La ola de frío polar remite en EEUU tras dejar 21 muertos y batir récords históricos

En Chicago, donde se ha alcanzado el segundo día más frío de su historia, la diferencia entre las temperaturas mínimas de -25 grados que se alcanzaron y las previstas para el domingo será de más de 30 grados

Las temperaturas polares que experimentan amplias zonas del norte de Estados Unidos y el centro de Canadá han comenzado a moderarse este viernes después de tres días de mínimos a niveles históricos y la muerte de al menos 21 personas.

Los meteorólogos están ahora advirtiendo de que las mismas zonas que este jueves tuvieron 20 grados bajo cero experimentarán temperaturas por encima de 0 durante el fin de semana, lo que puede causar problemas por el rápido deshielo de la nieve caída en las últimas horas.

En algunas localidades como Chicago, donde este miércoles se alcanzó el segundo día más frío de su historia, la diferencia entre las temperaturas mínimas de -25 grados que se alcanzaron y las previstas para el domingo será de más de 30 grados.

En total, alrededor de 85 millones de estadounidenses empezaron el día con temperaturas inferiores a los -15 grados centígrados. El número era muy superior, casi 140 millones de personas, para los que viven en zonas con alertas de sensación térmica que puede producir congelaciones.

La ola de frío polar ha dejado al menos 21 fallecidos y decenas de hospitalizados con síntomas de hipotermia y gangrena, según el último balance de las autoridades estadounidenses publicado este viernes.

La mayor parte de los fallecimientos están pendientes de investigación para averiguar las causas exactas pero los servicios médicos están convencidos de que el frío extremo ha sido una circunstancia fundamental de las muertes, según informa NBC News.

Entre los fallecidos se encuentran cuatro hombres congelados cerca de sus domicilios en Illinois, Wisconsin y Michigan, seis fallecidos en colisiones de tráfico en Iowa, un transeúnte arrollado por una quitanieves en Illinois, otro hombre congelado entre dos camones de reparto en East Moline (Illinois) y una mujer congelada en su apartamento de Milwaukee tras fallar la calefacción. Otra víctima mortal identificada es el estudiante de la Universidad de Iowa Gerard Belz, de 18 años, que murió de frío el miércoles por la mañana a poca distancia de su dormitorio.

El médico Stathis Poulakidas, un especialista en traumas del hospital John H. Stroger de Chicago, ha declarado que ha atendido a unas 25 víctimas de congelación esta semana, muchas de las cuales podrían acabar con amputaciones en brazos y piernas por la gangrena.