Calvo asume el liderazgo del diálogo con el Govern en una reunión sin la ministra Batet

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo; el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y la portavoz del Govern y consellera de Presidencia, Elsa Artadi, se han citado este viernes en Barcelona. El encuentro busca dar continuidad a la reunión que ya mantuvieron en Madrid la semana pasada, cuando acordaron establecer dos espacios de diálogo diferenciados: uno entre gobiernos a partir de la Comisión Bilateral Estado-Generalitat, y otro entre partidos, todavía por concretar. Precisamente lo que se pretende este viernes es concretar los detalles de esta segunda mesa.

“Lo que hay que seguir es hablando, hay que seguir dialogando”, repiten como si fuera un mantra desde el Gobierno central donde, hasta ahora, la interlocutora del Ejecutivo catalán había sido preferentemente la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet. Ese papel lo ha asumido plenamente la vicepresidenta, emulando así a su antecesora en el cargo, Soraya Sáenz de Santamaría. La diferencia es que esta última tanía adjudicada la cartera de Aministraciones Territoriales, lo que la llevó a emprender lo que se conoció como ‘operación diálogo’. En el Gobierno de Pedro Sánchez, sin embargo, ese área corresponde a Batet, que no está previsto que acuda a la reunión de este viernes.

Artadi explicó el martes que la Generalitat acude a la cita con la voluntad de “concretar” cómo deben funcionar estos dos espacios de diálogo, sobre todo el segundo, el de partidos, que es el que ahora presenta más incógnitas. El punto de fricción es que la Generalitat quiere una mesa de diálogo con presencia de partidos catalanes y de partidos de “ámbito estatal”, mientras que el Gobierno central circunscribe este espacio a solo partidos catalanes.

La Generalitat esgrime que ya existe una mesa de diálogo de partidos catalanes que se creó en noviembre, a petición del PSC, y que se reunirá de nuevo el 1 de febrero, por lo que, si se crea otra, alega que también debe incluir formaciones estatales. Artadi expuso el martes que en esta mesa de partidos catalanes y de ámbito estatal tienen que estar por ejemplo Podemos y el PSOE, aunque en el segundo caso aceptaría que enviara a representantes del PSC.

Recalcó que la Generalitat ve muy interesante la participación de representantes del partido de Pablo Iglesias: “Es imprescindible que esté Podemos, porque el PSOE no tiene hegemonía parlamentaria. En cualquier solución que se pueda acordar tiene que estar Podemos”. Fuentes de la Generalitat consultadas por Europa Pres han explicado que la reunión de este viernes seguirá el mismo patrón de la semana pasada: confirman que será en la capital catalana, pero no se comunicará el lugar exacto ni se convocará a los medios.

Otro punto de conflicto es la presencia o no de los observadores que la Generalitat reclama para estos espacios de diálogo: Artadi dijo que el Gobierno central los rechaza, pero aseguró que sí se abriría a que estuvieran personas neutrales que “dieran fe de lo que pasa”. “Por un tema de transparencia y garantía”, alegó la portavoz, que argumentó que esto serviría para que la ciudadanía conociera lo que está pasando en los espacios de diálogo y para que todo el mundo tuviera la misma información.

La reunión de este viernes se celebrará también en pleno debate entre el independentismo sobre la conveniencia de apoyar la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado: tanto ERC como el PDeCAT han dicho que se inclinan por presentar una enmienda a la totalidad, pero no lo tienen cerrado.

El encuentro con Aragonès y Artadi no será la única actividad de Calvo en Cataluña: fuentes conocedoras han explicado a Europa Press que tiene previsto participar el sábado en dos actos del PSC: uno en Mataró y otro en Sabadell (Barcelona).