Los taxistas presentan una propuesta alternativa, pero la Comunidad de Madrid no cede

Los taxistas de Madrid, que suman nueve días de huelga indefinida, trabajan en una nueva propuesta de regulación para los vehículos de alquiler con conductor (VTC) que rebaja sus pretensiones iniciales tras la negativa de la Comunidad de Madrid, con la que esperan retomar las reuniones tras la del viernes. Los taxistas, que han vuelto a concentrarse este martes frente a la sede del PP de la calle Génova, la Puerta del Sol y también la sede de UGT, ya han avanzado que el documento en el que trabajan flexibiliza la postura original del sector y pretende ser una "alternativa buena" para todos.

Las asociaciones del taxi pedirán a la Comunidad de Madrid que se fije en normativa un recorrido mínimo de 5 kilómetros que deba prestar la VTC para evitar que realicen competencia “desleal” contra el sector del taxi, pues no están habilitados para transporte urbano porque su licencia ahora es interurbana. Además, en la propuesta que se presentará este miércoles, el sector del taxi incidirá en la precontratación temporal por ser la fórmula que se ajusta a la actividad VTC (que requiere hoja de ruta de inicio de servicio al recorrido final) y espera que este miércoles la Comunidad de Madrid les convoque para negociar.

Sin embargo, el Gobierno de Garrido no cede. Desde la Comunidad de Madrid aseguran que no van a “legislar para garantizar el exterminio” de los VTC y han descartado una regulación que fije una precontratación temporal, ya que esto es una “línea roja”. En la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Gobierno, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, se ha referido así a la propuesta que los taxistas.

Tras manifestar la voluntad de la Comunidad de Madrid de negociar para lograr un acuerdo que logre la convivencia entre taxis y VTC, Rollán ha dicho que no están dispuestos a abordar “cuestiones que lejos de mejorar el entorno generarían un conflicto aún mayor”.

El también portavoz del Ejecutivo madrileño ha hecho un llamamiento “a la cordura, al sentido común y a la generosidad de todas las partes”, en especial, al colectivo de los taxistas, que han mantenido “una posición más férrea” en este conflicto.

Rollán ha censurado las imágenes de taxistas, que en los últimos días han impedido el acceso a infraestructuras “tan sensibles” como el Metro de Madrid en coincidencia con la Feria Internacional de Turismo (Fitur) y han “secuestrado” las principales calles y carreteras de la ciudad de Madrid, sin “las autorizaciones pertinentes”.

Hace unos días, el presidente de la Comunidad, Ángel Garrido, y la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, anunciaban un preacuerdo en un texto de proyecto de ley para establecer una distancia mínima de 300 metros, ampliable a 500 según el municipio, para que los clientes pudieran precontratar los servicios de VTC.

También aseguraban que se definía la captación, en manos exclusivas de los taxistas, y se concretaban sanciones “severas” para los conductores de VTC que fueran interceptados recogiendo a clientes en medio de la calle sin precontratación, por ejemplo.

El responsable de comunicación de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, José Miguel Fúnez, ha reiterado que “el sector del taxi está dispuesto a presentar propuestas” que tendrán como elementos clave la precontratación, la captación de clientes y el regreso a base de los VTC tras proveer un servicio. El sector ha convocado para mañana una rueda de prensa.

En paralelo a las movilizaciones de los taxistas por distintos puntos de la capital, unos mil trabajadores de VTC se han concentrado frente a las sedes madrileñas de Podemos y PSOE para denunciar que ambos partidos hablan del sector “como si fueran multinacionales”, cuando en realidad son “padres de familia que trabajan y tributan en España”.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha subrayado que tendrá “colaboración institucional” con la Comunidad para salir de esta situación “que no es en absoluto deseable para una capital”. Por su parte, la delegada de Medio Ambiente y Movilidad del consistorio, Inés Sabanés, ha pedido al presidente de la Comunidad, Ángel Garrido, que no opta a la reelección en las próximas elecciones, que negocie sin “líneas rojas”.

Este mismo martes, el gobierno catalán ha aprobado el decreto que obliga a precontratar el servicio de VTC con una antelación mínima de 15 minutos, una normativa que entrará en vigor en Cataluña ya este viernes. Con este decreto, cuyo incumplimiento comportará multas de hasta 1.400 euros, las empresas de VTC ya han avanzado que se verán obligadas a presentar un ERE. Además, el Ejecutivo catalán se propone controlar la transmisión de licencias de taxis y VTC y se plantea crear un fondo económico, sustentado con algún tipo de tasa, para regular el mercado de licencias y afrontar la reforma del sector.

Desde Cs, Inés Arrimadas, ha alertado de que serán los ciudadanos quienes paguen “de su bolsillo” las posibles indemnizaciones a las VTC por la normativa de la Generalitat. La formación naranja ha instado a la devolución de la competencia de movilidad urbana a la Administración, en contra de lo promovido por el Ministerio de Fomento, cuyo titular José Luis Ábalos ha pedido este martes rebajar la tensión y el uso de la fuerza.

En este sentido, el PP ha solicitado la comparecencia urgente en el Congreso del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para que explique la “inacción” de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado ante los disturbios durante las protestas registradas por la huelga de los taxistas.

Esta noche está prevista una asamblea general en el aparcamiento del Wanda Metropolitano y este miércoles se han pedido concentraciones en Génova por la mañana y Sol por la tarde. Un grupo de taxistas tras la concentración en Sol se dirige por la calle Montera con dirección a Gran Vía, que han cortado parcialmente.

RELACIONADO