El duque de Edimburgo renuncia a su permiso de conducir tras un accidente

La decisión del marido de Isabel II viene motivada por el accidente que provocó hace unos días y que le obligó a recibir unas charlas de la policía sobre Seguridad Vial

Felipe de Edimburgo, marido de la Reina Isabel II, ha decidido, tras “considerarlo cuidadosamente” renunciar a su carné de conducir como ha informado en un comunicado el Palacio de Buckingham.

La renuncia se produce un mes después de que el marido de Isabel II provocará un accidente automovilístico cerca de la propiedad de Sandringham en Norfolk, en el que su Land Rover Freelander volcó tras la colisión, provocada, al parecer, por el efecto cegador de los rayos del sol, y necesitó la ayuda de otro automovilista para poder salir del todoterreno, ileso.

El Palacio ha anunciado que la decisión la ha tomado el propio Felipe de Edimburgo y que a partir de este sábado ya no volverá a conducir.

La conductora del otro automóvil, que sufrió una rotura en la muñeca, lamentó en los días posteriores al accidente que no había recibido ninguna disculpa por parte del duque, una queja que, quizá, forzó a que el duque se disculpara mediante una carta.

Quiero que sepa que lamento mucho mi parte de culpa en el accidente (…) He pasado por ese cruce muchas veces y sé muy bien la gran cantidad de tráfico que usa esa carretera principal. Era un día soleado y hacia las tres de la tarde el sol estaba bajo”, escribió el marido de la reina.