Londres admite por primera vez que el Brexit podría retrasarse

El Gobierno británico advierte de que un retraso del "divorcio" de la UE, fijado para el 29 de marzo, dependerá de si se reinicia la negociación

El Reino Unido tendría que retrasar el Brexit si se reinicia la negociación y se llega a un nuevo acuerdo con Bruselas a finales del próximo marzo, a fin de poder aprobar legislación esencial, ha afirmado este jueves el ministro británico de Asuntos Exteriores, Jeremy Hunt.

En unas declaraciones a Radio 4 de la BBC, el ministro señaló que un retraso del “divorcio” británico de la Unión Europea (UE), fijado para el próximo 29 de marzo, dependerá de la duración de ese proceso.

“Es verdad que si terminamos aprobando un acuerdo días antes del 29 de marzo, entonces podemos necesitar tiempo adicional para aprobar legislación esencial”, dijo Hunt, después de que el Parlamento aprobase el martes una enmienda que pide al Gobierno renegociar con Bruselas partes del acuerdo del Brexit.

Pero si podemos hacer progresos antes, entonces eso puede que no sea necesario. No podemos saberlo ahora con exactitud“, agregó el titular de la diplomacia británica.

El martes, la Cámara de los Comunes aprobó una enmienda no vinculante a una moción “neutra” del Gobierno de Theresa May que pide no salir del bloque europeo sin acuerdo y otra favorable a revisar el pacto negociado entre Bruselas y Londres pero rechazado por los diputados el pasado día 15 por abrumadora mayoría.

La UE ha indicado ya que el acuerdo alcanzado a finales del año pasado no es renegociable, pero Londres insiste en buscar alternativas a la salvaguarda pensada para mantener la frontera entre las dos Irlandas abierta para no perjudicar el proceso de paz en la provincia británica de Irlanda del Norte.

En sus declaraciones, el responsable de la diplomacia británica recalcó que es “difícil saber” si las negociaciones llegarán hasta finales de marzo, pero resaltó el cambio en el ambiente político en el Reino Unido en pocos días, con más consenso.

Hay muchos, muchos obstáculos, nadie está diciendo que no va ser de gran desafío, pero ahora tenemos un consenso en el Parlamento. Podemos utilizar ese consenso, siempre que podamos atender estas preocupaciones, preocupaciones muy razonables de nuestros amigos en Irlanda sobre tener una frontera dura”, agregó.

La primera ministra británica, Theresa May, ha reconocido esta semana que hay “apetito limitado” en Bruselas para renegociar el acuerdo, pero se ha mostrado confiada en conseguir los cambios necesarios para aprobar un pacto revisado.

May se reunió este miércoles por primera vez con el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, para abordar la crisis del Brexit.  Los conservadores euroescépticos y los diputados del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP) temen que la salvaguarda o “garantía” irlandesa obligue al Reino Unido a seguir integrado en las estructuras comunitarias hasta que se firme un nuevo acuerdo comercial que evite cualquier aduana entre las dos Irlandas, algo que puede tardar varios años en materializarse.

El Reino Unido tiene fijada la fecha del 29 de marzo para el Brexit, dos años después de activar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, que fija un periodo de 24 meses de negociaciones para la salida de un Estado miembro.

Londres activó ese artículo después de que los británicos votasen a favor del “brexit” en el referéndum europeo celebrado el 23 de junio de 2016.

RELACIONADO