Sánchez no descarta los indultos a los líderes del ‘procés’ ni pactar con independentistas tras el 28-A

Lo que provocó la ruptura del diálogo con los independentistas y el fracaso de los Presupuestos para 2019, la propuesta de introducir un ‘relator’ en la mesa de partidos catalanes para el diálogo, parece ser un tema incómodo para el presidente y líder socialista, Pedro Sánchez, que ha evitado entrar directamente en el asunto cuando se lo han planteado en la entrevista que le ha realizado este lunes TVE. Sobre el juicio que se desarrolla en el Supremo contra los líderes independentistas, Sánchez ha dicho respetar la independencia judicial y ha preferido no adelantar acontecimientos. "Los indultos se tienen que dar, si se dan, y no digo en este caso, después de una condena. Hay debates políticos que se tienen que sustanciar cuando se tienen que sustanciar. Ahora hay que respetar al poder judicial. Por respeto no me voy a pronunciar, y no digo que los vaya a haber", ha dicho.

Por otro lado, Sánchez ha relatado que ve “pavor” en el independentismo al diálogo, pero ha evitado fijar vetos de cara a los pactos tras el 28-A. Cree que el independentismo tiene “pavor” a dialogar porque no quiere admitir ante los elementos del soberanismo más radicales que la independencia “no es posible” y que “tiene que volver a la senda constitucional”. De todas formas, ha dejado claro que “no se puede aplicar el  155 en Cataluña cuando la Generalitat no ha cometido ninguna ilegalidad”. Ha sido su respuesta a la insistencia del PP y Ciudadanos en aplicar el 155 de inmediato y de forma prácticamente indefinida, lo que colisiona con la propia esencia de un precepto excepcional.

El presidente también ha asegurado que “nunca hubo un acuerdo con los independentistas” al ser preguntado por el rechazo de ERC y PDeCAT a los Presupuestos de este año y las exigencias de ambos partidos para otorgar su apoyo a las cuentas. “El documento de Torra era inasumible e inaceptable”, ha dicho el líder de los socialistas, en relación a los 21 puntos que el presidente de la Generalitat le entregó en la reunión de Pedralbes.

“Tampoco me cierro a entenderme con Ciudadanos o con el PP como hemos hecho en algunas cuestiones, este país necesita unirse en torno a los grandes proyectos”, ha apuntado el presidente del Gobierno, que ha pedido sacar a la política de la crispación. “En este país hay partidos que viven del agravio territorial. Yo defiendo la unidad de España, pero eso no es enfrentar a los territorios y a los españoles”.

Horas después de que Ciudadanos acordase que no pactará ni con él ni con su partido tras los comicios, Sánchez ha lamentado el “cordón sanitario” que pone el partido de Rivera. Y ha defendido hacer pedagogía y explicar que quien pone cordones es “excluyente con el sistema democrático” porque en este caso pretende excluir a los millones de votantes que tienen los socialistas.

También ha vuelto a defender Sánchez su intento de diálogo con el independentismo y ha reprochado a PP y Cs que se hayan dedicado en este asunto a “desgastar al Estado”. “Hay partidos que viven del agravio territorial, quieren un 155 perenne porque quieren enquistar el problema en Cataluña”, ha dicho Sánchez, quien también ha lanzado un reproche al independentismo, al considerar que tiene “pavor a sentarse a dialogar”. Y de nuevo ha subrayado que el documento que le presentó el presidente de la Generalitat, Quim Torra, es “inasumible e inaceptable” por parte del Ejecutivo.

Sánchez ha vuelto a explicar su decisión de adelantar los comicios porque sin presupuestos propios no se puede gobernar y “lo más sensato” y “lo leal” es darle la voz a los españoles. El presidente del Gobierno se ha mostrado confiado en que el PSOE será la primera fuerza política pero ha insistido en la necesidad de conseguir más escaños que los actuales para poder sacar adelante sus proyectos sin menos “obstruccionismo”. Y si vuelve a formar Gobierno ha prometido que el Consejo de Ministros será “aún más abierto y con aportación de la sociedad civil y de referentes”.

Pedro Sánchez ha considerado que en estos meses ha hecho “más justicia social” que en siete años del Gobierno de Rajoy, y ha recalcado que “tan importante” es lo que se ha podido hacer como lo que no, o bien porque no ha dado tiempo o bien por el “filibusterismo parlamentario de PP y Ciudadanos” que han impedido sacar adelante muchas iniciativas.

Sánchez ha prometido que la primera medida que tomará si es reelegido será la aprobación de unos “presupuestos sociales” y también acometer la “gran transformación” que necesita el sistema educativo. Una transformación que según ha subrayado tiene que afectar a todo el sistema, desde la educación infantil hasta la universitaria o la formación profesional y continua. También ha reconocido que no ha podido derogar la reforma laboral del Gobierno del PP aunque sí se ha trabajado en algunos de sus aspectos lesivos. Pero su compromiso si permanece en La Moncloa es el de aprobar un nuevo estatuto de los trabajadores y abordar un paquete de medidas en el que estaría también la reforma laboral.

En cualquier caso, el jefe del Ejecutivo, ha advertido de que para poder hacerlo no necesita los 84 diputados que tiene ahora su partido, el PSOE, sino “muchos más”, y eso es lo que tiene que explicar estos meses, lo que no se ha podido hacer por no contar con mayorías suficientes o por el “obstruccionismo” de PP y Ciudadanos.

Respecto a las elecciones, ha asegurado que el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, sería un “extraordinario” cabeza de cartel del PSOE para las elecciones europeas al ver en él al “candidato natural” a ocupar ese puesto. No obstante, no ha confirmado que vaya a ser el número uno de la lista del PSOE a las elecciones europeas del próximo 26 de mayo.

En cuanto a las listas al Congreso y al Senado de las elecciones generales del 28 de junio, el jefe del Ejecutivo ha apuntado que el grupo parlamentario que salga de las urnas representará la “pluralidad” del PSOE, pero ha puntualizado que deberá “estar alineado con la tarea que está desempeñando el Gobierno”.

Ha admitido que las dimisiones de Máxim Huerta y de Carmen Montón como ministros de Cultura y Sanidad, respectivamente, durante su mandato le han afectado “en lo personal”. “Apuestas por una serie de personas y, desgraciadamente, luego no cuaja esa apuesta”, ha lamentado Sánchez. Frente a estas decepciones, ha subrayado que su Gobierno ha demostrado “una ejemplaridad y una exigencia en el cumplimiento de la tarea pública sin parangón”. “No digo que hayamos sido los mejores, pero lo hemos aplicado en primera persona”, ha añadido.

Preguntado por las críticas a su uso constante del Falcon -el avión oficial del Gobierno- para sus viajes al extranjero, Sánchez ha asegurado que una de las principales tareas en las que se ha volcado ha sido “recuperar el prestigio y la capacidad de influencia de España” en Europa y en Iberoamérica.

Disqus Comments Loading...