Sánchez anunciará el viernes la fecha de las elecciones tras el rechazo del Congreso a sus Presupuestos

Los Presupuestos Generales del Estado de 2019 han sido rechazados en el Congreso al ser aprobadas las enmiendas de devolución de ERC, el PDeCAT, el PP, Ciudadanos, Foro Asturias y Coalición Canaria. A favor han votado EH Bildu, un diputado de En Marea molesto por la falta de atención a su Comunidad en el proyecto del Gobierno, y otra de En Comú, que quería protestar por el bloqueo a los barcos de ayuda humanitaria que normalmente faenan en el Mediterráneo. El resultado, en cualquier caso, es un previsible adelanto electoral que, según Moncloa, anunciará el presidente el próximo viernes, tras la reunión del Consejo de Ministros. La incógnita sigue siendo la fecha y ese es el dato en torno al que circulan todas las especulaciones posibles.

Los Presupuestos de 2019 han decaído después de que las seis enmiendas a la totalidad que pedían la devolución de las cuentas públicas hayan recibido 191 votos a favor, 158 en contra y 1 abstención. El rechazo era una noticia cantada después de que PDeCAT y ERC hubieran asegurado que iban a mantener sus enmiendas a la totalidad a menos que el Gobierno hiciera un gesto a favor de sus reivindicaciones independentistas. En realidad, ese gesto se produjo la semana pasada cuando la vicepresidenta, Carmen Calvo, admitió con absoluta normalidad que se había introducido la figura del ‘relator’ en la mesa de partidos catalanes para el diálogo y se desencadenó una bronca política de proporciones imprevistas. Una vez retirada la ‘ocurrencia’, era muy difícil que el Ejecutivo se arriesgara con otra propuesta similar.

A partir de ahí, la previsión era que Pedro Sánchez hiciera una declaración lo antes posible –este mismo miércoles según las expectativas más optimistas- para despejar la incógnita de la fecha de las elecciones, que es la comidilla política de los últimos días, por no decir semanas. Algunos miembros del Ejecutivo, como el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, y el de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ya apuntaban este miércoles, nada más ser rechazados los Presupuesto, que la noticia se demoraría hasta el viernes. “El presidente del Gobierno, oído el Consejo de Ministros, decidirá”, apuntaba Borrell, mientras que Ábalos avanzaba que habría “noticias en breve” y la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, aseguraba que el presidente “lo medita todo”.

La opción de un adelanto electoral para el 28 de abril es la tesis mayoritaria entre los socialistas, frente a los que abogan por llamar a las urnas el 14 de abril. Pero esta última tampoco acaba de convencer en el partido. Sus principales detractores argumentan que si las generales se celebran antes que las autonómicas y municipales del 26 de mayo y el resultado no es bueno, el efecto negativo arrastrará a dirigentes territoriales y a alcaldes socialistas. Por eso, un sector importante del PSOE preferiría no arriesgarse y someterse al escrutinio de las urnas a nivel local antes de jugársela a la ruleta nacional. Ese mismo sector se opone con uñas y diente a alternativa del superdomingo de mayo, consistente en unir todas las elecciones y colocar cuatro urnas el 26-M: generales, autonómicas, municipales y europeas.

Todo esto es lo que está meditando Pedro Sánchez, que se ha marchado del Congreso nada más celebrarse la votación de las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos sin hacer ni media declaración. La de este miércoles ha sido la segunda caída de unos Presupuestos Generales del Estado en la democracia española. La primera se produjo en 1995, cuando el Congreso rechazó las cuentas elaboradas por el Gobierno de Felipe González para 1996 después de que Convergencia i Unió le retirara su apoyo, lo que provocó elecciones anticipadas. Esta vez, también ha sido determinante el voto de los nacionalistas catalanes, reconvertidos al independentismo, lo que ha provocado una respuesta del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, a todos aquellos que se han dedicado a denostar un supuesto ‘pacto oculto’ de Sánchez con los secesionistas:

“Eran mentira todas las falacias que ha ido contando el PP”, ha insistido la ministra de Hacienda en declaraciones a La Sexta, una acusación que a los populares les tiene sin cuidado. Pablo Casado, indiferente a las encuestas que auguran la debacle del PP en las próximas elecciones, ha puesto el piloto autonómico y su equipo reconoce que lo único que preocupa en el partido es apuntalar la fórmula del pacto cerrado en Andalucía para poder reproducirlo en otros territorios del Estado e incluso a nivel nacional. Al término del pleno del Congreso, Casado ha comparecido ante los medios para apostar por un “frente común” con Ciudadanos y Vox frente al separatismo y al populismo, excluyendo de esta segunda categoría a la extrema derecha ultra y demagógica.

Por cierto que fuentes de la dirección ‘popular’ han asegurado que Casado no va a “polemizar” con Ciudadanos y Vox en estos prolegómenos electorales, aunque han vuelto a reclamar a la formación que preside Albert Rivera que aclare si estaría dispuesto a pactar con un PSOE sin Pedro Sánchez. Y es que esa es la única alternativa posible para frenar a la derecha, con la concurrencia de Vox, si se confirman los resultados que auguran las encuestas. Todas ellas, incluida una que ha publicado este miércoles eldiario.es, auguran que el pacto PP-Cs-Vox desalojará a la izquierda del poder, sin posibilidad de reacción por parte del socialismo que mejorará resultados pero que no tendrá un aliado suficientemente fuerte en ese espectro político debido a la caída de Podemos. Sí podría funcionar la alianza del PSOE con el partido naranja si Sánchez se apartara y el PP devolviera el favor que ese partido le hizo a Mariano Rajoy en forma de abstención. Pero todo esto son solo especulaciones cuando ni siquiera hay una convocatoria electoral en firme.

Por lo que se refiere al debate de los Presupuestos, María Jesús Montero ha lamentado en su intervención final que las cuentas decaigan por la petición de autodeterminación de ERC y del PDeCAT, que ambos partidos sabían que el Ejecutivo no iba a aceptar, y ha dicho que deberían tomar como ejemplo al PNV, formación que ha conseguido avances en el País Vasco con “diálogo y mesura”. De hecho el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha reprochado a los independentistas que hayan pensado “en el qué dirán” y no en el contenido de la negociación, que “debe primar sobre el continente”. Ha lamentado también que no hayan reconocido los “límites” que ponía el Ejecutivo “en la coyuntura del momento”, en referencia a la coincidencia con el inicio del juicio del “procés”.

El diputado de Unidos Podemos Alberto Garzón ha aseverado en su intervención que comparte el dolor que pueden estar sufriendo (los independentistas) pero que no puede entender de ninguna manera cómo (el rechazo a los presupuestos) ayuda o fortalece la causa del diálogo. De las voces que han lamentado la devolución de estos Presupuestos, hay que destacar también la de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha reaccionado en Twitter con un enfado más que notable.

“Bloquear unos presupuestos sociales es un error histórico: perjudica a la población, tanto en Cat como Esp, y abre la puerta a elecciones q puede ganar la derecha y la extrema derecha. Por intereses partidistas se perjudica a la gente, especialmente a los más vulnerables. una irresponsabilidad”, ha escrito Colau.

El caso es que de nada han servido los llamamiento del PNV y Podemos, dos de las formaciones que han apoyado al Ejecutivo, para que los independentistas se lo pensaran mejor y evitaran el previsible adelanto electoral y permitiran sacar adelante unas cuentas eminentemente sociales.

El propio Gobierno ha reprochado al PDeCAT y a ERC que precipiten el fin de la legislatura con su decisión, ante lo que los independentistas han asegurado que es Sánchez quien ha roto el diálogo porque le interesa ir a las elecciones.

Lo ha dicho el propio presidente de la Generalitat, Quim Torra, quien ha defendido en declaraciones a Onda Cero que no puede renunciar a plantear el derecho a la autodeterminación en el diálogo con el Gobierno porque “no se puede pretender que deje de ser quien es”. En este contexto, ha vuelto a pedir “coraje y valentía” al presidente Sánchez para escuchar al 80% de los catalanes que, según él, apuesta por un referéndum de autodeterminación. “Pido al señor Sánchez que haga como Cameron y tenga valentía política. ¿Hay que resignarse al no perpetuo como única respuesta posible a lo que piden los catalanes que es poder votar?”, ha reclamado.

El presidente catalán ha explicado que desde el pasado viernes no ha hablado con el gobierno español sobre lo que considera un cambio de actitud del ejecutivo de Sánchez. “Es Sánchez quien debe saber por qué hay un cambio miércoles, si es por miedo a la convocatoria fascista del domingo y del viejo y rancio PSOE”, ha acusado.

También el diputado de JxCat Albert Batet ha afirmado que si el presidente del Gobierno fracasa en la aprobación de los Presupuestos Generales y convoca elecciones en consecuencia será “porque le debe interesar”, dado que “las condiciones” que imponen los partidos independentistas para sacar las cuentas adelante y mantenerle en La Moncloa “son las mismas de siempre” y él ya las conoce.

En declaraciones a los medios en el entorno del Tribunal Supremo, donde se celebra la segunda sesión del juicio a doce líderes independentistas por el procés soberanista desplegado en 2017, Batet descartaba así que se fuese a retirar la enmienda a la totalidad que su grupo ha presentado a las cuentas del Gobierno. “La pelota -ha dicho-, está en el tejado de Sánchez”. Sin embargo, ha apuntado que si el presidente llama a las urnas “estará haciendo caso a la manifestación del domingo y estará haciendo lo que le pedían el PP, Ciudadanos y Vox, la extrema derecha” en lugar de “dar una respuesta” a los grupos que le dieron “soporte en la moción de censura que le hizo llegar al Gobierno”.

“Si él quiere que los Presupuestos sigan adelante, sabe cuáles son las condiciones”, ha reiterado, para detallar que estas son “una mesa de diálogo sin líneas rojas”, aunque tiene que incluir “un relator independiente” a ser posible “internacional para mayor garantía”. ” Nuestra voluntad de dialogo ha sido siempre encima de la mesa para respetar el derecho de autodeterminación, el resultado de las elecciones y los referendum”, ha apostillado. “Estamos atornillados en la mesa del diálogo, sin lineas rojas, con un relator independiente. Sin duda, si se convocan elecciones será porque es el escenario que Pedro Sánchez quería y el PSOE también”, ha añadido Batet.

En cuanto a la votación de las enmiendas, Compromís ha intentado sin éxito que se hiciera por separado. Lo avanzó el martes su portavoz, Joan Baldoví, al considerar que hubiera sido “mucho más claro” y “más honesto” y pensando en que el sentido del voto hubiera podido cambiar en el último momento. No obstante, la Mesa de la Cámara, convocada para cinco minutos antes del inicio del Pleno, ha decidido rechazar la propuesta, que sólo ha sido respaldada por los dos representantes de Unidos Podemos. Los letrados de la Cámara han argumentado que no existían precedentes de que las enmiendas a la totalidad se hubiesen votado de una en una y que no había lugar teniendo en cuenta que todas ellas coinciden en el mismo objetivo, esto es, devolver los Presupuestos al Gobierno. En el año 2004 el presidente del Congreso de entonces, el socialista Manuel Marín, sondeó a los grupos parlamentarios sobre si sería conveniente que las enmiendas de totalidad a los Presupuestos se votasen por separado, pero entonces la mayoría lo rechazó.

Los comentarios de Disqus están cargando....