El frío extremo paraliza Chicago y deja temperaturas inferiores al Polo Sur o el planeta Marte

La histórica ola de frío polar sigue causando problemas en partes de Canadá y EEUU. En Chicago, que está acostumbrada a inviernos crueles, ha soportado en las últimas 48 horas temperaturas inferiores al Polo Sur, Siberia o hasta el planeta Marte, lo que ha paralizado a la tercera ciudad más poblada del país, con 2,7 millones de habitantes.

Esto ha obligado a sus habitantes a desaparecer prácticamente de las calles y permanecer abrigados en sus casas para evitar la masa de aire ártico que azota desde hace días el medio-oeste y la región de los Grandes Lagos con sensaciones térmicas que llegaron a alcanzar los 55 grados negativos.

Chicago es una de las principales ciudades estadounidenses más afectadas por la ola polar y donde la temperatura se ha situado este jueves en -28 grados, con una sensación térmica de -45.. Se teme que pueda ser el epicentro de esta tormenta que ha cerrado la ciudad, sin actividad pública y privada y las escuelas públicas cerradas hasta este viernes.

Este jueves la vida se ha ido normalizando, aunque los aeropuertos locales registran más de 1.700 cancelaciones de vuelos en las últimas 24 horas. En el área de Chicago la empresa de energía eléctrica informó que unos 7.000 hogares tenían problemas de suministro por el congelamiento de las redes.

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se refirió el martes a esta ola polar en Twitter no solo para advertir de las bajas temperaturas, sino también para plantear su particular visión sobre el cambio climático. “¿Dónde está el calentamiento global? Vuelve por favor, te necesitamos”, sostuvo el inquilino de la Casa Blanca.