Djokovic fulmina a Pouille (6-0, 6-2 y 6-2) y jugará la final del Abierto de Australia ante Nadal

En el recuerdo, la final que el serbio y el español disputaron en Melbourne Park hace siete años y que se llevó el primero tras casi seis horas de partido, en la final de 'Grand Slam' más larga de la historia

El tenista serbio Novak Djokovic será el rival del español Rafael Nadal este domingo en la final del Abierto de Australia, primer ‘Grand Slam’ de la temporada, después de cumplir con los pronósticos este viernes en la segunda semifinal donde arrolló al francés Lucas Pouille en tres sets por 6-0, 6-2 y 6-2. El número uno y número dos del mundo respectivamente se enfrentarán el domingo a partir de las 9.30, hora española (Eurosport).

El de Belgrado y el de Manacor se han visto ya las caras 52 veces, 53 con la el domingo, con balance favorable para el primero de 27 a 25. Además, será la octava final entre ambos tras las tres del US Open (2010, 2011 y 2013), las dos de Roland Garros (2012 y 2014), la del Abierto de Australia de 2012 y la de Wimbledon 2011, con cuatro victorias para el balear, que se llevó las dos en la arcilla roja parisina y otras dos en Nueva York (2010 y 2013).

En el recuerdo de los espectadores está además la final que ambos disputaron en Melbourne Park hace siete años y que cayó del lado de ‘Nole’ en cinco sets (5-7, 6-4, 6-2, 6-7, 7-5) tras casi seis horas en lo que es el partido por un título de ‘Grand Slam’ más largo de la historia.

Los dos jugadores llegarán frescos a la pelea por el título, que para el balear podría ser el segundo en Australia y para el serbio, el séptimo y récord, después de apenas pasar problemas en la penúltima ronda ante sus respectivos rivales. El serbio cuenta con seis títulos en Australia, los mismos que Roger Federer y Roy Emerson.

En este sentido, Djokovic, que se benefició de la retirada en cuartos del japonés Kei Nishikori, no estuvo ni hora y media para deshacerse de un Pouille al que pareció pesarle el tamaño de la cita y de su oponente, al que nunca pudo dominar.

En apenas 23 minutos, el número uno del mundo ya había finiquitado con un ‘rosco’ la primera manga, y a partir de ahí, el francés, en su primera semifinal de ‘Grand Slam’, no pudo reaccionar ante la solidez de ‘Nole’, que sólo cometió cinco errores no forzados, por 27 de su rival, y que no concedió ni una sola bola de ‘break’, perdiendo únicamente ocho puntos con el saque. El hexacampeón rompió de nuevo pronto y cerró sin problemas el segundo set, y en el tercero aprovechó su primera oportunidad para lograr un nuevo quiebre y sentenciar por la vía rápida.