ERC y PDeCAT mantienen su veto a los PGE: “Tenemos derecho a plantear la autodeterminación”

El portavoz de ERC, Joan Tardá, ha apelado este martes al Gobierno para que reconozca que "es tan legitimo poner encima de la mesa la autodeterminación como la autonomía", y que el inicio de un diálogo requiere que no se hagan "trampas" para que la negociación pueda culminar con éxito. Para Tardá, la ruptura del diálogo es una "oportunidad perdida", aunque espera que no sea "definitiva". En la misma línea, el portavoz del PDeCAT en el debate presupuestario, Ferran Bel, ha ofrecido al Gobierno retirar la enmienda a la totalidad de su partido si el Gobierno acepta "volver al jueves" de la semana pasada, antes de la ruptura del diálogo con los partidos catalanes, para que así "podamos hablar de todo".

“Tenemos la obligación de asumir este reto”, ha dicho Tardá durante su intervención en el Congreso para defender la enmienda a la totalidad de ERC a los presupuestos generales, durante la que ha explicado que la posición de su grupo ha sido siempre una “apuesta republicana” para construir “escenarios del diálogo y de negociación”.

Un diálogo que, “con el tiempo, digo con el tiempo para ser humilde, desembocará en escenarios de negociación y, con el tiempo, en un acuerdo, que fuera satisfactorio para ambas partes”, ha dicho el portavoz de ERC.

Sin embargo, ha continuado: “Pero para empezar habrá que encontrar un marco en el que no nos hagamos trampas. Si nos hacemos trampas desde el minuto cero ¿cómo aspiramos a culminar con éxito una negociación?”.

Es, en ese momento, cuanto Tardá le ha pedido al Gobierno que admita que “es tan legítimo poner encima de la mesa la autodeterminación como la autonomía”, porque hay un 50 por ciento de catalanes que “no son autonomistas” y no podrán ser parte de una solución que no les integra.

“Vale la pena empezar a dialogar”, ha asegurado el portavoz republicano, quien ha recordado que ERC dio su apoyo a la moción de censura a cambio de “nada” y ha mantenido la “mano tendida” desde el primer día.

Ha explicado que su obligación era apoyar la moción como “republicanos” y que lo único que pedían al Gobierno de Pedro Sánchez era que “no se amedrentara ante la derecha” y reconociera que hay dos realidades en Cataluña, pero ha lamentado que le haya faltado “valentía” y “coraje”. Y ha invitado al Gobierno a aceptar el desafío: ¿Vamos a encarar el reto?: Hoy ustedes han decidido que no están en condiciones de hacerlo y lamento que se dirijan a nosotros llamándonos chantajistas cuando no nos lo merecemos”, ha reprochado.

Tardá ha admitido que un Gobierno del PSOE sostenido por Podemos “siempre será más dialogante que uno del PP soportado por Cs (Ciudadanos)” y se ha preguntado: “¿No seremos capaces de construir un escenario de diálogo, cuando ahora los teníamos en la mano?”. “Nosotros insistiremos, si ahora no se han dado las condiciones trabajaremos para que se den en un futuro, cuanto antes mejor”, ha enfatizado

Montero. “Si insisten en la autodeterminación, no habrá PGE”

En su réplica, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha vuelto a recalcar a ERC que si la tramitación de las nuevas cuentas públicas depende de que el Gobierno acepte hablar del derecho de autodeterminación de Cataluña “no habrá Presupuestos”, y ha tildado de “error histórico” el rechazo de los republicanos catalanes al proyecto de ley.

Montero ha respondido a Tardá que el Gobierno central ha sido “claro desde el primer momento” respecto a su rechazo a negociar sobre el derecho de autodeterminación. “Sabe y conoce que no pondremos en ningún orden del día el derecho de autodeterminación, lo saben desde el primer día”, ha indicado Montero, quien ha dicho que con esa exigencia “no dejan margen para la negociación”, ya que “hay camino de diálogo en el marco de los límites que el Ejecutivo ha planteado”, que pasan por el autogobierno. En este sentido, ha recalcado que el Ejecutivo defenderá “dentro de España y fuera” la imparcialidad de la justicia española, los jueces, tribunales y la separación del Estado de derecho, porque es su “obligación y responsabilidad”.

“Si la tramitación de PGE depende de aceptar hablar del derecho de autodeterminación, les adelanto ya que no habrá PGE. No es ninguna novedad, lo saben desde el primer día”, ha insistido Montero, quien ha afirmado que en el Ejecutivo de Pedro Sánchez “nunca” ha planteado los PGE como un “salvoconducto” para el Gobierno, que ha mostrado su “valentía” en la moción de censura y establecido “cauces para un diálogo fluido”.

Eso sí, ha incidido en que el derecho de autodeterminción no es un derecho constitucional, por lo que no puede formar parte de las mesas de diálogo, por lo que ha pedido a Tardá que abandonen las posiciones “maximalistas” y negocien dentro de la ley para “seguir avanzando y consiguiendo cotas de autogobierno”.

La titular de Hacienda ha tachado de “error histórico” el rechazo de ERC a las nuevas cuentas públicas, porque recogen una inversión de más de 2.200 millones en Cataluña y un incremento de 2.310 millones en las entregas a cuenta, junto a .1400 millones en concepto de deudas pendientes en infraestructuras.

La ‘oferta’ del PDeCAT

Por su parte, el portavoz del PDeCAT en el debate presupuestario, Ferran Bel, ha ofrecido al Gobierno retirar la enmienda a la totalidad de su partido si el Gobierno acepta “volver al jueves” de la semana pasada, antes de la ruptura del diálogo con los partidos catalanes, para que así “podamos hablar de todo”.

Bel ha asegurado en su intervención ante el pleno del Congreso para defender la enmienda de totalidad del PDeCAT que el Ejecutivo ha llegado a este debate sin haber comentado con esta fuerza política nada sobre “ni un céntimo” del presupuestos remitido a la Cámara. Aun así, el diputado del PDeCAT ha señalado a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que el Gobierno “tiene tiempo de rectificar” antes de la votación de mañana miércoles, siempre y cuando acepte “volver al jueves y aceptar que podamos hablar de todo”, recuperando así “lo poquito que hacía falta”, en referencia a sus negociaciones con los catalanes.

Porque Bel ha mostrado su convencimiento de que “algo pasó el jueves por la tarde” que hizo que el viernes por la mañana se frustrara la negociación, aunque ha dejado claro que no podrá culparse ni a su partido ni a ERC de ser los culpables.

Más bien, cree que si no va a haber presupuestos no es por no ceder a “presiones” de los independentistas sino porque en sus “cálculos electorales” el Gobierno, como los partidos de la derecha, cree que le va a beneficiar unas elecciones anticipadas. Así que ha pedido al Ejecutivo que “no escuche a éstos que les están pidiendo elecciones” y vuelva a un diálogo “franco” en el que se pueda admitir que la ley se puede cambiar.

Ferran Bel ha tratado, además, de rebatir uno de los argumentos esgrimidos por la ministra para defender el proyecto de cuentas públicas, al proclamar que “no es un presupuesto óptimo e inmejorable para los catalanes”, y aunque ha reconocido que “mejora lo anterior”, también ha señalado que “no es lo queremos”.

En suma, el portavoz del PDecAT, quien ha asegurado que sus diputados apoyaron la moción de censura presentada por Sánchez sin pedir nada a cambio, le ha emplazado a “escuchar a los que le hicimos presidente” y no solo a las fuerzas políticas catalanas, sino a todas las que votaron su investidura.

Ferran Bel ha comenzado su intervención con una alusión al juicio del “procés” que hoy ha comenzado en el Tribunal Supremo, para subrayar que se trata de “una vergüenza” que se mantendrá en el futuro cuando se recuerde que doce personas fueron juzgadas por “dejar votar a la gente”.