El IEE advierte de que confiar la política económica a Podemos “es como nombrar a Drácula ministro de Sanidad”

Sostiene que las cuentas de 2019 serán "dañinas" para la economía, con una recaudación sobreestimada y un déficit del 2,2%

El Instituto de Estudios Económicos (IEE) ve los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019 “dañinos y perjudiciales” para la economía, con un “marcado carácter electoralista” en gasto y unos ingresos fiscales que quedarán “muy por debajo” de la previsión, por lo que cree que ralentizarán el crecimiento y el empleo y elevarían el déficit público al entorno del 2,2% del PIB, frente al objetivo del 1,3% del PIB. Además, asegura que confiar la política económica a Podemos es “como nombrar a drácula ministro de Sanidad: el país termina desangrándose”

Así lo ha señalado el presidente del IEE, José Luis Feito, en la rueda de prensa para presentar su opinión sobre los PGE de 2019, a un día del inicio del debate de las enmiendas a la totalidad de las nuevas cuentas públicas. En su opinión, las hipótesis básicas y el cuadro macroeconómico del Gobierno son “excesivamente optimistas”, porque “se sobreestiman los crecimientos” de España, de la eurozona y del mundo, así como de la creación de empleo y la reducción de la tasa de paro.

A su juicio, los Presupuestos son “incumplibles y restarán credibilidad al país”, ya que ralentizarán el crecimiento, el empleo y el margen de maniobra fiscal para hacer frente a la crisis en el futuro, además de que abrirían una “vía de incertidumbre” y “deprimirían las expectativas empresariales” al abrir la posibilidad de que viesen la luz también los de 2020.

Además, ha apuntado que llegan en un momento “muy delicado” para la economía mundial y española, con signos “cada vez más evidentes de desaceleración”, y sobre todo al ir “en sentido contrario” del de afianzar la economía y estimular la inversión privada de empresas y el alza de la productividad, al incluir una “fuerte subida” de cotizaciones, el aumento de la tributación a inversión y ahorro y un “notable” aumento del gasto público.

El presidente del IEE ha advertido de que la economía y el empleo “se van a desacelerar intensamente” por el aumento de los costes laborales, lo que más ha repercutido en los datos de paro del mes de enero, aunque también ha influido “en parte” el alza del SMI, que afectará sobre todo en la calidad del empleo, al elevar la temporalidad.

Medidas “desequilibradas y desequilibrantes”

Ante este contexto, ha tildado de medidas” desequilibradas y desequilibrantes” las iniciativas de los PGE, como las tasas ‘Tobin’ y ‘Google‘, que en su opinión “nunca se deberían instrumentar al margen del acuerdo del área monetaria”, así como el alza de los salarios “muy por encima” del IPC, entre otras.

En concreto, ha indicado que los PGE incluyen aumentos de casi todos los conceptos de gasto, a excepción de la “ligerísima” reducción de los gastos financieros, por lo que cree que el Presupuestos de gastos tiene un “marcado carácter electoralista”, en el que se destinan más recursos a políticas que benefician a colectivos con importante peso electoral, sin plantearse si los aumentos son sostenibles.

De ejecutarse los planes de gasto recogidos en las nuevas cuentas públicas, y ante unas previsiones macroeconómicas y de recaudación “excesivamente optimistas“, el IEE estima que se incumplirá el objetivo de déficit público del 1,3% del PIB y que ascendería hasta el entorno del 2,2% del PIB.

En este sentido, señala que la subida de los impuestos directos se concentra en bases tributarias muy elásticas, por lo que no ve descartable que la recaudación por estas figuras impositivas “se estanque e incluso retroceda”, por lo que avisa de que los ingresos fiscales crecerán “muy por debajo” de la previsión oficial.

También ve un “error” subir el Impuesto de Sociedades cuando el Reino Unido lo va a bajar, así como subir los impuestos sobre el ahorro (Patrimonio y rendimientos de capital), puesto que “erosiona considerablemente” la capacidad de ahorro.

Coalición de Gobierno

El presidente del IEE ha marcado la importancia de analizar las nuevas cuentas públicas porque “desvelan la filosofía económica de la coalición de Gobierno“, con independencia de que se aprueben o no, ya que “los tendríamos otra vez sobre la mesa tras las siguientes elecciones generales“, incluyendo medidas que podrían ver igualmente la luz.

Ha insistido en el “innegable” sello de Podemos en los Presupuestos, algo que ha rechazado de pleno ya que “dejar que Podemos participe en el diseño de la política económica es como nombrar a drácula ministro de Sanidad: el país termina desangrándose”.

En cuanto a las formaciones independentistas, ha indicado que si los conocimientos de economía de los partidos independentistas fuesen “una pequeña fracción de sus ansias independentistas, aprobarían estos Presupuestos porque deprimen la economía, y en ese ambiente es donde las supersticiones, fantasías y engaños independentistas medran mucho mejor”. “No tendrían que pedir nada a cambio”, ha opinado.

Igualmente, ve “difícil” que ERC y PDeCAT se pongan de acuerdo y todos los diputados voten a favor de los PGE, si bien ha insistido en que si no ven la luz, no hay que desdeñar la posibilidad de que algunas de las medidas recogidas en el proyecto de ley vean la luz, aunque no ha especificado cuáles “para no dar ideas” de los “desajustes y disparates” que podrían ver la luz “de golpe” el próximo año.

En el caso de que finalmente no se aprueben las nuevas cuentas públicas, Feito cree que sería “difícil” que no hubiese elecciones generales antes de final de año, puesto que “el Gobierno puede funcionar un año con unos presupuestos de otro gobierno, pero no dos”.

Por último, respecto a las inversiones en Cataluña, ha hecho hincapié en que el Estado “no tiene ningún tipo de obligación” de invertir un porcentaje determinado “en ningún sitio”, y ha apuntado que el ‘stock’ de capital público invertido en esa comunidad ronda el 14%, las inversiones en infraestructuras (puertos y red ferroviaria) el 20% y en carreteras, el 13%; si bien su porcentaje de territorio es del 5%.

De esta forma, ha indicado que aunque puede haber un “déficit” en Cercanías, se constata que en Cataluña y en el conjunto de comunidades autónomas las inversiones “se corresponden más o menos bien”.