en las urnas el 28 de abril.

Podemos acusa a Sánchez de aplicar los recortes del PP

Minutos más tarde, el presidente también ha recibido críticas de Unidos Podemos de la boca de Irene Montero, que se ha estrenado en la recta final de la legislatura con su primera pregunta al jefe del Ejecutivo, a quien ha acusado de haber traído a España los recortes “por la puerta de atrás” no gastando más del 50% de lo presupuestado por el anterior Gobierno de Mariano Rajoy, lo que ha servido a Sánchez para afirmar que “se nota que ha llegado la precampaña electoral”.

La portavoz parlamentaria de Podemos ha acusado a Sánchez de hacer “secreto” los mismos recortes que ejecutaba el PP y de no ser “de fiar”, mientras que el jefe del Ejecutivo ha recriminado al partido morado sus “errores” al bloquear el Pacto de Toledo o tumbar el decreto de vivienda.

“Imponer estos recortes es la prueba de que no son de fiar y que cuando nadie les ve, se comportan igual que el PP de Montoro”, ha denunciado la portavoz, en un rifirrafe que ha servido para escenificar y consumar la ruptura entre el Podemos y PSOE, hasta ahora aliados parlamentarios.

En su turno de réplica, el presidente Sánchez no ha hecho referencia a la cuestión de la que le ha acusado Montero, y ha aprovechado para reprochar al partido morado los “errores” que, a su juicio, han cometido estas últimas semanas, el último, el de “bloquear” el Pacto de Toledo. “Me gustaría que reflexionaran”, ha apostillado.

El encontronazo se ha producido después de que Montero haya preguntado a Sánchez sobre su valoración de los ocho meses que ha estado al frente del Gobierno. “La valoración que hago es positiva, razonable. Creo que con este Gobierno abrimos una etapa nueva en la política”, ha defendido Sánchez. “En estos ocho meses hemos hecho muchas cosas. Mi primer compromiso si soy elegido presidente del Gobierno será traer unos Presupuestos sociales, que es lo que necesita la ciudadanía”, ha apostillado.

En su réplica, la dirigente de Podemos ha comenzado señalando que si el PSOE llegó al Gobierno fue gracias al “empuje democrático” de las movilizaciones de pensionistas y mujeres y por las negociaciones de Unidos Podemos para sacar adelante la moción de censura. “Llegaron al Gobierno a pesar de ustedes”, ha afirmado.

En esta línea, Montero también ha asegurado que si no hubiera sido por su grupo parlamentario, el PSOE “jamás habría presentado” los Presupuestos que presentó. “Les hemos arrancado cambios por encima de sus posibilidades”, ha espetado.

A continuación, la portavoz ha exigido al presidente que confirme si su Gobierno ha dado orden a los Ministerios para que “no puedan gastar más del 50% de lo presupuestado” por Rajoy. “Quiero que me confirme si esto es así. Esos recortes son lo mismo que hizo Cristóbal Montoro hace un año y por lo que le pusimos la cara colorada, por traer los recortes por la puerta de atrás”, ha espetado.

“Rectifique. Deje de aplicar por la puerta de atrás estos recortes”, ha enfatizado al final de su turno, tras criticar también al PSOE el hecho de que no cierre la puerta a pactar con Ciudadanos. “Todo el mundo sabe en este país que si usted lo necesita, va a volver a pactar con estos señores”, ha afirmado, señalando a los diputados del partido de Albert Rivera.

Sánchez ha enmarcado las acusaciones de Podemos en la precampaña que ya ha arrancado y ha criticado que Montero no haya hecho un “relato fidedigno” de lo que ha hecho el Gobierno estos ochos meses. “Reconocemos el apoyo de Unidos Podemos pero le digo una cosa, me parece que ustedes se han equivocado en algunas cuestiones”, ha reprochado.

A continuación, el jefe del Ejecutivo ha hecho referencia a la negativa de Unidos Podemos a convalidar el decreto de vivienda, y al “error” que a su juicio cometieron este martes, “bloqueando el Pacto de Toledo”. “Por lo tanto, me gustaría que reflexionaran sobre lo que han hecho en el Pacto de Toledo, que lanzaba un mensaje de sostenibilidad de las pensiones a nuestros mayores”, ha zanjado.

Sánchez acusa a Rivera de ponerse la chaqueta de la “ultraderecha”

El último en ‘disparar’ contra Sánchez ha sido Rivera, que ha pedido al presidente que explique si está dispuesto a negociar con los partidos independentistas en una mesa al margen de las instituciones “con un mediador y con 21 puntos inaceptables para la democracia española“, los que le planteó el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en diciembre.

Sánchez, visiblemente enfadado, ha acusado a Rivera de haber entrado en política para “liderar el cambio de chaqueta permanente” mientras que el PSOE a lo que ha venido es a “liderar el cambio”. Así, Sánchez ha sacado a colación “la foto de Colón con Casado y Abascal”, ironizando sobre las millones de chaquetas que el líder naranja debe de tener en su armario. “El pasado domingo dejó la chaqueta de supuesto liberal y se ha puesto una que huele a naftalina, la de la ultraderecha”, ha criticado.

Con manifiesta indignación, Sánchez ha cargado otra vez contra Rivera por ratificar que Ciudadanos no llegará a ningún pacto postelectoral con Sánchez ni con el PSOE, dejando entrever su preocupación por esta decisión.

Va a poner, nada más y nada menos, que un cordón sanitario a un partido que lleva 140 años sirviendo a España“, ha exclamado, un partido -ha recordado el presidente- que “ha puesto en pie”, entre otras medidas, la ley de violencia de género, el matrimonio homosexual, la ley del aborto “y ha liderado el final del terrorismo en el País Vasco”.

Qué concepto tiene de la democracia, ha preguntado a Rivera, que está excluyendo no al PSOE o a Sánchez, sino a millones de españoles que votan socialismo. “Tiene una concepción de la democracia excluyente“, ha subrayado.

Rivera ha tratado de llevarle a su terreno, sin éxito, para que el presidente diga claramente antes de la cita electoral si va a negociar “con Torra, Rufián y Puigdemont” una mesa de diálogo con un mediador sobre “los 21 puntos inaceptables” planteados por el presidente de la Generalitat.

También quería saber si Sánchez ha previsto indultar a los “golpistas” del “procés”, una vez sean condenados, dos preguntas a las que Sánchez no se ha referido en su respuesta.

Con un tono también bastante duro, Rivera ha afirmado que se metió en política “para que no haya presidentes como usted, para que nadie presida un Gobierno pactado con los que quieren romper el país” y para que los que han intentado acabar con la democracia “no tengan un chollo de presidente”.

“Señor presidente, olvídese de cualquier pacto que no pase por los separatistas y populistas” porque Cs, ha advertido, formará un Gobierno que nunca negocie “con los golpistas”.

Una vez más, el jefe del Ejecutivo ha vuelto a reprochar a Rivera que le plantee cuestiones que no están en la pregunta registrada, que en esta ocasión pedía al presidente una valoración “de las nuevas circunstancias que concurren en la situación política de España”.

RELACIONADO