Sánchez pretende hundir a Podemos, Casado frenar a Vox y Rivera ganar por el centro político

Solo hay tres salidas: regreso del ‘Gobierno Frankenstein’ de Sánchez; tripartito conservador PP, Cs y Vox; y pacto PSOE y Cs sin Sánchez

La primera batalla que se presenta en las elecciones del 28 de abril es la de saber cuál es el partido más votado y la segunda cuál es el partido más votado en el centro derecha. La tercera y a la vista del reparto de escaños cuáles son los posibles pactos de gobierno que en principio son tres: el regreso del Gobierno Frankenstein de Sánchez; el tripartito a la andaluza de PP, Cs y Vox; y la coalición PSOE-Cs sin Sánchez.

Es por ello por lo que Pedro Sánchez intentará hundir a Podemos en el beneficio del PSOE y aprovechando la lucha cainita entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Y algo parecido buscará Pablo Casado para frenar a Vox presentándose como la única alternativa viable a Sánchez.

Mientras que Albert Rivera querrá emerger -‘la fuerza del centro’- desde el centro político acusando a Sánchez de rendirse ante Torra y a Casado de liderar el partido de la corrupción, que entregó el poder a Sánchez cuando Mariano Rajoy se negó a dimitir durante la moción de censura.

Así de altas y afiladas están las espadas de la política en el arranque de la pre campaña electoral. Una cita donde Casado y Sánchez van a intentar recuperar lo que va quedando del bipartidismo; y donde está por ver hasta donde es capaz de avanzar Albert Rivera -cuyos escaños serán decisivos a la hora de formar Gobierno-; si Podemos frena su caída; y si Vox mantiene su ritmo ascendente en menoscabo de todos (en el reparto de escaños) y más concretamente del PP.

Batido y engañado por Quim Torra, Pedro Sánchez pretende renacer de nuevo entre sus cenizas y volver a gobernar esta vez con la ayuda de Cs a los que ayer acusó de imponer un ‘cordón sanitario’ contra el PSOE lo que no es verdad porque el veto de Albert Rivera sólo existe frente a Sánchez y el ‘sanchismo’. Por sus pactos y concesiones a Torra.

Pero Sánchez, inasequible al desaliento y presumiendo de ‘resistente’, sólo piensa en él y teme que tras las elecciones del 28 de abril y como le ocurrió en el Comité Federal del 1 de octubre de 2016 el sector constitucional de su partido lo abandone y busque un pacto con Cs. En pos de un Gobierno de centro moderado donde con Rivera puede aparecer Josep Borrell.

Sobre todo porque Sánchez ya no tiene con quien pactar una investidura si no es con el llamado ‘Gobierno Frankenstein’ de la moción de censura para lo que esta vez debería sumar 150 diputados entre PSOE y Podemos, dar a Pablo Iglesias una poderosa vicepresidencia y conceder los indultos a los golpistas del juicio del procés que resulten condenados.

A sabiendas Sánchez que esta vez, como declaró el viernes Elsa Artadi, los soberanistas no le concederán la investidura -si salieran los números de esa mayoría con el PSOE y Podemos- ‘por adelantado’ como hicieron durante la moción de censura. Motivos por los que Sánchez tiene muy difícil regresar al poder. Entre otras cosas porque la sentencia del Tribunal Supremo se espera posterior a los pactos de investidura.

En el centro derecha la incógnita se centra en saber hasta donde le restan  votos y escaños Santiago Abascal y Vox al PP, y a otros partidos como pasó en Andalucía y si, finalmente y por separado, PP, Cs y Vox suman los 176 diputados necesarios para gobernar y en ese caso deciden formar gobierno echando a Sánchez y lanzando al purgatorio, o al infierno, al PSOE.

Lo que produciría un Gobierno liberal-conservador implacable con el desafío catalán, frente a las otras dos opciones posibles: el regreso del Gobierno Frankenstein de Sánchez; o un pacto PSOE-Cs sin Sánchez en el Gobierno ni en la secretaría general del PSOE.

Quedan dos meses para desvelar el resultado electoral y las que serán opciones posibles de Gobierno e investidura pero todo apunta a que en esta ocasión Sánchez no renacerá de entre sus cenizas y no regresará al poder. Aunque quizás se conforme en su despedida con una ‘amarga’ y escasa victoria del PSOE.

RELACIONADO