Estudian un medicamento para prevenir complicaciones neurológicas de la radioterapia en niños

El uso de un medicamento celular es "una estrategia novedosa para abordar este problema", según Capilla-González

Un equipo de investigación de la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud quiere desarrollar una estrategia basada en el uso de un medicamento celular, elaborado a partir de células madre mesenquimales de donantes, para prevenir las complicaciones neurológicas que aparecen tras la radioterapia en niños con cáncer cerebral.

Los niños representan el grupo más vulnerable a las secuelas de la radioterapia ya que su cerebro se encuentra en pleno proceso de desarrollo. Pueden experimentar dificultades de aprendizaje y memoria, déficits de atención, deterioro intelectual y velocidad de procesamiento”, ha explicado a Sinc la investigadora principal del proyecto ‘+VIDA’, Vivian Capilla-González.

Además, “hasta ahora no se ha desarrollado ningún tratamiento efectivo para reducir los problemas neurológicos asociados a la radioterapia”, ha añadido la investigadora.

El uso de un medicamento celular es “una estrategia novedosa para abordar este problema”, según Capilla-González. “El trasplante de células madre mesenquimales reduce la inflamación que ocurre en el cerebro tras la radiación, con este nuevo enfoque atacamos una de las principales causas que desencadena las complicaciones neurológicas tras la radioterapia”, ha agregado la experta.

En la primera fase de la investigación se comprobarán la seguridad y la efectividad del trasplante del medicamento celular por vía nasal en ratones con glioma, un tipo de tumor que se origina en el cerebro y en la médula espinal.

Según los expertos, la traslación de este proyecto a estudios clínicos contribuirá a aumentar el éxito de la radioterapia en pacientes con tumores cerebrales y minimizará los daños asociados a este tratamiento.

Tumores ependimarios

Por otra parte, el Hospital Nacional de Parapléjicos, centro dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, un equipo de investigadores liderado por el neurocientífico Daniel García Ovejero estudia los tumores ependimarios o ependimomas.

Este tipo de cáncer representa entre el 2 y el 3 por ciento de todos los tumores del sistema nervioso y afecta, por un lado, al cerebro de los niños, es el tercer tumor pediátrico más común, y por otro, a la médula espinal de los adultos.

El tratamiento actual se basa en la cirugía, acompañada en algunos casos de radioterapia. No obstante, los pacientes con peor diagnóstico, generalmente niños menores de 3 años, pueden sufrir recaídas hasta 15 años después del primer tratamiento. En estos casos, la reaparición del tumor y la acumulación de operaciones complican su recuperación.

No se conoce la causa de los ependimomas y no hay, a día de hoy, herramientas claras que combatan estos tumores”, ha asegurado García Ovejero a Sinc.

Su proyecto pretende comprobar si hay presencia activa de los retrovirus endógenos humanos, elementos virales que forman parte del ADN humano, en los tumores y si son malignos. De ser así, probarán si los fármacos antirretrovirales pueden combatirlos.

“En primer lugar, queremos comprobar si hay presencia activa de retrovirus endógenos humanos de la familia HML-2 (HERVK HML-2) en los ependimomas o, al menos, una mayor expresión de HERVK en el tejido tumoral”, ha señalado el especialista.

“Si los HERVKs se expresan más en los ependimomas que en el tejido normal, la segunda parte del proyecto consistirá en intentar saber si contribuyen a la malignidad y si pudieran ser, por tanto, nuevas dianas terapéuticas. Para ello intentaremos bloquear su función usando fármacos antirretrovirales sobre cultivos de líneas celulares de ependimoma humano”, ha agregado.

García Ovejero ha concluido que el éxito de la investigación puede comportar el desarrollo de mejores estrategias para bloquear los HERVKs con técnicas más modernas basadas en interferencia génica o inmunoterapia.

Los comentarios de Disqus están cargando....